Niños Cantores de Villa de Cura cumplen 50 años

El estado Aragua no es sólo la cuna de la Aviación, sino también de las artes, ya que como es bien sabido por muchos, hace 50 años en el municipio Zamora nació un proyecto que quedaría como una verdadera institución que se ha basado en que los más pequeños se formen en el área de la música, por lo que un 16 de noviembre de 1970, se inician los Niños Cantores de Villa de Cura, de la mano del sacerdote Salvador Rodrigo.

Loading...
Villa de Cura
El padre Salvador Rodrigo hizo su sueño realidad con los Niños Cantores de Villa de Cura

Este padre que nació en España pero que Villa de Cura le dio su segundo hogar, el que previamente fundó “un corito de niños para cantar en la cercana Navidad”. “Sí, hace cincuenta años este humilde personaje cambió nuestro pueblo para siempre; nos sacó del largo letargo educativo-musical en el que estábamos y con tesonero empeño logró una escuela de música para los villacuranos, un liceo para sus estudiantes, el reconocimiento de toda Venezuela y la admiración de otros públicos extranjeros donde se ha presentado”, así lo describe Inocencio Adames Aponte.

En sus palabras hacia Rodrigo, Adames indicó que gracias a este sacerdote, Villa de Cura es conocida mundialmente en el ámbito de educación unida a la música, ya que esta es una institución respetada en el mundo entero y en la cual miles de padres quisieran que sus hijos estudiaran.

En el 2001, el padre Salvador Rodrigo publicó un libro “Treinta años de ilusión y canto”, en el cual desglosa sus anécdotas y triunfos que ha logrado tan insigne institución con el pasar de los años.

En este libro, tal como lo dice Inocencio, el sacerdote relata que es el 16 de noviembre cuando comienzan los ensayos de aguinaldos del conjunto instrumental con niños de La Represa y los cantantes de quinto y sexto grado de las escuelas públicas, debutando así en la Iglesia San Luis Rey en la novena de misas de aguinaldos y en la Noche de Navidad. El domingo siguiente en la parroquia La Candelaria de Turmero, es así como comienza el camino de Los Niños Cantores de Villa de Cura.

Es en 1972 cuando logran grabar el primer sencillo con Prodigio, el famoso “Avé” para la peregrinación y la canción Villa de Cura de Valdemar Oliveros, himno de los villacuranos; un verdadero clásico, todavía sigue sonando y desde entonces vienen cosechando lo que con tanto esfuerzo sembraron en este pueblo de Aragua.

Para 1978 realizan la presentación de Yeshúa de Nazareth en el Stadium de Villa de Cura con la asistencia de 8.000 personas; fue impresionante la fila de varias cuadras para ingresar.

Uno de los sueños del padre Rodrigo se cristalizó en 1979 cuando inicia la Unidad Educativa Niños Cantores de Villa de Cura en la Escuela de Artes y Oficios, prestada en el turno de la mañana por su directora, la señora María de Zapata, y años más tarde tendrían su propia sede, la cual se comenzó a construir en 1982 en el sector de Carrizalito en Villa de Cura.

Es en ese año cuando realizan una gira de 20 días por Europa para participar en el XXI Congreso Internacional de Pueri Cantores en Bruselas (Bélgica) con extensión a España para la filmación en Madrid del famoso programa 300 Millones de la televisión española.

En 1991 es la primera graduación de bachilleres el 30 de julio; el padrino fue el expresidente Luis Herrera Campins, principal factor en la construcción de la sede, además en este año el Concejo Municipal de Zamora nombró al padre Salvador “Hijo Adoptivo” de la ciudad.

En cuanto prosiguieron los años, fueron de triunfos en el país y fuera de él, por eso en 1994 la Asamblea Legislativa declaró a los Niños Cantores de Villa de Cura, Patrimonio Cultural de Aragua.

Por la gran trayectoria de esta institución, Inocencio Adames Aponte ha querido hacer un pequeño homenaje para recordarle a los venezolanos las capacidades que tenemos y en su trabajo de investigador y villacurano, él quiere retribuir el trabajo de este insigne sacerdote.

En sus escritos, Adames le hace un llamado a la municipalidad para que reconozca la labor del padre Salvador Rodrigo, con la colocación de su nombre en una calle o avenida de Villa de Cura. Además de iniciar una campaña que involucre a todos los villacuranos, exalumnos cantores y fuerzas vivas para lograr la Universidad Niños Cantores de Villa de Cura Salvador Rodrigo, porque como él dice, “yo no he oído cantar a los ángeles, pero les puedo asegurar que los ángeles cantan como los Niños Cantores de Villa de Cura”.

KARLA TRIMARCHI | elsiglo

Loading...