Comisiones del Cicpc abatieron a “El monstruo de El Valle”

Loading...

José Manuel Morgado Bello, tristemente conocido como “El Monstruo de El Valle”, fue abatido ayer por comisiones del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalista que localizaron su escondite en la localidad del estado Miranda, hacia donde huyó luego de asesinar a cuatro niños a martillazos.

Néstor Reverol, ministro de Interior, Justicia y Paz, informó a través de su cuenta de Twitter que el delincuente que asesinó a los infantes en la parroquia El Valle, en Caracas, fue abatido por funcionarios del Cicpc cuando al parecer se opuso a ser detenido.

El martillo con el cual mató a los niños

El abatido fue identificado como José Manuel Morgado Bello, de 48 años de edad, de profesión zapatero, quien se enfrentó a los cuerpos policiales en una casa del sector La Quebradita, ubicada en Cúa, estado Miranda, donde resultó mortalmente herido.

Las autoridades no aportaron más datos sobre el procedimiento, dando por cerrado policialmente este caso que impactó a todo el país por su nivel de violencia.

José Manuel Morgado Bello, abatido

UN CRIMEN ATROZ

Morgado Bello era considerado el autor material del cuádruple homicidio, en perjuicio de niños entre las edades de uno y 10 años, ocurrido en una barriada caraqueña.

Según las versiones preliminares, el sujeto asesinó a los cuatro menores con un martillo en el interior de su casa de El Valle, específicamente en la calle 8 de Los Jardines, parte alta.
Según informaciones extraoficiales, “El Monstruo” entregaba a los infantes toda clase de golosinas, para ganarse su confianza, hasta llegar el momento oportuno para cometer este crimen atroz.

Ese día, jueves 13 de septiembre, cuando observó que la madre de tres de los niños salió con el cuarto de sus hijos a visitar a su esposo, detenido en el Cicpc, decidió lanzar el ataque contra los indefensos niños.

Bajo engaño los sacó de la casa y se los llevó a su guarida. Aparentemente, en el trayecto se toparon con otro niño, un vecino de 10 años, a quien también llevó al macabro lugar.
Ya en su domicilio, “El Monstruo” aparentemente abusó sexualmente de la niña de 10 años, y es presumible que la niña se resistió y pidió ayuda. Aunque no existe versión oficial, es posible que haya abusado del resto de los niños, no obstante, para evitar ser denunciado tomó un martillo y los mató a sangre fría.

Horas después, la madre de los niños se percató de que sus retoños no se encontraban en la morada, y de inmediato preguntó a los vecinos; pensó que jugaban con amiguitos o se habían distraído en las inmediaciones. Pero nadie supo darle razón, y allí vino su angustia.

Ante la incertidumbre, interpuso la denuncia ante las autoridades policiales y de inmediato comenzó la búsqueda de los infantes, junto a la comunidad.

También te puede interesar: Identificados integrantes de la banda “El Bemba” tras enfrentamiento

En medio de la búsqueda, alguien se acercó a la casa de Morgado, que estaba sola pero son la puerta abierta, y descubrió la macabra escena; eran los cuatro cuerpos ensangrentados. Igualmente, en la escena estaba un martillo, también ensangrentado, sobre una mesa.

Ante la fatal escena, de inmediato la policía científica lanzó un operativo investigativo para dar con paradero de Morgado, dueño de la residencia, lo que se concretó eso de las 10:00 de la noche del sábado, cuando lo ubicaron en la carretera Cúa-San Casimiro, sector La Quebradita, parroquia Nueva Cúa, municipio Urdaneta, del estado Miranda. En el sitio, Morgado fue abatido, quedando resuelto policialmente en tiempo récord este crimen que estremeció a todo el país, no obstante las investigaciones seguirán su curso para determinar si el asesino actuó solo o si tuvo cómplices.

RAIZA VILLAFRANCA | elsiglo

Loading...