“El aventón” es la esperanza del ciudadano de a pie

El problema del transporte no solamente ha hecho que las personas se vean en la necesidad de caminar largas distancias para poder movilizarse hasta sus destinos, sino que también ha despertado la sensibilidad de muchas otras personas que tienen la ventaja de tener carro propio.

Tamebién te puede interesar: Dueños de vehículos piden al Gobierno acabar con “mafias de las baterías”

aventón
Las personas pueden durar hasta dos horas haciendo cola para poder abordar un autobús

En ese sentido, en la avenida Bolívar a la altura del diario elsiglo, los transeúntes se reúnen en la parada del autobús “rojito” con la intención de tomar la ruta hasta Base Sucre y demás zonas aledañas, sin embargo, la espera se hace tan larga que generalmente optan por abordar algún vehículo particular que bien les da el “aventón” hasta la urbanización o les cobra por la carrera.

“Casi siempre son los vecinos de la urbanización que ya lo conocen a uno y entonces te dan la cola, por eso es que yo me subo, porque de lo contrario no lo haría, es muy peligroso”, comentó Rebeca Palacios, mientras esperaba por un autobús para llegar hasta su casa en Base Sucre.

La humildad del venezolano siempre está presente y se nota incluso en los momentos más críticos de la historia contemporánea, es por eso que en la actualidad, tomando en cuenta la complicada problemática del transporte que deja varados a los transeúntes, muchos son los que se ofrecen para dar la cola hasta la urbanización.

De esa manera lo destacó Palacios cuando comentó que generalmente utiliza ese método para llegar hasta su casa, porque debe esperar demasiado para poder abordar una unidad prevista para tal fin.

“Llevo aquí como una hora y media y estoy al final de la cola, entonces los que están adelante deben tener mucho más tiempo que yo”, comentó Palacios, al tiempo que otra de las señoras que se encontraba más adelante ratificó que permanecían allí desde hacía aproximadamente dos horas.

“Los vecinos que nos conocen y tienen carros nos dan la cola y se portan muy bien con nosotros que también somos vecinos del sector”, apuntó otra de las encuestadas, que se identificó como Isabel Sánchez.

En las horas pico es que se presentan mayores inconvenientes para agarrar una camioneta, pues se aglutina la gente y se nota aún más la ausencia de autobuses que se encarguen de cumplir las rutas, según lo explicado por Sánchez.

“Dos horas de diferencia se espera entre la llegada de un autobús y otro allá en Base Sucre”, sentenció Sánchez, mientras aguardaba en la fila que poco se movía.

En general, los encuestados, desde los que accedieron a dar sus nombres hasta los que prefirieron reservar su identidad, coincidieron en el agradecimiento a las personas que pasan por la transitada vía y se ofrecen humanamente a dar el aventón hasta la urbanización Base Sucre, sin embargo, no dejaron de hacer extensivo el llamado a las autoridades competentes a que solventen el problema de la falta de unidades que conducen hasta el referido sector, pues ya verdaderamente el problema se está saliendo de todo control.

Al cabo de unos minutos finalmente llegó el tan ansiado autobús y todos los que esperaban en la parada abordaron la unidad, aunque de una manera bastante incómoda por lo que se pudo observar.

ANDRESSA GARCÍA | elsiglo
fotos | JOEL ZAPATA

Loading...