Argentina está en víspera de las votaciones para legalizar el aborto

El Senado de Argentina votará el miércoles sobre un proyecto de ley que legalizaría el aborto electivo en el país predominantemente católico, patria del papa Francisco.

El proyecto de ley, que ha alimentado un debate contencioso en Argentina, expandiría los derechos al aborto para permitir que las mujeres terminen un embarazo en las primeras 14 semanas. Las leyes actuales permiten el procedimiento solo en casos de violación o cuando la salud de la madre está en riesgo.

La legislación enfrenta una votación de punta de lanza en el Senado más conservador de Argentina después de que fue aprobada por la cámara baja del Congreso en junio. Y ha perdido algo de impulso luego de que un senador opositor retirara su apoyo durante el fin de semana.

Activistas por los derechos del aborto dicen que la aprobación del proyecto será un momento decisivo para América Latina, donde más del 97% de las mujeres en edad reproductiva viven en países con leyes restrictivas del aborto, según el Instituto Guttmacher, un grupo de expertos centrado en los derechos reproductivos. Si se aprueba, Argentina se convertiría en el cuarto país de América Latina en legalizar ampliamente el aborto, después de Uruguay, Cuba y Guyana.

Pero el proyecto de ley enfrenta una fuerte oposición.

Si bien el papa Francisco no ha abordado la legislación directamente, sí habló enérgicamente contra el aborto justo días después de que la cámara baja aprobara el proyecto de ley: comparó el aborto para evitar defectos de nacimiento con la eugenesia nazi. El pontífice también emitió una carta en marzo, cuando comenzó el debate sobre el aborto, instando a los argentinos a “hacer una contribución en defensa de la vida y la justicia”.

“El aborto es la última línea roja para la Iglesia”, dijo a CNN Celia Szusterman, fideicomisaria de la junta directiva de Pro-Mujer en el Reino Unido y directora del programa para América Latina del Institute for Statecraft. “Está claro que, para el papa, sería una humillación personal si su país de origen, Argentina, vota a favor de la despenalización”.

Desde los comentarios del papa, los opositores al aborto han rechazado el proyecto de ley, con miles de manifestantes en las zonas rurales del país y en las calles de Buenos Aires, con pañuelos azules con el lema “salvemos ambas vidas”. La Iglesia católica planea realizar una “Misa por la vida” en la capital el miércoles mientras los senadores debaten el proyecto de ley.

“Los que están detrás de la campaña pro aborto son personas que tienen poder económico, particularmente en Buenos Aires”, dijo a CNN Camila Duro, miembro de la organización no gubernamental Frente Joven, parte de la campaña “Salvemos ambas vidas”. “No tienen el apoyo de la mayoría del país”.

En un testimonio ante el Congreso, Duro enfatizó que “el aborto legal también mata” y agregó que no resuelve la mortalidad materna.

Según las estadísticas oficiales del Ministerio de Salud argentino, 43 de las 245 muertes registradas de mujeres embarazadas y niñas en 2016 se debieron al aborto, lo que la convierte en la principal causa de muertes maternas en el país. Pero es posible que no se informe el número porque el aborto es ilegal, lo que hace que algunas mujeres recurran a métodos peligrosos para interrumpir el embarazo.

Las llamadas protestas de la “ola verde” que han ganado fuerza en los últimos meses surgieron del movimiento #NiUnaMenos de Argentina contra la violencia de género. Y los simpatizantes de la ley fueron alentados a principios de este año cuando el presidente Mauricio Macri anunció que no vetaría la legislación, a pesar de que se opone al aborto.

“El presidente dio luz verde a este debate, a pesar de su posición personal, hizo mucho al permitir que esta discusión avanzara”, dijo a CNN Tamara Taraciuk Broner, investigadora principal de las Américas en Human Rights Watch.

La discusión también se ha estado desarrollando en línea.

Cecilia Ousset, una ginecóloga de Tucumán, Argentina, publicó una carta abierta en Facebook en apoyo de la despenalización del aborto titulada “No soy neutral”. Ousset, que trabajó en un hospital público en Mendoza entre 2000 y 2004 en el momento álgido de la crisis económica del país, dice que fue testigo de pacientes que habían intentado realizar abortos con cualquier cosa disponible para ellos.

“Mi registro fue de 18 pacientes en un día, más pacientes con complicaciones debido a abortos en condiciones precarias que de nacimientos”, dijo Ousset, quien es católica, a CNN. “Algunas pacientes tuvieron abortos usando agujas de tricotar y nunca pudimos saber quién era responsable de eso. Llegaron aterrorizadas, sabiendo que podían ir a la cárcel”.

Ousset dijo que mientras trabajaba en el hospital se dio cuenta de que había otra realidad: los abortos se realizaban en clínicas privadas con mejores condiciones. “Me di cuenta de que los abortos se realizaban en mujeres que pertenecían a diferentes clases económicas, independientemente de la religión. Las mujeres abortan de acuerdo con sus opciones económicas, pero las que tienen pocos o casi ningún recurso son las que mueren”.

“Si eres pobre, arriesgas tu vida”, agregó Ousset.

La carta de Ousset en Facebook se compartió más de 80.000 veces, pero no todos los comentarios eran de aprobación.

“Esto es tener doble moral: por un lado, lamenta y salva a aquellos que quieren abortar, ¿sabes que estás matando una vida?”, escribió uno.

Fuente: CNN en español

También te puede interesar: ANC tiene en agenda la despenalización del aborto y la legalización del matrimonio igualitario

Loading...