El barrio 23 de Enero nació en la era democrática

209

El 23 de enero del año 1958 marcó definitivamente la historia de Venezuela como el día en que nació la democracia, luego del derrocamiento del para entonces presidente Marcos Pérez Jiménez; pero esos días de revuelta también significaron el nacimiento de un sector, el barrio 23 de Enero, construido bloque a bloque por personas trabajadoras y llenas de esperanza.

El 23 de enero del año 1958 marcó definitivamente la historia de Venezuela como el día en que nació la democracia, luego del derrocamiento del para entonces presidente Marcos Pérez Jiménez; pero esos días de revuelta también significaron el nacimiento de un sector, construido bloque a bloque por personas trabajadoras y llenas de esperanza.-elsiglo.com.ve
Hoy es el aniversario número 65 del barrio 23 de Enero


Según los relatos, esta era una tierra donde sólo habían potreros y gamelotes, pero con todo lo ocurrido en el país, el coronel Arnaldo José Cáceres, empezó a repartir la tierra que rodeaba el Cuartel Páez y es así como muchas personas cargadas de sueños y en medio de muchas dificultades, llegaron al sitio para fundar lo que hoy conocemos como el barrio 23 de Enero.

65 AÑOS: BARRIO 23 DE ENERO


Hoy se celebran 65 años de este acontecimiento, sin embargo, la señora Berta Cecilia Liendo, de 91 años, todavía recuerda esos días de “trabajo, hambre y sed”, pero que dieron como resultado un hogar para sus seis hijos, que pese a las dificultades, sacó adelante por su propia cuenta.

Berta Cecilia Liendo


“Ceci” como le llaman cariñosamente sus familiares y amigos, todavía tiene en su memoria el fuego que consumía los gamelotes que fueron quemados para poder repartir las parcelas y que el lugar que le fue asignado estaba lleno de bachacos, pero que tiempo después pudo ser reubicada a la calle Eduviges con Junín donde aún permanece.


“Yo soñaba con tener una casa propia, porque ya estorbaba mucho en casa ajena y un día mi comadre Antonia me dijo que estaban repartiendo unos terreros y me vine con mi maletica y embarazada de mi hija Betty, tuve que pagarle 20 bolívares a unas personas para que me armaran el rancho”, relató Liendo.

Familia Liendo continúa arraigada al sector que vieron nacer


La señora Berta Cecilia siempre tuvo sus metas claras, quería “hacer un rancho donde sea” y esa idea le costó mucho sudor y esfuerzo, ya que ella sola buscó todos los recursos para poco a poco ir construyendo su casita de bloques, la misma que todavía le brinda un techo a su familia y que está cargada de historias que pasarán de generación en generación.

EN LA MEMORIA


“Fuimos muchos fundadores, unos han muerto, pero quedé yo”, repitió constantemente la anciana, quien también recuerda los momentos felices de aquellas grandes fiestas que se realizaban para cada aniversario, hechos que quedan sólo en su memoria, pues desde hace mucho tiempo, esta fecha la ve como cualquier otra.

Casa de la familia Liendo guarda más de seis décadas de historia y superación


Marianela Liendo, hija de la señora Cecilia, recuerda esos días alegres de tómbolas, carruseles y toros coleados, con las calles que aún eran de tierra, vestidas de música y algarabía para celebrar no sólo a un pueblo naciente, sino a la perseverancia de su gente, pero enfatizando que esas hermosas celebraciones “sólo quedan en el recuerdo”.


“Recuerdo cuando pasaba el ferrocarril, y todas las fábricas que habían aquí y eso que aún no habían asfaltado las calles, también habían muchos conjuntos musicales, se hacían campeonatos de bolas criollas, toros coleados, anhelamos esos tiempos en los que la gente salía y se alegraba, pero ya ese espíritu se fue”, afirmó Marianela, quien aprovechó la oportunidad para dirigirse a los entes gubernamental y pedir una mejor calidad en los servicios de transporte, alumbrado público, agua y seguridad para cambiarle el rostro a este sector que nació con la democracia.

Marianela Liendo


Así mismo, las hermanas Betty y Marianela, se unieron para solicitar a la Alcaldía de Girardot y/o a la Gobernación del estado Aragua un colchón antiescaras, pañales y medicina que amerita la señora Berta Liendo, fundadora de este barrio, quien tras sus 91 años de vida, sufrió un ACV y otras complicaciones de salud, necesita de muchos cuidados.

DE GRANITO EN GRANITO


Eleazar Inaga Febres, junto a su esposa Alejandrina Deinagas González, cuando eran unos jovencitos de 21 y 19 años, también llegaron en esa primera oleada de habitantes que tomaron esos terrenos que anteriormente les habían prohibida habitar, por tratarse de un propiedad militar y aprovecharon la oportunidad con la caída de gobierno de Pérez Jiménez, para recibir su parcela.

Eleazar Inaga Febres


“Cuando se fue Pérez Jiménez la gente se extendió por todo el estado Aragua, porque vivían agrupados y acumulados, porque no habían sitios donde vivir y era prohibido meterse en cualquier terreno, entonces con los hechos del 23 de enero el pueblo salió a la calle y aquí todo el mundo agarró su parte, al igual que en Piñonal, que también era un terreno militar”, explicó Inagas.


Además de esto, este fundador relató que el mismo año que repartieron las parcelas, hicieron una fiesta para honrar la visita de Rómulo Betancourt ya investido como presidente de la República, “pero resulta que nunca llegó y esa carne se pudrió, los adecos decían ‘cuando el Presidente venga, vamos a repartir todo’ y como nunca vino, no repartieron nada del agasajo”.


Asimismo, Inaga expuso que cada gobierno fue aportando su granito de arena, ya que Rómulo Betancourt fue quien empezó a abrir las calles, luego, Raúl Leoni construyó las aceras y los brocales y posteriormente, en el gobierno de Rafael Caldera asfaltaron las calles, “cada gobierno construyó un pedacito”.


El señor Eleazar, siempre sonriente, sólo pide a los gobernantes que no dejen esperando al pueblo hasta que la comida se pudra, así como ocurrió en el pasado, porque allí también viven personas luchadoras que claman por mejores servicios y que las autoridades acaben con la delincuencia.

CHIQUINQUIRÁ RIVERO | elsiglo