Mirlay Hernández: Somos seres humanos y pensar diferente nos hace maravillosos

67

Aunque Venezuela no ha dado avances legislativos significativos como otras naciones como -Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Uruguay- los pasos han sido importantes en pro, no solamente de normar un asunto en el seno de un país machista -el matrimonio igualitario- sino también, en virtud que todos los venezolanos sexo diversos cuenten con leyes civiles y políticas en función del goce y ejercicio no discriminatorio, indivisible e interdependiente para su reconocimiento y protección como cualquier persona, establecido en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Mirlay Hernández - elsiglo
En entrevista con elsiglo, Mirlay Hernández ofreció detalles del trabajo que se realiza en Aragua

La homofobia, considerada una conducta aprendida, es “un mal histórico” que sigue afectando en nuestros tiempos a muchas personas en todo el mundo. Hay países -según estadísticas son 11 por el momento – que siguen castigando con la muerte las relaciones entre aquellos de la misma orientación sexual. Es por ello, la preocupación y la posición de innumerables movimientos y colectivos que han tratado de despenalizar la homosexualidad.

Venezuela no escapa de la discriminación, por ello, casi que periódicamente se hacen escuchar esas voces de apoyo mutuo, para que todos por igual, sean quienes tienen que ser, pero sin miedo.

Mirlay Hernández se ha convertido en palabra viva para afrontar el contexto en reivindicación de los derechos homosexuales en el estado Aragua y en todo el país; sin contratiempos se define como activista-influencer y comunicadora sexo diversa: “Nací así, me crié así y siempre seré así”, subraya.

“Me enorgullece ser comunicadora de la inclusión basada en el respeto y la tolerancia, donde trabajo hoy por hoy con una gama de profesionales sin importar su género, raza, religión y orientación”.

-Somos personas que estamos en un mundo maravilloso, con gustos diferentes, por ello se llama sexo diversidad. Sencillamente somos seres humanos y pensar diferente nos hace maravillosos, pero somos iguales como cualquier persona heterosexual; tenemos dos ojos, manos, brazos, piernas, simplemente distintos por un mundo que descubrir- plantea con toda convicción.

Para ella, ser homosexual “es realmente lo que siente una persona y lo vas descubriendo a través del tiempo” y que cada una va a tener su tiempo para poder estar en paz.

“No es salir del closet, sino para poder estar en paz con ellos mismos, porque a veces eso de salir del closet es que la gente está buscando tú definición sexual, como si estuvieran descubriendo una verdad, pero así no debe ser, porque nadie es dueño para sacarte de ningún armario; los demás tienen que entender que cada uno tiene su proceso, su tiempo y realidad”, expone.

Categóricamente dice que trata de no utilizar el término “lucha” en sus disertaciones y conversaciones al referirse al proceso que se ejecuta en la actualidad por los derechos y la protección a la comunidad LGTBIQ+, “porque uno no viene al mundo a luchar”. “Uno viene a dejar granitos de arena y a vivir, mi lema es ser libre, ser lo que eres y vivir con amor”, apunta.

Entiende que el camino no es fácil en consideración a las trabas que se consiguen en un país patriarcal -y machista- pero recalca que una gran cantidad de venezolanos y venezolanas han asumido los distintos desafíos para ocupar los espacios que les corresponde por derecho dentro de la sociedad.

“Puedo decir que la Organización AC Venezuela Igualitaria, viene trabajando en el proyecto de una ley inédita en el país, la legislación del matrimonio civil igualitario. Ellos son los que están constantes en este asunto. El ingeniero Giovanni Piermattei, un amigo querido de Maracay, está junto a su equipo montado con esto en Caracas, incluso en nuestra región hay un grupo que está trabajando con él; son muchas las fundaciones y ONG´s que han unificado criterios con el propósito de desarrollar estrategias de información, formación y sensibilización de la ciudadanía, en relación al derecho, a la no discriminación por orientación sexual, identidad de género y expresión de género”, enfatiza.

CONTEXTO REGIONAL

Hernández hace referencia que en Aragua se está ampliando la sexodiversidad, “donde no es rumba como se considera, sino que va más allá y tiene que ver con la parte educativa”.

“Hay un interesante trabajo que se lleva a cabo de la mano de la directora regional de la sexo diversidad, Amaranta Guevara, del alcalde del municipio Girardot, Rafael Morales, y por supuesto de la gobernadora, Karina Carpio”.

Sobre lo anterior menciona el respaldo a todas las actividades realizadas, entre ellas, la marcha en pro de los derechos de los integrantes del movimiento, así como la organización de talleres y foros.

“Con su apoyo, tuve la oportunidad de organizar la primera edición de la Inclusión Fest, un evento súper espectacular, donde asistieron muchas personas que disfrutaron de un show diferente, que no es lo que algunos consideran, que es lo ´malo´. Los presentes fueron testigo de todo tipo de música, concursos de dobles, gastronomía, arte y se hizo con la misión de mostrar que todos podemos estar en un mismo lugar, en una ciudad, en un país”, asevera.

Destaca que ha visto como en Maracay la comunidad LGTBIQ+ ha ganado sus espacios, especificando que hay locales donde se ven parejas sexodiversas y el resto de las personas que les rodea respetan su relación.

“Antes, por lo menos hace diez años, no se les permitía darse un cariñito, bailar, por lo que considero que se han dado importantes pasos y eso ha sido muy positivo”, afirma.

Aprovecha el momento para tocar el punto en relación a los principios y valores. “Toda pareja, sea homosexual o heterosexual debe darle educación a sus hijos, basada en orientaciones y normas, para que sean hombres y mujeres de bien, que quieran y respeten a sus compañeros, porque eso es lo que necesitamos, personas que trabajen por un mundo mejor”.

El respeto es algo fundamental, yo vengo de una familia espectacular, pero muy hermética y pudieron entender que su hija es homosexual, yo creo, y es un mensaje que les doy a los padres, apoyen a sus hijos sin importar la orientación sexual.

MÁS APOYO

Mirlay asegura que no tiene anheles políticos, es decir, su influencia en la sexo diversidad sólo persigue es ofrecer sus manos en pro del movimiento, para que cada miembro gane el respeto del resto de la sociedad.

Habla claro y se define como una comunicadora social frontal que va por la calle del medio. “Se ha intentado politizar el tema de la sexo diversidad”, enfatiza.

“Quisiera sentir que las personas no nos buscan por un día, porque en ocasiones se siente que nos buscan porque hoy te necesito, porque quiero que la gente vea que yo te estoy apoyando y realmente no es así, por eso pienso muchas veces que se ha abanderizado esto y esa situación no nos ayuda en mucho”, dice convencida.

En Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Uruguay han aprobado el matrimonio igualitario porque han tenido el apoyo debido -comenta- y eso es lo que se busca en Venezuela.

“Si bien en esas naciones todavía se siguen marcando las estadísticas de homofobia, también es cierto existe el respaldo y las leyes; las políticas han sido enfocadas a superar las barreras culturales para el reconocimiento y protección de los derechos de las personas sexodiversas”, explica.

En nuestro país -relata- si hay un porcentaje de personas que trabajan para ver un mejor mundo, todos por iguales, con respeto y tolerancia, “pero se necesita más apoyo; sé que vamos avanzar y para ello estamos colocando las bases, porque cualquier individuo en su libre expresión, tiene derecho a expresarse y convivir en una ambiente en donde sea escuchado y respectado, por ello apostamos diariamente a promover la diversidad, inclusión y la tolerancia colectiva”.

LA FAMILIA

“El apoyo familiar es muy importante. Muchos no saben la situación que se ha vivido en el país en torno a este tema; hay personas en condición de calle, porque no son aceptados por sus padres o porque hay un papá que echa de su casa al hijo por su definición sexual”, detalla Hernández.

La homosexualidad no es una enfermedad, replica, “porque yo no voy al médico para que me quite nada, voy a consulta médica porque me dio gripe o me sentí mal clínicamente hablando. Por ser como soy, yo no voy contagiando a nadie”.

-Tampoco se puede considerar que es una conducta aprendida, en muchos casos, uno se consigue un amiguito que está sintiendo lo mismo y uno le pregunta, te está pasando lo mismo que a mí, y nos preguntamos, cómo lo hacemos, lo afrontamos, cómo le decimos a mamá y a papá, nos van a regañar, porque por ejemplo, el padre se crió en un mundo donde esto está mal, porque para el hombre no está bien vestirse afeminado, y si la mujer se viste de una manera masculina está mal.

“Esto me da mucha impotencia, porque hay muchos adolescentes que buscan otras salidas porque no tienen el apoyo fundamental que es la familia; se vienen registrando determinaciones trágicas por no tener el respaldo de sus padres o hermanos. Son muchos los suicidios que han sucedido por este asunto, que en muchas ocasiones no salen a la luz pública, pero que si han sido sistematizadas en muchas ONG´s y fundaciones que vienen trabajando para evitar resultados negativos”, manifiesta.

¿MIEDO?

“El miedo de ser homosexual está, eso no tiene duda, porque todos en el mundo hemos tenido temores por cualquier circunstancia”, expresa Hernández. “Pero las causas de este miedo es por el rechazo, a las etiquetas, al que dirán, al hacerte sentir menos. Nadie entiende el zapato del otro, por ello siempre digo, hay que ponerse en la posición del otro”, apunta.

-Yo tuve mi noviecito en la adolescencia y me llegó a gustar el muchacho, pero me sentí presionada porque era lo que la gente quería, que me gustara esa relación, pero ninguno me preguntó, cómo me sentía, qué pasaba por mi cabeza – reflexiona.

Acentúa que no es pecado ser homosexual. “Uno lo que defiende y lo llamamos orgullo es el amor espiritual; en mi caso particular, quiero casarme con una persona que me ame como yo la amaré a ella. Mientras que algunos satanizan lo que somos bajo la mirada de Dios, mucha gente en todo el mundo lo que está defendiendo -lo que estamos defendiendo- es el amor espiritual”.

-Mi Dios me dice, hija tú no estás haciendo algo malo, esto es para ti y simplemente haz lo que tu creas conveniente, sin lastimar a nadie – puntualiza.

PAREJA HOMOPARENTAL

“Una pareja homosexual si puede consolidar una familia”, apunta avivadamente al preguntarle sobre el asunto.

“Hay parejas heterosexuales -conozco muchos casos- que no quieren tener hijos, porque ellos dicen que no están preparados y eso se respeta, entonces, dos hombres o dos mujeres que se aman están en plena responsabilidad de tener un niño o niña, lo pueden tener, y estoy segura le ofrecerán todo el amor del mundo”.

Destaca que el tema de la pareja homoparental se viene discutiendo constantemente en el entorno de la comunidad LGTBIQ+ y que se ha planteado ante los entes respectivos.

Te recomendamos: 6.130 integrantes de UBCH serán elegidos hoy en Aragua

Hay métodos para que una pareja pueda criar a un hijo, el in vitro y el de adopción, insiste. “Claro que sí, dos hombres o dos mujeres pueden tener un niño y darle el amor y la protección que necesita; si tengo la oportunidad, mi hijo o hija, tendrá todo mi apoyo y el de su mamá”, apunta.

HBRI. | elsiglo
fotos | KARLA TRIMARCHI