Croquetas de garbanzos con la que impresionar a tus invitados

197

Te explicamos cómo elaborar de manera fácil y rápida unas deliciosas croquetas de garbanzos con una corteza crujiente que esconde un sorprendente interior cremoso.

FOTO: REFERENCIAL

 El aperitivo por excelencia que gusta a casi todo el mundo, esa es la croqueta. Una deliciosa porción de masa enriquecida, rebozada y posteriormente frita que podemos encontrar con los rellenos más diversos que nos podamos imaginar.

Hoy vamos a versionar esta célebre receta sustituyendo la bechamel por una mezcla de vegetales y empleando los garbanzos como ingrediente principal. Conseguiremos una textura cremosa y muy sabrosa. Además con unos simples trucos lograremos una corteza crujiente y uniforme que hará de esta elaboración todo un placer gastronómico.

Ingredientes de las croquetas de garbanzos para 6 personas

Para la masa:

  • 400 g de garbanzos cocidos
  • 60 g de cebolla
  • 180 g de papa
  • 1 zanahoria
  • 40 g de queso rallado
  • Unas hojas de perejil fresco
  • Orégano seco
  • Comino en polvo
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de oliva virgen extra

Para formar las croquetas:

  • Harina de trigo
  • Huevo batido
  • Pan rallado

Para freír las croquetas:

  • Aceite de oliva suave o aceite de girasol

Preparación

Para elaborar estas deliciosas croquetas lo primero que tenemos que hacer es lavar la patata y la zanahoria, trocear la patata en 4 partes iguales y la zanahoria por la mitad. Las introducimos en un cazo con agua, echamos una pizca de sal y las cocemos.

Retiramos del fuego cuando al pinchar la papa y la zanahoria éstas no ofrecen resistencia, Mientras tanto, pelamos y cortamos la cebolla en cubitos.

En una sartén con un chorrito de aceite de oliva virgen extra pochamos a fuego medio la cebolla con una pizca de sal y con la sartén tapada.

Una vez se haya pochado la cebolla la reservamos para su posterior uso, Procedemos a pelar la patata y la zanahoria cocida y las introducimos en un bol amplio.

Añadimos al bol los garbanzos cocidos, con un pasapurés, o en su defecto un tenedor, trituramos dejando algún garbanzo entero.

Agregamos ahora la cebolla que teníamos reservada, el queso rallado, perejil fresco picado y las especias al gusto,Mezclamos todo hasta integrar los ingredientes. Tapamos con film transparente y refrigeramos durante una hora.

Pasado este tiempo procedemos a formar y rebozar las croquetas. Para ello ponemos la harina de trigo, el huevo y el pan rallado en recipientes diferentes.

Primero formamos bolitas de unos 35 gramos y las pasamos por harina, retirando el exceso. Después por huevo batido y por último rebozamos las croquetas con pan rallado.

Procedemos de este modo hasta terminar con toda la masa, Ponemos un cazo a fuego medio-alto con abundante aceite, el suficiente para que las croquetas queden totalmente sumergidas para que al freírlas no revienten.

Una vez alcanzada la temperatura de 185 ºC procederemos a freír las croquetas en tandas de máximo 4 para que el aceite no baje demasiado de temperatura

Cuando veamos que las croquetas se tornan de un color dorado las retiramos del aceite y las ponemos sobre papel absorbente para retirar el posible exceso de aceite, emplatamos las croquetas de garbanzos y servimos para consumirlas recién hechas.

Las podemos acompañar con alguna salsa, yo he optado por salsa rosa y cebollino picadito.

El Siglo