Medida privativa de libertad para falso médico capturado

52

El Juzgado Primero de Control del Circuito Judicial Penal del estado Aragua emitió la boleta privativa de libertad al ciudadano Henry Javier Martínez Martínez, de 37 años de edad, incurso en la comisión del delito de usurpación de funciones médicas, así como forjamiento de título médico, uso de sello y documentos falsos.

privativa de libertad
A Henry Javier Martínez Martínez se le decretó medida privativa preventiva judicial de libertad

Ante esta decisión, el mencionado hombre fue enviado al Centro Penitenciario de Aragua en la población de Tocorón, en el municipio Zamora.

La decisión del Juzgado Primero se realizó en conformidad con lo establecido en los artículos 236, 237 y 238 del Código Orgánico Procesal Penal.

Martínez Martínez se hacía pasar por médico, valiéndose de su posición de empleado administrativo en una clínica de Maracay.

Una comisión de las Fuerzas de Acciones Especiales, Eje Aragua, practicaron su detención el pasado viernes 10 de septiembre, después que familiares de un paciente con Covid-19, denunciaran una “mala praxis” de dicho ciudadano.

De acuerdo a los reportes informativos de este caso, “el implicado se hacía pasar como profesional de la medicina y pasaba consulta domiciliaria a las personas que presentaban el peligroso cuadro viral, cobrando por cada paciente la cantidad de 20 dólares”.

Conocida la novedad, la dirección de las FAES dio los lineamientos para iniciar las labores de inteligencia y seguimiento de lo denunciando, precisando a los pocos días a Martínez Martínez en el barrio Campo Alegre, al sur de Maracay.

El ciudadano se presentaba ante sus víctimas como médico de cirugía general reconstructiva y estética, además de ser un especialista del Covid-19. Se pudo conocer que su profesión u oficio es de “Analista de Admisión”, situación que aprovechaba para darse a conocer a través de las redes sociales como galeno.

No se conoce con exactitud cuando comenzó Martínez Martínez a usurpar funciones médicas, pero se notificó en predios judiciales que había atendido cerca de 50 personas en lo que va del año 2021.

Cabe destacar que el día del procedimiento de captura, los efectivos de las FAES

decomisaron sellos húmedos con el nombre del implicado, récipes médicos, un estetoscopio, una credencial de la Universidad de Carabobo, de la Facultad de Ciencias de la Salud para la biblioteca central; y tres tarjetas de presentación que lo identificaba como doctor.

UNA DENUNCIA CLAVE

Los funcionarios de las FAES llegaron al falso médico gracias a denuncias de varias personas que fueron estafadas por el ciudadano al suministrarle medicamentos que estaban contraindicados en ciertos pacientes.

Una vez que las personas lo contactaban para tratarse la enfermedad viral, éste se trasladada hasta la residencia del paciente y les hacía un chequeo, indicándole tratamiento.

Martínez Martínez cobraba $20, pago que recibía a través de cuentas bancarias bajo el método de pago móvil o bien sea con la divisa americana en físico.

Con una paciente cometió un grave error, al recetarle medicamentos contraindicados para su condición de hipertensa.
Esto motivó a familiares de la ciudadana, buscar otra opción facultativa, permitiendo constatar que su “médico de cabecera” se había equivocado en el tratamiento.

Esa “pifia” fue clave para los familiares de la paciente, quienes formularon la denuncia ante las autoridades respectivas.
A los pocos días, el falso galeno fue aprehendido y presentado ante los entes respectivos de justicia.

DELITOS

El ciudadano Henry Javier Martínez Martínez estará recluido en el CPA en Tocorón a la orden del Juzgado Primero por los delitos: Usurpación de funciones medicas, previsto y sancionado en el artículo 123 de la Ley para el Ejercicio de la Medicina; Forjamiento de Título Médico, previsto y sancionado en el artículo 121, numeral 1° de la mencionada Ley; uso de sello y documentos falsos, previsto y sancionado en los artículos 305 y 322, respectivamente del COPP.

Se pudo conocer que el título que presentaba el “falso médico” tenía una irregularidad que fue determinante para descubrirlo. El código que presentaba dicho documento corresponde a un egresado de finales de los años 70 y él nació en marzo de 1984.

HBRI. | elsiglo