Temen que quemados en Monagas se compliquen y contaminen

Familiares, amigos y residentes del sector Caño Los Becerros, en el municipio Piar, en el estado Monagas, piden ayuda para una mejor atención para las víctimas de la tragedia ocurrida el pasado lunes 28 de diciembre.

Loading...

Allegados a las 27 personas que aún permanecen recluidas en el Hospital Central de Maturín aseguraron que siguen faltando insumos y materiales para atenderlos, reseñó El Periódico de Monagas.

Yuleima Barreto, quien tiene a varios de sus familiares en el área de Trauma Shock habilitada para la atención de los quemados, explicó: “El primer día recibimos todo, pero hoy faltan medicamentos”.

Destacó: “Necesitamos el apoyo de la ciudadana gobernadora, el alcalde, diputados y de todos los que puedan colaborar”.

“Somos una misma familia y necesitamos ayuda. Somos muchas familias afectadas y no contamos con los recursos necesarios para cubrir los gastos”, enfatizó.

PARA EL ARDOR Y EL DOLOR

En la entrada de Trauma Shock, una joven lloraba desesperada y mirando hacia la puerta de la emergencia con la esperanza de que alguien le tendiera la mano con algún medicamento para un tío y un primo que se encuentran en graves condiciones.

“Ellos se quejan de dolor, solo los han hidratado. Necesitamos una crema para aliviar el ardor y medicamentos para el dolor. Esto es vivir una amarga agonía”, expresó la muchacha.

Entre la lista de insumos requeridos para la atención de estos pacientes, familiares solicitan: guantes, gasas, vendas. Adhesivos, crema para quemaduras, betadine, cepillos quirúrgicos, compresas, tapabocas, y antibióticos para niños y adultos.

También requieren de ketoprofeno, antibacterial, alcohol, yelcos, soluciones, macrogroteros, microgoteros, inyectadoras, pañales para adultos y niños, jabón líquido, cloro, centros de cama, tollas húmendas, vitaminas A, E y K y agua potable.

TEMEN COMPLICACIONES Y CONTAMINACIÓN

“Ellos comenzaron a revivir el infierno del momento; el calor del espacio donde los atienden es fuerte y la piel de nuestros familiares comienza a hincharse y algunos se les están formando burbujas y perder piel, tenemos miedo a complicaciones“, reveló Barreto.

Por su parte, José Ramos, familiar de Juan Ramos, y Yuleima Barreto temen que, por las condiciones en las que están y la poca capacidad de los aires acondicionados en Trauma Shock, los pacientes puedan contaminarse.

Ha comenzado a pegar fuertes olores producto de las lesiones, tememos a que esto pueda agravarse y el hospital no cuenta con un área de quemados para atender tantos pacientes”, finalizó Barreto.

Una fuente médica detalló que para realizar las curas de una persona quemada lo más recomendable es cada dos días y dependerá del grado de la lesión.

La fuente de igual forma destacó que estas personas deben estar en un espacio climatizado con aires acondicionados con una temperatura controlada; para evitar contaminación con algunas bacterias, además del estricto cuidado y regulación de visitas.

Caracas

Loading...