Las precipitaciones que se suscitaron desde la madrugada de ayer agudizaron el ya inestable servicio de transporte público, pues fueron muy pocos los que consiguieron salir a cumplir con su trabajo o a realizar sus respectivas labores diarias.
Las lagunas de agua estuvieron al orden del día, entorpeciendo el paso de los medios de transporte

Ante esta situación, cientos de pasajeros se quedaron varados en las paradas por varias horas y a muchos les tocó pagar el pasaje más caro para poder llegar a sus destinos.

Y es que en un recorrido por los municipios Bolívar y José Rafael Revenga se pudo observar que a las 11:00 de la mañana todavía había gran presencia de pasajeros, con sus paraguas y bolsas para protegerse de la lluvia, a la espera de las unidades de transporte público, que se tardaban hasta una hora en pasar, rumbo a Morocopo, Las Tejerías, Sabaneta, San Mateo, La Quebrada o Agua Blanca.

Sobre la complicada jornada, Amelia de Lira manifestó sentirse consternada por la situación que estaba viviendo, pues le parecía inconcebible que tenía casi dos horas esperando autobús y aun así no había pasado ninguno, para irse hasta Sabaneta.

Amelia de Lira, hasta una hora pasó para poder ir a su destino

“Tengo casi una hora aquí parada y no pasa ningún tipo de transporte, sólo las perreras y yo no me puedo ir montada ahí, primero porque es un riesgo por las carreteras mojadas y llenas de basura, segundo por lo caro que cobran el pasaje y tercero porque una enfermedad es lo que puedo agarrar porque casi ninguna tiene techo. Estamos contra la espada y la pared”, dijo la afectada.

(Lea también: Ministro Juan Arias visitó instalaciones de la UPT Aragua)

Nilda Tovar, residente de Revenga

Por su parte, Nilda Tovar agregó: “Ahorita que medio escampó es que pude salir de mi casa y para nada, porque no hay camionetas y no obstante los que llegan, quieren cobrar lo que le da la gana, que normalmente es más de 5 mil bolívares. En el eje no puede llover, porque si no es que no hay bus, es que no podemos salir de las casas por los problemas de drenaje. A dónde vamos a parar”.

Esta situación ha hecho que ciudadanos como Alexandra Armas inviten a las municipalidades a tomar un poco más en cuenta los problemas que suscitan cuando llueve, pues afectan el libre desenvolvimiento del ciudadano, que sale en busca del sustento para su hogar.

“Todos queremos salir a trabajar, pero ¿Cómo hacerlo?, si el transporte público no funciona y las alcantarillas menos, sin contar los problemas en las vías como lagunas de aguas y hasta desprendimientos de tierra que hacen que el peligro esté a la vuelta de la esquina”, aseveró Armas.

El municipio de la juventud tampoco escapó de esta realidad, puesto que muchas de sus calles y avenidas colapsaron debido a la acumulación de las aguas de lluvias y hasta basura, que bajaba de la zona norte hacia la parte centro, sin tener ningún drenaje por donde fluir.

En medio de este panorama, Miguel Asuaje lamentó que los buses estuvieran trabajando a media máquina; “yo comprendo que los dueños no quieran salir, pero cómo se les obliga si las camionetas están en mal estado, imagínate caer en un hueco de esos tapados por el agua o llevarse un poco de basura por delante, entonces es peor el remedio que la enfermedad”, dijo.

elsiglo

elsiglocomve elsiglotv

Loading...