Nueve formas de morir, explicadas por la ciencia

Eventualmente a todos nos llega la hora de la muerte. Algunas personas pueden sentir una gran angustia imaginándose cómo van a morir, lo cual puede llegar a atormentarlas. Lo cierto es que casi todos preferimos que la vida termine con tranquilidad y sin sufrimiento. Sin embargo, a veces la muerte llega en sus peores formas. Conoce a algunas de ellas.

1. Deshidratación
Según la ciencia, la deshidratación conlleva a una muerte sumamente dolorosa. Cuando nuestro organismo se queda sin agua y no se la suministramos, el cuerpo manda señales de alerta que se traducen en un gran malestar.
Sin la presencia de agua, el cuerpo intentará absorber los líquidos corporales, como el cefalorraquídeo. Luego ocurrirían mareos, fiebre y alucinaciones hasta llegar al coma y, finalmente, a la muerte.
2. Inanición
Cuando nos quedamos sin nutrientes, también podemos experimentar una muerte dolorosa. Al no disponer de alimentos, el organismo comenzará a consumir las grasas y los lípidos del cuerpo para prolongar la vida. Luego, el cuerpo se consumirá a sí mismo, asimilando los componentes de los músculos y de los órganos.
3. Ahogamiento
Esta es una de las formas más desesperantes de morir. Al quedarse sin oxígeno el cuerpo manifiesta una sensación de desgarramiento interno a medida que el agua inunda los pulmones y el estómago. A esto se le suma la extrema ansiedad de comprobar que no somos capaces de llenar nuestros pulmones con oxígeno. Eventualmente la falta de este hará que el corazón se detenga.
4. Quemaduras
La muerte causada por el fuego es extremadamente dolorosa. Cuando la piel se topa con las llamas, todos los nervios del cuerpo se activan produciendo un dolor cada vez más intenso a medida que las capas de la piel son consumidas. El proceso puede llegar a durar más de 10 minutos, en caso de que no se alejen las llamas.
De este modo el pánico y el dolor se suman para crean una experiencia terrorífica. Al ir perdiendo la sangre y los líquidos el organismo termina colapsando, aunque la mayoría de las veces la persona muere primero por asfixia o intoxicación.
5. Implosión
Este caso es muy poco común, ya que no solemos enfrentarnos a ambientes con una presión superior a la de la superficie de la Tierra. Si esto llegara a suceder, nuestro cuerpo no soportaría la presión dando como resultado la compresión de las vísceras, los órganos y los huesos, y con esto, la muerte.
6. Radiación
La radiación se caracteriza por ser una gran amenaza sobre la vida y por su capacidad de producir dolor. Esta hace que los tejidos se degraden a nivel celular, llegando incluso a alterar el ADN, generando un elevado dolor y unos síntomas particulares. Estos pueden variar dependiendo del tipo de radiación a la que se exponga el organismo.
7. Privación del sueño
Es difícil que se de este tipo de muerte, aunque es posible. En el extraño trastorno llamado insomnio familiar fatal, la persona muere debido a la falta de sueño. Cuando se prolonga la ausencia de sueño, la persona experimenta malestar, debilidad, alteraciones del ánimo y la percepción, y en última instancia ocurre muerte cerebral.
8. Ser devorado con vida
En este caso que también es atípico, la víctima sufre un gran dolor en conjunto con la agonía de estar consciente mientras el animal la va devorando. Esto puede extenderse por más o menos tiempo, dependiendo de las partes del cuerpo que el animal quiera consumir.
9. Muertes causadas por el hombre
Aquí podemos incluir todas aquellas formas de muerte causadas por prácticas del ser humano, como las ejecuciones y las torturas. Dentro de esta categoría se encuentran el ahorcamiento (el culpable muere por asfixia, si su cuello no logró romperse con la caída), la rueda (desmembramiento paulatino de la víctima), el desmembramiento con el uso de caballos, la lapidación y el empalamiento.
Fuente: Noticias24

elsiglocomve elsiglotv

Loading...