Detienen en Maiquetía a uno de los más buscado por Interpol

112

Uno de los delincuentes más solicitado por la Interpol, identificado como Leonard Glenn Francis (57), apodado como “Fat Leonard”, fue detenido este miércoles en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, ubicado en Maiquetía, estado La Guaira.

Agasajó a funcionarios de la Marina con joyas y prostitutas

Dicha detención fue confirmada por autoridades de la Policía Internacional a través de sus redes sociales, destacando que el señalado está involucrado en un escándalo de sobornos a oficiales de la Marina estadounidense, a quienes les “brindó” dinero, licor, comida costosa y estadías en hoteles de lujo para tener encuentros sexuales en el año 2013.

Según la información que se maneja, “Fat Leonard”, solicitado por las autoridades de Estados Unidos por también fugarse de su arresto domiciliario, venía en un vuelo desde México y llegó a nuestra nación con la finalidad de hacer conexión con un vuelo hacia Rusia.

Sin embargo, en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía fue detenido por funcionarios de la unidad de Interpol cuando se disponía a salir de Venezuela, y cumplir la notificación de alerta roja emanada desde Estados Unidos.

¿QUIÉN ES?

Según lo reflejado por el portal de la BBC Mundo, “Fat Leonard” o “Leonard the Legend”, fue el autor intelectual de un extenso esquema de soborno que operaba a través de su compañía, con sede en Singapur, la cual prestaba servicios a la Flota del Pacífico de la Marina de EEUU.

El hombre ofrecía dotación de comida, agua y combustible a los efectivos y hizo uso de su influencia para lograr que los comandantes dirigieran sus barcos -principalmente los de la Séptima Flota de la Marina, la más grande de las flotas desplegadas- hacia los puertos que controlaba para poder encubrir cargamentos falsos.

Fuentes vinculadas a este caso describen a Glenn Francis con una “enorme personalidad jovial”, y aprovechaba esta virtud para conseguir favores y negocios en toda Asia, enriqueciéndose de forma exorbitante, cortejando a los comandantes de la Marina estadounidense con fiestas y lujosos regalos.

“Las herramientas de su oficio incluían whisky, puros cubanos, lechones españoles, terneras de Kobe y lo que los fiscales describieron como ‘un carrusel giratorio de prostitutas’, bolsos de diseñador, boletos para ver a Lady Gaga, desfiles de moda de Gucci y dinero en efectivo, todo para ganar el reabastecimiento de un barco o la administración de contratos en todo el sudeste asiático”, reseñó el diario The Guardian en una oportunidad.

Las autoridades lo privaron de libertad concediéndole casa por cárcel, y cuando hizo el acuerdo con las autoridades estadounidenses dos años más tarde, se comprometió a no disponer de 35 millones de dólares, que según fueron ganados por él de forma irregular.

Al parecer, Francis pagó unos 500.000 dólares en sobornos a responsables de la Marina. Además, puso en problemas a unos 60 almirantes y 550 oficiales por aceptar estas prebendas.

En este contexto, más de 30 oficiales y contratistas de la Marina han sido condenados o declarados culpables de cargos de corrupción.

Hasta los momentos, se desconoce más detalles de este acontecimiento, pero se presume que al parecer el hombre será extraditado a los EE.UU para que pague su condena y los crímenes que a cometido.

Elsiglo