La ESA otorga un contrato de 380 millones de euros a la industria española

En un momento difícil para el sector aeroespacial, que está sufriendo los efectos de la pandemia de la covid-19, la Agencia Espacial Europea (ESA) ha seleccionado a Airbus Defence and Space España como contratista principal para la misión de Monitoreo de la Temperatura de la Superficie Terrestre (LSTM), valorada en 380 millones de euros.

Loading...

LSTM es una de las seis nuevas misiones diseñadas para ampliar el programa europeo de observación de la Tierra, Copérnico, y gracias a un sensor infrarrojo térmico espacio-temporal de alta resolución, proporcionará mediciones de temperatura de la superficie terrestre diurnas y nocturnas de larga duración a nivel mundial.

Como responsable del LSTM, Airbus se encargará de coordinar a las más de 80 empresas e instituciones de hasta 18 países diferentes que forman el consorcio industrial y, junto al desarrollo del programa, gestionará la integración de los satélites en sus áreas limpias. Es la primera vez que España liderará una misión del programa Copérnico.

Una vez construidos y probados, Airbus se hará cargo de las operaciones para su lanzamiento, la adquisición y la entrega en órbita y, para todo ello, Airbus trabajará con las empresas españolas: Sener, Thales Alenia Space, HV Sistemas y Elecnor Deimos.

El contrato, que incluye el desarrollo del satélite LSTM, con opción a dos satélites más, ha sido suscrito este viernes de manera virtual por el director del programa de Observación de la Tierra de la Agencia Espacial Europea (ESA), Josef Aschbacher, y el responsable de espacio en Airbus España, Fernando Varela. El ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, ha presidido el acto de firma.

Tras la rúbrica, el ministro ha explicado que los datos y mediciones del LSTM servirán para comprender qué, cuándo y dónde se producen los cambios provocados por el calentamiento global y ayudarán a los agricultores europeos a hacer una producción más sostenible a medida que aumente la escasez de agua.

Así, los especialistas podrán calcular en tiempo real de cuánta agua requieren las diferentes plantas en diferentes zonas, y con qué frecuencia hay que regarlas.

Pero además, las observaciones por infrarrojos térmicos permitirán llevar a cabo una amplia gama de servicios adicionales para gestionar la degradación del clima y la composición del suelo, los peligros naturales como los incendios o los volcanes, las aguas costeras y continentales y los problemas de las islas de calor urbanas, entre otras.

En los próximos 25 años, el satélite LSTM operará desde una órbita polar de la Tierra baja, para cartografiar tanto la temperatura de la superficie terrestre como las tasas de evapotranspiración con un detalle a escala de campo sin precedentes.

Además, será capaz de identificar las temperaturas de los campos individuales y tomar imágenes de la Tierra cada tres días con una resolución de 50 metros, unas 400 veces más en detalle del que se obtiene actualmente del espacio, y sus observaciones cubrirán un amplio rango de temperaturas, desde aproximadamente -20° C a + 30° C, con muy alta precisión (0,3° C).

Para Alberto Gutiérrez, el responsable de Airbus España, el contrato LSTM, la primera misión Copérnico adjudicada a una empresa española, “es un gran logro para nuestro país, que culmina el esfuerzo común del Gobierno de España, la ESA y la industria española, liderada por Airbus”.

Con la firma de este acuerdo, España se une al “selecto club de países” con la capacidad de desarrollar sistemas espaciales completos en los principales programas internacionales, según Duque.

El ministro ha destacado la contribución financiera de España en los últimos años a programas de observación de la Tierra como Copérnico. Precisamente, este fue el programa espacial en el que España realizó una mayor contribución económica en el Consejo Ministerial de Sevilla.

En concreto, España aporta el 10% del presupuesto total, inversión que se ha demostrado “muy rentable”, tanto por el retorno económico en contratos de alta tecnología como por la utilidad de Copérnico para ampliar el conocimiento científico sobre el cambio climático, según el Ministerio.

EFE

Loading...