Salvadoreños comenzaron a celebrar canonización de monseñor Romero

Centenares de feligreses locales y centroamericanos con flores comenzaron a concentrarse este sábado en San Salvador para celebrar la canonización de monseñor Óscar Arnulfo Romero que tendrá lugar el domingo en Roma.

también te puede interesar: Fujimori critica arresto de Keiko y pide a sus hijos que estén unidos

canonización
Imagen referencial

El desfile de peregrinos, muchos de ellos con retratos o camisetas con la estampa de Romero, comenzó frente a la tumba del religioso ubicada en la cripta de la céntrica catedral de San Salvador y en el hospital La Divina Providencia, en el sector norte de la ciudad.

“Llegamos aquí para honrar la memoria de monseñor Romero, él llevó su fe al límite de dar su vida por lo que consideraba justo”, afirma Francisco Navarro, un hondureño de 51 años, que junto a 30 de sus paisanos llegó hasta la capilla La Divina Providencia, donde el 24 de marzo de 1980 Romero fue abatido por un francotirador contratado por la ultraderecha.

Desde el departamento guatemalteco de Petén, una comunidad de indígenas católicos vistiendo coloridos trajes se presentó también en la capilla donde se arrodillaron frente al altar donde cayó sin vida el venerado pastor.

“Es un momento muy impactante para la iglesia, hoy recibimos la canonización con alegría porque corona la defensa de los pobres”, declaró a la AFP América Caal, de 50 años, quien pertenece a la congregación de Las Hermanas de Asunción.

El presidente Salvador Sánchez Cerén, quien se encuentra en Roma para los actos de canonización dijo por medio de un comunicado en la prensa que “se une al júbilo” de los salvadoreños por el “acontecimiento histórico que nos llena de esperanza y felicidad”.

La noche de este sábado se realizarán vigilias en todos las iglesias del país para que, en horas de la madrugada, los fieles puedan seguir en pantallas gigante la ceremonia de canonización que la televisión local realizará desde Roma.

– Romero venció el mal –

Muchos feligreses creen que, al ser elevado a los altares, el monseñor Romero venció a los que lo asesinaron y a los que lo desacreditaron calificándolo de “marxista”, “agitador” y “loco” por denunciar la injusticia y la represión militar de la época.

“Hoy asistimos al triunfo de monseñor Romero. Desde antes de ser asesinado venció a sus asesinos al perdonarlos porque él sabía que lo iban a matar”, declaró a la AFP Julia Laínez, una maestra universitaria.

“Cuando una persona tiene el valor de hablar por otros que nadie habla por ellos, desde ese momento vence a cualquiera, vence al mal, eso hizo San Romero con decisión y valentía”, subraya Laínez.

Para el joven Ronald Rivas, de 21 años, lo que se producirá con la canonización es la culminación de un proceso que como salvadoreño “le llena de orgullo y alegría” porque el papa Francisco pone a Romero como símbolo de una “escuela de santos en medio del mundo”.

– Justicia es la deuda –

A pesar de la celebración, los salvadoreños lamentan que a 38 años del magnicidio nunca se haya llevado a la justicia a los asesinos del pastor.

“El primera paso de la justicia es hacer verdad. Para mí, la responsabilidad de hacer verdad sobre un crimen es del Estado y esa es una responsabilidad que no se ha cumplido hasta ahora”, declaró el sacerdote jesuita José María Tojeira.

El asesinato de Romero polarizó aún más a los salvadoreños que luchaban por mejores condiciones de vida e hizo estallar la guerra civil, que duró 12 años (1980-1992) y cobró la vida de al menos 75.000 personas.

En 1993, una Comisión de la Verdad de la Naciones Unidas señaló como autor intelectual del crimen al mayor del ejército Roberto D’Aubuisson, ya fallecido, fundador de la entonces gobernante Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha).

Fuente: AFP

Loading...