El precio del kilo de café sorprendió a los aragüeños

Para muchos venezolanos tomarse un taza de café se ha vuelto un lujo en los actuales tiempos, y es que el precio por kilo oscila entre los 20 y 25 millones de bolívares, lo que ha ocasionado que muchos aragüeños no cuenten con “el tradicional negrito” o “el con leche” en los desayunos o en las mañanas.

Durante un recorrido por los diferentes mercados de Maracay, se pudo constatar que los precios son muy variados, así como la presentación del producto, y en algunos establecimientos el kilo de café en gramo se ubica en 34 mil bolívares, lo que ha traído como consecuencia que las ventas disminuyan.

En este sentido, Néstor Rojas manifestó que en los últimos días las ventas han caído de forma considerable, ya que el alto costo no permite que un ciudadano que gane sueldo mínimo pueda adquirirlo, “las personas ya no compran la misma cantidad, hemos tenido una baja considerable en las ventas, el precio se incrementó considerablemente”.

Por su parte, Alexandra Rodríguez detalló que a pesar de su valor algunas personas todavía hacen un esfuerzo por adquirirlo, “el que tiene el dinero lo compra y el que no tiene, bueno, busca una forma de no perder la tradición, algunos tuestan la harina y de allí hacen café”.

TOMARSE UNA TAZA DE CAFÉ SE HA VUELTO UN LUJO

Algunos vendedores señalaron que las ventas se han visto afectadas por alto costo de los productos y es que no sólo el café se encuentra costoso, también el azúcar presenta un precio elevado y además cuesta conseguirla, por lo que un vaso pequeño de café puede llegar a costar los 100 mil bolívares.

Sin embargo, Jhonnier Mieres, vendedor de un reconocido establecimiento ubicado en el Mercado Principal de Maracay, manifestó que ha tenido que hacer magia para poder llevarles a sus clientes un producto accesible y de calidad.

“Me toca moverme, busco donde pueda conseguir calidad y además me encargo de comparar los precios, para comprar a un buen precio muchas veces toca caminar mucho, pero mi objetivo siempre ha sido presentarles a los clientes un precio bastante económico con productos de calidad, para mí lo más importante es mantener la clientela”.

Por último, agregó que aunque se vive una realidad como la económica siempre se debe buscar la manera, “algunas personas no pueden pasar el día sin tomarse una taza de café, y mi trabajo es que ya que no puede comprar el kilo de café al menos puedan tomarse una taza de calidad y económica, en mi caso vendo la taza de café con leche pequeña en 400 bolívares”.

MÓNICA GOITIA | elsiglo
fotos | JOSÉ RAMÓN GONZÁLEZ

Loading...