Denuncian al menos 7 muertos y torturados en protestas en Nicaragua

Al menos siete personas murieron y varias resultaron heridas o desaparecidas durante episodios de violencia este fin de semana en Nicaragua, mientras 12 jóvenes excarcelados denunciaron haber sufrido torturas durante su detención en celdas policiales.
Imagen referencial

Gonzalo Carrión, director jurídico del no gubernamental Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), dijo que entre las nuevas siete víctimas mortales figuran cinco manifestantes fallecidos en la ciudad de Masaya, al sureste de Managua, incluyendo un adolescente de 15 años, destacó DPA.

“Todos los días están matando gente, a un promedio de tres personas por día. Es raro el día en que no se reportan muertos. La masacre continúa”, dijo Carrión y agregó que a esos decesos podrían sumarse dos más en Tipitapa, ciudad vecina a Managua, y otros en Estelí y Matagalpa (norte).

Masaya, a 25 kilómetros al este de la capital, ha sido diezmada por saqueos e incendios y hoy amaneció con barricadas en todas sus calles y sin conexión directa con Managua debido a bloqueos en la carretera.

El portal oficial “El 19” reportó el saqueo e incendio de una escuela secundaria en el centro de Masaya, muy cerca de la principal estación policial, y atribuyó el hecho “a grupos vandálicos de la derecha”.

La violencia en Masaya fue denunciada por monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar capitalino: “Más dolor y muerte en Masaya. Asesinado un adolescente. No más disparos contra la población!”, dijo el religioso en un tuit.

La situación también fue comentada por el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrao: “Los hechos en Masaya hoy comprueban lo que estamos denunciando: una nueva frontera de la represión en Nicaragua con un escalonamiento de la violencia. Grupos armados necesitan ser desmantelados”, señaló.

Tras los enfrentamientos de la noche del sábado en Masaya, un grupo de madres se presentó hoy ante la Dirección de Auxilio Judicial de Managua junto con sacerdotes católicos y representantes de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (Anpdh, no gubernamental) y logró la liberación de 12 de los aproximadamente 30 detenidos.

Los jóvenes excarcelados denunciaron amenazas de muerte y torturas por parte de la Policía.

Sus madres rompieron en llanto y gritos al verlos con hematomas e inflamaciones que evidenciaban maltrato físico.

Un video que circuló profusamente en redes sociales y medios de comunicación exhibe a todos los detenidos sin heridas tras su captura y caminando escoltados por un alto oficial de la Policía en Masaya.

“Nos capturaron al amanecer del sábado, nos golpearon en la estación (policial) de Masaya y cuando nos trajeron a Managua nos amenazaron con asesinarnos en la carretera”, dijo entre sollozos uno de los liberados.

“Nos decían que nos iban a matar. En la estación de Masaya nos trataron como animales, como perros“, expresó otro joven.

“Los policías nos dijeron que si volvíamos a salir a las calles (a manifestarnos) nos iban a descuartizar porque sabían dónde vivimos”, expresó llorando la única mujer del grupo, que presentaba lesiones en un pie y que salió de la celda en brazos de dos compañeros.

“Los jóvenes ejercían su derecho a manifestarse. Todos denuncian que fueron salvajemente golpeados. Estamos recogiendo sus testimonios y declaraciones. La policía no les dio el trato de acuerdo a los protocolos policiales para un detenido”, protestó Alvaro Leiva, directivo de la Anpdh.

Por su lado, el sacerdote Edwin Román, párroco de la Iglesia San Miguel Arcángel de Masaya, denunció el asedio de la policía al templo, el cual fue rodeado por antimotines y en cuyos alrededores fue ejecutado un joven por una agente de la Policía.

“‘Si me vas a matar, matame’, le dijo el joven y (la policía) lo mató”, contó el religioso que participó en las gestiones de excarcelación.

Mientras, el papa Francisco aludió este domingo a la crisis de Nicaragua y después del tradicional rezo del Angelus pidió diálogo en el país centroamericano.

“Me uno a mis hermanos obispos de Nicaragua expresando el dolor por las graves violencias, con muertos y heridos, realizadas por grupos armados para reprimir protestas sociales. La Iglesia está por el diálogo, pero éste requiere de un compromiso activo por respetar la vida y la libertad“, dijo el Pontífice argentino.

La crisis que comenzó el 17 de abril con protestas por una reforma al Seguro Social se agudizó debido al malestar general por la violenta acción de la Policía y fuerzas paramilitares contra manifestantes desarmados.

Según cifras oficiales, 39 personas han muerto desde esa fecha, pero la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA registraba hasta el viernes 97 fallecidos, en su mayoría jóvenes estudiantes. Otras fuentes hablaban hasta el viernes de 102 muertos y mas de 200 heridos.

Fuente: El Universal

elsiglo elsiglocomve elsiglotv

Loading...