Asesinaron a un autobusero en pleno atraco en la ARC

Loading...
Momentos de terror vivieron más de 50 pasajeros de una ruta de transporte extraurbano cuando en plena marcha cuatro hombres y una mujer asesinaron de tres disparos a un transportista en la Autopista Regional del Centro, sentido Maracay-Caracas, específicamente a la altura del kilómetro 102, cerca de la Encrucijada de Turmero.
La víctima de ese hecho de sangre quedó identificada como Julio César Aponte, de 39 años de edad, padre de dos hijos y con residencia establecida en La Cachapera, en Santa Rita, municipio Francisco Linares Alcántara, y con muchos años dentro del mundo del volante.

Durante el asalto, los delincuentes hirieron a un ciudadano a la altura del intercostal izquierdo y su estado de salud es de pronóstico reservado; fue trasladado en un vehículo especial a un centro asistencial, donde se mantiene bajo vigilancia facultativa.

Asimismo, siete pasajeros salieron heridos luego de que el autobús se estrellara contra un promontorio de tierra situado en la zona de seguridad de la ARC.

El tramo de la vía rápida colapsó por varias horas, mientras se procedía al rescate de los heridos y la extracción del cadáver del profesional del volante, atrapado en la estructura metálica, formándose una interminable cola de vehículos livianos y pesados.

La unidad colectiva pertenece a la empresa de transporte Marval, de color amarillo, placas 80AA79D, número 020 y cubría la ruta entre Maracay y La Victoria, según lo informado a los reporteros de sucesos.

De acuerdo a los testimonios, el vehículo de pasajeros, bajo la conducción de Julio César Aponte, salió antes de las 8:30 de la mañana de ayer del Terminal de Pasajeros de la Ciudad Jardín con destino a La Victoria, llevando un estimado de 50 personas.

Antes de abandonar el Terminal, cuatro hombres y una mujer, simulando ser usuarios del servicio de transporte interurbano, abordaron la unidad y se situaron estratégicamente. Todo transcurría tranquilamente durante el recorrido.

Pero antes de llegar a un conocido supermercado, situado en la comunidad de Esteban Liendo, municipio Santiago Mariño, los individuos y la mujer se levantaron de sus respectivas butacas gritando lo siguiente: “Amigos, se acabó la tranquilidad, esto es un atraco, colaboran con nosotros y nosotros lo haremos por ustedes. No se pongan popy llamando a la policía, porque de lo contrario lloverá plomo parejo”.

Simultáneamente, niños y personas adultas entraron en pánico al ver que “la muerte” viajaba en el autobús. La situación, desde cualquier punto de vista, parecía incontrolable, según la descripción de los usuarios.

Paradójicamente, “la dama atracadora” tomó el control de la operación delictiva y en una actitud violenta y vulgar les manifestó a los pasajeros que entregaran celulares, carteras, dinero en efectivo, alimentos y demás objetos de valor “a mis cabro…”.

“Obedezcan mis órdenes o los plomearé, no estoy jugando carrito con ustedes”, habría manifestando la agresiva mujer. En medio del zaperoco, el transportista, quien trabajó por muchos años para la Unión Santa Rita y además fungió como socio para la Unión de Conductores Palo Negro-Maracay, trató de orillarse en el hombrillo de la Autopista.
Sin embargo, uno de los maleantes le indicó: “Quién te ordenó pararte, siga la ruta…”, pero el conductor desacató la orden en medio de una crisis de nervios y trató de detenerse.
En ese momento, un pasajero, cuyo nombre se desconoce, quiso tomar el volante para complacer a los atracadores y es en ese instante cuando se armó la sampablera, uno de los ladrones le efectuó tres disparos al chofer a la altura del cráneo, causándole la muerte. Simultáneamente, uno de los proyectiles impactó en el intercostal de la persona que pretendía asumir la conducción del vehículo. Tras perder el control, el autobús se fue por el voladero, estrellándose luego contra el promontorio de tierra.

Producto del impacto, siete pasajeros resultaron lesionados, algunos de ellos de consideración y otros con politraumatismo generalizado, mientras que los usuarios de la ARC, al observar el accidente, reportaron la emergencia a los cuerpos policiales.

FUNCIONÓ EL PLAN DE EMERGENCIA

Vale indicar que la respuesta de los organismos de seguridad no se hizo esperar, acudiendo al kilómetro 102 del mencionado tramo vial los funcionarios de la Policía de Aragua, Policía Nacional Bolivariana, efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana, Cuerpo de Bomberos, Protección Civil y los investigadores de Homicidios de la Base de San Pablo, en Turmero.
Funcionó a la perfección el plan de emergencia y en una operación “en caliente”, los oficiales dieron captura a dos hombres y una mujer, señalados como los autores materiales del crimen del conductor.

Los otros dos delincuentes huyeron hacia una zona boscosa, pero ya están identificados con sus respectivos nombres y apodos. Sus compinches, luego de intensos interrogatorios, revelaron sus identidades y dirección donde viven. En las próximas horas los fugitivos podrían estar detrás de las rejas rindiendo cuentas sobre sus actuaciones criminales.

PERTENECEN A UNA BANDA

De acuerdo a la versión de los pasajeros, los hampones podrían formar parte de una banda de criminales que viene actuando a lo largo y ancho de la Autopista Regional del Centro. Abordan las unidades en el Terminal de Pasajeros y después de pasar el peaje de Palo Negro someten a los usuarios del transporte público.

En el grupo de asaltantes intervienen 1 o 2 mujeres, acompañadas de 3 o 4 sujetos. Las féminas se muestran muy vulgares y violentas y llevan el mando de las acciones delictivas, como muestra del alto grado de la descomposición social. Son implacables contra las damas y caballeros.

Es importante recalcar que no es el primer robo que ocurre dentro de las camionetas de pasajeros y autobuses. De hecho, los ciudadanos pidieron a los jefes policiales implementar operativos en forma permanente como la revisión de todos los pasajeros. Y además piden prohibir a los transportistas que monten pasajeros en el trayecto.

Finalmente, vale indicar que la investigación quedó en manos de los funcionarios de Homicidios, mientras que el cadáver de Julio César Aponte fue trasladado a la Morgue de Caña de Azúcar para la autopsia de ley.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo
fotos | FAUSTINO PÉREZ

Loading...