Bahía de Cata fue la protagonista del asueto

Miles de temporadistas disfrutaron de las paradisíacas playas del litoral aragüeño durante esta Semana Santa, en una jornada que ha sido calificada de exitosa por las autoridades, siendo la Bahía de Cata protagonista del asueto y la más visitada.

Miles de temporadistas disfrutaron de las paradisíacas playas del litoral aragüeño durante esta Semana Santa, en una jornada que ha sido calificada de exitosa por las autoridades, siendo la Bahía de Cata protagonista del asueto y la más visitada.
Temporadistas disfrutaron del sol costero durante la Semana Mayor

Aunque la afluencia vacacional no fue la esperada, con el pasar de los días los balnearios comenzaron a llenarse de los temporadistas que buscaban un día de relajación, bajo el resplandeciente Sol que brilla en nuestro Caribe.

PARAÍSO MÁGICO

Sin duda alguna, las costas de Aragua son un paraíso mágico, lleno de encanto y belleza natural, que atrae a personas de otras naciones, por lo que si de destinos turísticos se trata, El Playón, La Ciénaga, Cata y Cuyagua son líderes indiscutibles.

En familia, se disfruta mejor el día de sol

DÍAS DE DESCANSO Y RELAJACIÓN

A propósito de la Semana Santa, los temporadistas se trasladaron sin contratiempos a los distintos destinos turísticos que ofrece nuestra entidad, alejándose de la rutina diaria y sumergiendo en un mar de diversión y relajación.

Erika Leal, quien acudió a Cata a darse un chapuzón marino en compañía de sus hijos, manifestó que los aragüeños todavía pueden disfrutar de las playas, siempre y cuando se organicen con tiempo y ahorren un poco.

Las ofertas en artículos playeros estuvieron a la orden del día

«Desde que tengo uso de razón, siempre he venido a la Bahía de Cata a vacacional en estas fechas, lo tengo como tradición, hay quienes se van a la iglesia, otros viajan al interior, yo me vengo a la playa a disfrutar del sol», dijo.

De igual modo, mencionó que en esta oportunidad vio un poco de mejoría en cuanto al cuidado de la playa y la recolección de la basura, por lo que instó a seguir cuidando y protegiendo los espacios naturales de la región.

Funcionarios de seguridad se desplegaron en resguardo de la colectividad

«La playa está limpia, se ve que le han hecho mantenimiento, eso me alegra. Ahora queda de nosotros los visitantes cuidar y tratar de mantenerla tal cual la dejamos, bonita y verdecita», apuntó.

Erika Leal

Por su parte, Noel Jaramillo, acotó que los precios en la Bahía de Cata aún se encuentran accesibles, comparados con los de otros balnearios, por lo que a su juicio, considera esta playa como una de las más económicas.

Noel Jaramillo

«Me vine a la playa con unos compañeros de trabajo, quisimos salir de la rutina y aquí estamos, pasándola bien, disfrutando del sol y de una vista espectacular», precisó.

ACCESIBLE AL BOLSILLO

Sobre los servicios a orilla de playa, Jaramillo comentó que aún están accesibles al bolsillo de los vacacionistas, pero siempre es bueno llevar las cosas ya listas desde casa para ahorrar un poco y que el gasto no sea tan fuerte.

«Si uno se organiza bien, se prepara con todo desde casa aquí se compra lo necesario y se pasa un día agradable. Con eso nos ahorramos algo y también contribuimos al comercio de la zona que ha sido muy golpeado en temporadas pasadas», recordó.

También te puede interesar: Más de 3 mil temporadistas salieron del Terminal a las playas de Aragua

Igualmente, Karen Scott coincidió en que todo está en la organización, y ve estos días feriados como una oportunidad de salir de la rutina y estrés del trabajo para adentrarse en la relajación y disfrute de las bellezas naturales.

Karen Scott

«Así sea una vez al año, venir a Cata es justo y necesario, uno trabaja todo el día para sobrevivir, pero también toca apartarse de todo ese conflicto y pensar en nuestra tranquilidad emocional, en nuestra recreación. Pienso que si se planifica con tiempo, como lo hice con mi familia, el viaje se da y uno la pasa muy bien, Aragua tiene muchos lugares encantadores y Ocumare de la Costa es uno de esos lugares».

HERNÁN GONZÁLEZ | elsiglo