Asesinados integrantes de la banda “El Mandarria”

Dos sujetos supuestamente involucrados en los delitos de extorsión, secuestro, cobro de vacunas y otros fueron dados de baja el pasado jueves por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana en medio de un fuerte enfrentamiento en Barbacoas, municipio Urdaneta del estado Aragua.

Presunto armamento que fue incautado por la GNB.

Según la versión oficial, los presuntos delincuentes se habrían enfrentado a los efectivos castrenses luego de que se percataran de la presencia militar en el sector, por lo que se originó un fuerte enfrentamiento entre los militares y los presuntos antisociales, quienes cayeron heridos en el hecho y posteriormente fueron llevados al hospital más cercano del lugar, donde fallecieron a los pocos minutos de ser ingresados.

Entre las evidencias que se incautaron en el lugar figuran dos armas de fuego, una tipo rifle calibre 12 y otra tipo escopeta calibre 22, además de seis cartuchos percutidos, cinco lechones y una silla de montar.

Los sujetos que fallecieron en el presunto enfrentamiento quedaron identificados como Cleiver Alvarado, de 21 años, y Jonaiker Alvarado (17), apodados “El Manco” y “El Jonaiker”, pertenecientes a la banda delictiva “El Mandarria”.

DERECHO A RÉPLICA
La madre de Cleiver y hermana de Jonaiker, quien prefirió reservar su identidad, desmintió la versión oficial de los acontecimientos, explicando la manera en que según ella ocurrieron las cosas.

La acongojada madre de uno de los abatidos comentó que sus parientes habrían sido buscados directamente en sitios específicos del pueblo de Barbacoas, sin haber acontecido tal enfrentamiento descrito anteriormente.

Jonaiker Alvarado, asesinado.

En horas de la mañana del jueves, aproximadamente a las 10:00, habría llegado una comisión de la Guardia Nacional Bolivariana directamente a la casa donde vivían los jóvenes, la cual en ese momento ocupaban la abuela de ellos, una menor de dos años y Cleiver Alvarado.

En vista de que los efectivos castrenses estaban en búsqueda de Jonaiker, pero consiguieron solamente a su sobrino, prefirieron llevárselo a él en calidad de detenido.

En medio de la desesperación de la abuela y madre de los muchachos y los sollozos de la pequeña niña porque se llevaban a Cleiver, éste fue obligado a abordar la camioneta número 14 de la GNB, una de las tres que según la declarante, transitan por el lugar.

Vale destacar que cuando se estaban llevando a Cleiver Alvarado, tanto la abuela de uno de los hombres, como la niña que estaba presente en el momento fueron agredidas por el guardia que estuvo a la cabeza del operativo.

Posterior al rapto, como lo define la denunciante, del joven de 21 años, se dirigieron directamente hasta la barbería donde se encontraba Jonaiker aparentemente cortándose el cabello.

El oficial de la GNB se bajó del vehículo e ingresó a la barbería, donde preguntó directamente por el joven, él se identificó y prácticamente sin mediar palabras fue subido a la camioneta donde ya se encontraba su sobrino Cleiver.

Cleiver Alvarado, ultimado

Presuntamente habrían capturado a un tercer sujeto, siendo la acusación para los tres el robo de cinco cochinos. De esa manera se los llevaron a dar vueltas por todo el sector de Barbacoas, mientras que los golpeaban y agredían de diferente manera, según lo explicó la representante de los jóvenes.

En vista de que transcurrió todo el día y no aparecieron los muchachos, la madre y una de las tías se dirigieron hasta la comandancia más cercana donde buscaron hablar con el funcionario que presuntamente habría realizado el procedimiento.

Según lo declarado por ella misma, ese tipo de procedimientos es ya una costumbre en el sector, los cuales son efectuados por el mismo funcionario que mantiene en vilo y tensión a todos los vecinos de la zona, pues todos allí tienen miedo de denunciar sus abusos e injurias.

Al llegar a la comandancia donde presuntamente encontrarían al militar a cargo de la operación, éste negó en todo momento lo que había ocurrido y destacó que él en ningún momento habría actuado en contra de ninguno de los dos ciudadanos con la descripción dada por la denunciante.

A la mañana siguiente fueron encontrados los cadáveres de los dos muchachos, ambos con signos de tortura y un tiro en el corazón cada uno, en el Hospital de Camatagua. Sobre el tercer hombre detenido por el robo de los cochinos, el cual fue dado por la declarante, se supo que responde al nombre de Jesús Acosta y fue liberado sin mayores consecuencias.

La madre de uno de los jóvenes desmintió que sus familiares fueran miembros de la banda “El Mandarria”, porque de hecho ya ese grupo delictivo no existe, pues todos los integrantes de la misma han sido eliminados uno a uno de diferentes maneras, quedando solamente el líder negativo que sigue en fuga.

En cuanto al entorno familiar de los fallecidos, trascendió que Jonaiker Alvarado trabajaba la agricultura desde que terminó la primaria, era el menor de siete hermanos; mientras que Cleiver Alvarado trabajaba a destajo por Internet y era el mayor de dos hermanos.

ANDRESSA GARCÍA | elsiglo

Loading...