Jesús Silva, vivencias de un diplomático

Jesús Silva, el embajador de España en Venezuela, diplomático quien culmina su estadía en la embajada, el próximo mes de noviembre, relata su extraordinaria experiencia en estos tiempos de grandes dificulades políticas y las comparte en una entrevista para Prospectivas.
Embajador ¿Nos puede comentar las coincidencias y diferencias entre las posturas de la Unión Europea y el gobierno de los Estados Unidos ante el caso Venezuela?
Yo creo que la Unión Europea no solamente en el caso de Venezuela sino es seguramente uno de los actores internacionales con mayor fortaleza y presencia en el mundo, y como tal tiene la política exterior propia de los países de la Unión Europea que se basa en el consenso entre todos los países, los 27 estados que forman parte. Yo no creo que haya que entrar en el dilema de que hay un enfrentamiento entre Estados Unidos y la Unión Europea. Yo creo que cada entidad tiene sus propias características y su propia autonomía, pero existe o debería haber una buena combinación entre todos los actores en relación con la propia Venezuela. Así que por ejemplo la Comunidad Europea nunca hemos dejado de tener una interlocución con todas las partes en Venezuela. Otros países tienen una política distinta, pero bueno en ese sentido yo no veo que haya que contraponer una a otra. Me parece que es mucho más importante la cooperación.
¿Y qué nos puede decir sobre la inmigración ilegal que llega a España? ¿Se ha reducido? ¿Está controlada?
Ese es un tema muy candente en Europa en estos momentos. Evidentemente por la pandemia ha cambiado todo mucho y la Unión Europea y España tienen una presión inmigratoria mucho mayor a la que se puede gestionar de forma razonable. El interés principal tanto de España como de la Unión Europea es evitar el tráfico ilegal de personas. Lo que se quiere evitar es la inmigración ilegal, sobre todo el negocio de mafias y de bandas criminales que básicamente se aprovechan. Esa es la parte donde hay que luchar de forma decidida, para evitar ese tipo de actividades criminales. Afortunadamente el caso de América Latina y el de Venezuela no representa un problema. Es decir, casi toda la inmigración en que han llegado muchos venezolanos. Se calcula que actualmente en España hay unos 500.000 venezolanos en estos momentos, pero casi todos están en una situación legal o por lo menos en el proceso de legalizarla. Los venezolanos han sido muy bien recibidos y se han integrado sin ningún problema, y en ese sentido no hay ningún conflicto que se pueda mencionar en relación con la inmigración venezolana. No plantea ningún problema.
Embajador hemos leído que Madrid ha vuelto a un estado de excepción o de alarma por el Coronavirus ¿Puede describirnos el alcance de ésta medida?
Ese es un fenómeno que está sucediendo no solo en Madrid y en España sino en toda Europa. Hay el temido rebrote del que se hablaba que se ha convertido en una realidad. Están aumentando de nuevo las infecciones. Es verdad que la situación es ahora más gestionable de lo que sucedió en marzo y en abril o mayo. Ahora no cabe decir que hay un colapso en los hospitales ni en las unidades de cuidados intensivos, y también parece que el número de muertes ahora es más sostenible. Seguramente la cantidad de nuevas infecciones también se basan en el hecho de que ahora se hacen muchas más pruebas. Es decir, ahora es mucho más fácil tener una información fidedigna de cuál es la situación. Pero claro que es preocupante y por eso hay que tomar medidas dentro de la polémica que hay de que llevamos muchos meses y la verdad es que la actividad económica llega un momento en que está a punto de colapsar. Por eso es esta preocupación de intentar por un lado la necesidad de frenar el contagio, y por otro lado intentar de que las medidas sean lo menos extremas posible para no dañar aún más la situación económica del país.
Embajador y en materia de política exterior ¿Nos puede comentar sobre la posición de la Unión Europea frente a las últimas elecciones presidenciales en Bielorrusia?
Allí evidentemente hay una posición muy firme por parte de la unión europea. Básicamente se considera que las elecciones en Bielorrusia no respetaron los mínimos requeridos para considerarlas como unas elecciones democráticas, libres y justas. En la medida en que hay la sospecha de que no han sido unas elecciones justas, pues la Unión Europea está buscando medidas de presión para intentar que se respete una situación de plena democracia. Por ejemplo de respeto a la oposición, y respeto a un proceso electoral limpio y transparente. En ese sentido evidentemente la Unión Europea sí es muy crítica con el actual régimen de Bielorrusia, como consecuencia de que considera que no han sido unas elecciones justas.
¿Y qué nos puede decir del conflicto entre Azerbaiyán y Armenia?
Ese es un conflicto que tiene una cierta antigüedad, desde hace tiempo son conflictos históricos que los tiene amarrados, y que se ha reproducido con la independencia de estas dos repúblicas. A partir de los años noventa. Continuamente se producen brotes y tensiones entre esos países. Europa en ese sentido tiene mecanismos para enfrentar, mediar ese tipo de conflictos y evitar que se conviertan en conflictos bélicos abiertos. Tenemos una historia detrás. Europa desde hace muchos siglos ha sido escenarios de enfrentamientos, y eso al final, sobre esa historia tan terrible hemos conseguido finalmente dotarnos de unos mecanismos de interrelación y de cooperación dentro de Europa que han resultado útiles. Llevamos más de 75 años sin ninguna guerra, y creemos que esa experiencia también hay que aplicarla a nuestros países vecinos. Por eso Europa es la primera interesada en evitar esas situaciones de tensión e intentar buscar puntos de distensión y de cooperación entre los estados, igual como conseguimos nosotros en Europa.
En cuanto a las tensiones en el Mediterráneo Oriental que causan discordia entre Grecia y Turquía ¿Qué nos puede comentar?
Pues es la misma situación que hemos rechazado anteriormente. Son conflictos históricos complejos que producen constantes tensiones y que evidentemente la Unión Europea es la primera interesada en intentar evitar que eso pueda terminar descontrolándose y convertirse en un conflicto con consecuencias terribles. Hemos visto la última experiencia como fue la de Siria o la de Libia que han producido un éxodo masivo de población que al final ha llegado a Europa. Es el interés de todo el mundo tratar de cerrar la paz, que es el objetivo de la Unión Europea. La Unión Europea como tal es un proyecto de paz básicamente.
Embajador ¿Cree usted que la situación interna de la política española afecta la postura de su gobierno frente a la política exterior?
A los diplomáticos nos gusta siempre decir que la política exterior es una política de Estado, en la cual las líneas básicas son compartidas por todos los partidos. Esa es la esperanza que tenemos. Evidentemente que la prioridad de Iberoamérica no se debería afectar por las diferencias entre los partidos. Todos los partidos de España están conscientes de ello, y además están orgullosos de otorgar la máxima prioridad a las relaciones con Iberoamérica como una de las grandes prioridades de la política exterior. Desde ese punto de vista hay que intentar que la política interior afecte lo menos posible a la política exterior, y que esos grandes valores o grandes prioridades de la política exterior se preserven en el consenso de todos los partidos políticos. Yo creo que en la medida de las veces se consigue. La excepción es la anécdota, pero es la que más llama la atención. Pero yo creo que en general las grandes líneas básicas de la política exterior española es bastante consensuada entre todos los partidos de España.
Y ¿Piensa usted que la salida temporal del país del Rey Emérito tenga algún efecto sobre la política interna o externa de España?
Yo creo que no. La monarquía es en España un símbolo histórico, sobre todo es un símbolo de la historia de España. España es un país con una historia de muchísimos siglos, y tenemos una serie de símbolos y uno de esos es la monarquía. Pero además en el año 1978 de forma consensuada, los españoles adherimos un régimen que ha dado lugar a los mejores 40 años de la historia de España. Sin lugar a dudas. Nunca ha progresado tanto España como en el período que se inició con la constitución del año 1978, que tuvo a la monarquía y al rey Juan Carlos Primero como uno de sus protagonistas. Yo soy un firme defensor del régimen de la constitución de 1978, creo que ha dado los mejores momentos de la historia de España en cuanto a progreso, a prosperidad económica, a desarrollo social, cultural, económico y político del país. Creo que eso hay que preservarlo. Eso me parece que es lo más importante, y hay que rescatarlo al margen de cuestiones que no parecen más que anecdóticas.
Ahora quisiera hacerle algunas preguntas para que los lectores conozcan un poco más sobre su personalidad. La mayoría son del intelectual francés Bernard Pivot, y se inspiraron en el cuestionario de Marcel Proust.
Embajador ¿Nos puede decir su juego favorito cuando era niño?
El fútbol, que en España es una pasión.
¿Y cuál era su serie de televisión preferida en esa época?
Recuerdo que la primera serie que nos impactó mucho era Hombre rico, hombre pobre.
Y durante su infancia ¿Cuál era su plato favorito?
Siempre me gustó mucho la paella.
¿Recuerda el título del primer libro que leyó?
Recuerdo no tan niño que me impactó mucho descubrir la literatura latinoamericana. Cuando descubrí a autores como García Márquez, Uslar Pietri, Vargas Llosa, Isabel Allende. Toda la literatura latinoamericana la verdad es que me impactó muchísimo, cuando no conocía todavía a la América Latina.
¿Cómo le gusta que le llamen sus familiares o amigos cercanos?
Pues Jesús.
Embajador ¿Si usted pudiera reencarnar en una planta, un árbol, o un animal, en cuál preferiría hacerlo?
En un samán
¿Y en cual no le gustaría reencarnar?
En un lobo
Embajador ¿Su palabra preferida?
Amistad
¿Y la palabra que detesta escuchar?
Intolerancia
Si no hubiera sido abogado y diplomático ¿Qué otra profesión hubiera escogido?
Arquitecto
¿Y la profesión que jamás hubiera aceptado ejercer?
Médico
¿Qué le emociona en la vida?
Poder ayudar a la gente
¿Y qué le molesta?
La arrogancia
Embajador ¿Cómo le gustaría ser recordado aquí en la tierra?
Como una buena persona
Con ganas de continuar la conversación, el tiempo se agotó dejándonos la sensación de que su estadía en Venezuela había cambiado para siempre la visión del embajador Jesús Silva sobre las relaciones internacionales, y los conflictos políticos en Latinoamérica.
Con información de Prospectivas

Loading...
Loading...