Mataron a matricida y un sujeto vinculado en el robo de la iglesia

479

En horas de la madrugada de este lunes se registró un sangriento hecho que tuvo de escenario la calle La Esperanza del sector Los Cerritos de El Consejo del municipio José Rafael Revenga.

Los vecinos de la zona se mostraron temerosos de denunciar tal acto criminal

Las víctimas de ese dantesco acto de criminalidad quedaron identificadas como Wilder Jesús Pérez Cardoza, de 19 años de edad, y Carlos Eduardo Ribas Liendo, de 23 años de edad. De acuerdo a la información recabada a través de fuentes policiales, el doble homicidio se escenificó aproximadamente a las 4:00 de la madrugada del lunes cuando les notificaron a los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas sobre ese suceso que puso en vilo a la barriada.

Sitio donde le cayeron a machetazos y tiros a dos sujetos presuntamente de mala conducta

Horas más tarde los cadáveres fueron levantados del sitio y trasladados al Servicio de Medicina y Ciencias Forenses con sede en Caña de Azúcar del municipio Mario Briceño Iragorry para la autopsia de ley. Así como también los sabuesos, adscritos a la Base de Homicidios de San Pablo con sede en Turmero, colectaron algunas evidencias de interés investigativo y tomaron declaraciones de ciertas personas que permitan identificar a los homicidas.

AZOTES DE BARRIO

En aras de investigar sobre ese episodio violento, el equipo del diario elsiglo se trasladó a la comunidad de Los Cerritos, en donde los vecinos sin identificarse por medidas de seguridad, denunciaron que ambos hombres eran reconocidos azotes de barrio.

Mantenían pugnas con otros sujetos y presentaban un amplio historial delictivo.
Se informó que Wilder Pérez, conocido con el alias de “El Wilder”, cuando era menor de edad, mató a su señora madre, cuyas causas no fueron reveladas a los periodistas. Se informó de manera extraoficial que todo el mundo, menos el Cicpc, sabía quién había matado a esa ciudadana y por temer a represalias la gente se quedó callada. Se trataba de un matricida que no recibió el castigo que contempla la jurisprudencia.

Mientras que Carlos Eduardo, conocido con el alias de “El Carlitos”, era mencionado como uno de los autores materiales del robo de la iglesia de El Consejo y en otros hechos delictivos, se dijo a los periodistas.

ERAN BUSCADOS POR LA PA

Por otro lado, se informó que “El Carlitos” y “El Wilder” aparecían vinculados en una serie de actos hamponiles ocurridos en el municipio Revenga y ya se habían convertido en un dolor de cabeza para los organismos cuerpos policiales.

Por clamor público, funcionarios de la Policía de Aragua andaban tras sus pistas casi las 24 horas del día. Los sospechosos, al parecer, se ocultaban en Los Cerritos y las comisiones comenzaron a realizar patrullajes en ese sector, procesaban varias querellas.

Ante la presencia policial, líderes de otros grupos delictivos decidieron quitarse de encima a la Policía, pues sabían de primera mano que los uniformados buscaban a sus enemigos, quienes querían tomar el control de Los Cerritos de El Consejo.

MONTARON UNA EMBOSCADA

En función de ahorrarle su trabajo a las comisiones policiales y no ver más a las unidades patrulleras en el sector, los individuos les montaron una trampa mortal a sus contrincantes.
Se dijo extraoficialmente que uno de los antisociales se comunicó vía telefónica con “El Wilder”, manifestándole que dónde se encontraba. El presunto matricida le respondió: “Estoy cerca del barrio, pero ando acompañado de “Carlitos”.

Seguidamente el hombre replicó: “¡Okey! No hay problema, te puedes venir con tu amigo y aquí hablamos mejor del beta que te indiqué”. Al presentarse a la comunidad, los individuos se dirigieron a la calle La Esperanza y después comenzaron a subir por una escalera, cuando de repente fueron interceptados por varios individuos que portaban entre sus manos machetes, cuchillos y bates.

Como especie de un ring de boxeo, los presuntos autores materiales atacaron a sus enemigos y en medio de la situación irregular le clavaron puñaladas y además los atacaron a machetazos. “El Wilder” y “El Carlitos” trataron de defenderse de la pelea a muerte, pero no pudieron salvar sus vidas, ya que los individuos andaban fuertemente armados, y ya agonizantes recibieron disparos de gracia, según el relato de esa historia de violencia que se vivió en la madrugada del lunes en el municipio Revenga.

La escalera, donde ocurrió el desenlace fatal, quedó impregnada de sangre e igualmente las paredes. Se trató de una pelea a muerte por el control de la zona.
Luego que el Cicpc levantó los cuerpos, la vecindad lavó la sangre y muchos de los habitantes, temerosos se escondieron cuando vieron a los reporteros del matutino de los valles de Aragua. Por el momento se desconocen a los homicidas.

El caso como tal está bajo averiguación de las autoridades del Cicpc y el móvil que se investiga es el control de la zona. Mientras tanto, los familiares, durante las primeras horas de la mañana de ayer no habían comparecido a la Morgue de Caña de Azúcar.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo

Loading...