Egipto busca Inteligencia Artificial para su nueva capital

169

Egipto dio hoy el pistoletazo de salida en su carrera para implantar la Inteligencia Artificial (IA) en la que será su nueva capital, una megalópolis que tiene entre sus objetivos convertirse en 2023 en la primera ciudad inteligente del país.

Egipto ha presentado sus aspiraciones en el Foro Global para la Educación Superior y la Investigación Científica (GFHS), la primera convención que acoge de este tipo y que se ha inaugurado hoy en la capital, aún sin nombre, que se construye en medio del desierto, a 45 kilómetros al este de El Cairo.

Durante la ceremonia de apertura, el presidente egipcio, Abdelfatah Al Sisi, aseguró que el país “no se puede desmarcar de esta revolución”, en referencia a la IA, porque “es la vida de las nuevas generaciones”.

“No estuvimos en la primera, la segunda, ni la tercera revolución (tecnológica). Ahora queremos formar parte de la cuarta y no podemos permitirnos perdérnosla”, apuntó Al Sisi.

El foro pretende ser un altavoz mundial para los investigadores egipcios y centra su atención en la IA, en un momento en el que se llevan a cabo numerosos megaproyectos de construcción de ciudades muy apartadas de las aguas del río Nilo, donde se encuentra casi toda la población egipcia.

Estas obras, como la nueva capital, han generado dudas acerca de su viabilidad porque se alzan en zonas remotas en las que es difícil proveer servicios a la población, así como agua, un recurso cada vez más escaso en Egipto a causa del aumento poblacional, la contaminación y la construcción de presas en países vecinos.

LA CAPITAL QUE SE LEVANTA DE LA NADA

Por el momento, la capital no aparece en los mapas y para hallarla es necesario recorrer carreteras despobladas, flanqueadas por torres eléctricas que se alzan en medio del desierto, puntos de control militares y carteles publicitarios de constructoras que auguran un futuro de ladrillo donde por ahora solo hay arena.

Situada a 45 kilómetros al este de El Cairo, esta nueva ciudad será la sede de las instituciones gubernamentales, así como de las embajadas, y será la residencia de 7 millones de personas, un tercio de la población de El Cairo.

 

EFE