ONU alerta de gran aumento de ataques contra niños y de su uso en guerras

La ONU advirtió hoy de que se está produciendo un gran aumento del número y la gravedad de los ataques contra niños en las guerras, así como de su uso como combatientes.

La organización documentó durante 2017 al menos 21.000 violaciones graves de los derechos de los niños, frente a los 15.500 casos del año anterior, según su informe anual sobre este asunto.

Según Naciones Unidas, se trata de un aumento “inaceptable” y una muestra del “total desprecio” que muchos grupos armados muestran por la protección de los menores.

Más de 10.000 niños fueron asesinados o mutilados durante el pasado año, con un fuerte crecimiento de las cifras en Irak y Birmania y con niveles aún muy elevados en Afganistán y Siria.

En el caso sirio, el número de violaciones de los derechos de los menores documentados fue el más alto registrado nunca en el país.

La ONU subrayó además el sufrimiento infantil en conflictos como los de la República Centroafricana, Sudán del Sur o la República Democrática del Congo, donde se multiplicaron por ocho los ataques contra escuelas y hospitales.

También en Nigeria, donde destaca el uso de niños como “bombas humanas” por parte del grupo terrorista Boko Haram.

Al respecto, el secretario general de la ONU, António Guterres, expresó su indignación por el aumento significativo de los ataques contra niños, según una declaración de su portavoz, Stéphane Dujarric.

El secretario advirtió que los menores también se ven afectados “por otras violaciones verificadas”, entre ellas el reclutamiento y el uso de niños por fuerzas y grupos armados, la violencia sexual y los ataques contra escuelas y hospitales.

En ese sentido, recordó a las partes en conflicto “su responsabilidad de proteger a los niños, de conformidad con las leyes internacionales humanitarias y de derechos humanos”, y consideró que la mejor manera de abordar esta “terrible situación” es promover soluciones pacíficas a las confrontaciones.

La representante especial de la ONU para los niños y los conflictos armados, la argentina Virginia Gamba, apuntó en una conferencia de prensa al fuerte aumento de este tipo de tácticas por parte de Boko Haram.

En muchos casos, tras secuestrar a niñas, los terroristas les colocan chalecos con explosivos y las devuelven a sus poblados para que la explosión golpee a los familiares que acuden a su encuentro.

En Yemen, la ONU documentó al menos la muerte o mutilación de 1.316 niños el pasado año, más de la mitad a manos de la coalición que lidera Arabia Saudí.

Al igual que hace un año, Naciones Unidas reconoció que la coalición ha cooperado para tratar de reducir esos daños, pero decidió incluirla en la “lista negra” de grupos responsables de violar los derechos de los niños en las guerras.

En 2015, la ONU había decidido sacar a última hora a las fuerzas de la coalición de ese listado por las fuertes presiones que recibió de parte de Riad, según reconoció el entonces secretario general, Ban Ki-moon.

El año pasado, al igual que ahora, la coalición sí apareció en la “lista negra”, aunque en un apartado especial que incluye a quienes han tomado medidas para tratar de mejorar la protección de los menores.

Numerosos grupos terroristas y organizaciones armadas de distintos países aparecen en la lista, en la que también figuran fuerzas gubernamentales de Estados como Birmania, Sudán del Sur o Sudán.

De la “lista negra” desaparecieron este año las FARC colombianas, gracias a los avances en la implementación de los acuerdos de paz, pero continúa el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Fuente: Unión radio

Loading...