Las «Capriayudas» siguen beneficiando a los trabajadores de elsiglo

Como todos los meses; los trabajadores del diario elsiglo recibieron el beneficio social conocido como las «Capriayudas»; correspondiente al mes de febrero, iniciativa de la Presidencia de esta casa editora que busca respaldar la economía familiar de quienes diariamente se esfuerzan por sacar adelante la empresa.

Y es que las «Capriayudas» se han convertido en una solución para sus beneficiados, especialmente en estos momentos de crisis y pandemia.

Como ya es costumbre; cada final de mes; dicho beneficio llega a manos de los trabajadores, el cual consiste en una bolsa de alimentos con productos de la canasta básica tales como pasta; arroz, harina de maíz precocida; aceite, granos, avena, café y azúcar, entre otros.

Esta ayuda social permite contar con un personal estimulado; reforzando los valores institucionales, de respecto mutuo, compromiso, colaboración y sentido de pertenencia para con la empresa.


Wolfgang Morales, del área de Diagramación, agradeció la ayuda que mensualmente recibe; «es una gran ayuda para todos nosotros, siempre agradecido con el licenciado Tulio Capriles por el apoyo a cada uno de sus trabajadores, esta ayuda nos llega cada mes, aliviando un poco los gastos, y como siempre, agradecido», resaltó.

Capriayudas"
Gustavo Brito, jefe de seguridad, entrega a Wolfgang Morales, del área de Diagramación


Del mismo modo, Lisbeth Hurtado, auxiliar del área de Recursos Humanos, agradeció la ayuda social recibida cada final de mes, «siempre agradecida con la directiva, este beneficio llega puntual cada mes, es un gran apoyo por parte de la empresa, que siempre se preocupa por nuestro bienestar social y colectivo», finalizó.

Lisbeth Hurtado recibe de parte de Lídice Narváez, gerente de RRHH

Cabe resaltar que este beneficio social está siendo entregado desde hace más de un año, tiempo en el cual ha ido consolidándose como un beneficio social de gran valor, debido a la variedad de productos que contiene, y del significado de solidaridad que tiene para los trabajadores del edificio azul.

El Siglo