Déficit fiscal de Brasil cae un 67 % hasta octubre y supone el 4,26 % de PIB

Brasil acumuló entre enero y octubre de este año un déficit fiscal nominal de 302.807 millones de reales (unos 54.461,7 millones de dólares), con una caída del 67 % con respecto a los diez primeros meses del año pasado y que equivale al 4,26 % del PIB, informó este martes el Banco Central.

Loading...
Brasil
FOTO: REFERENCIAL

La diferencia entre los ingresos y los gastos del Gobierno central de Brasil, las administraciones regionales y municipales y las empresas estatales habían acumulado entre enero y octubre de 2020 un saldo negativo récord de 919.446 millones de reales (unos 165.367,9 millones de dólares), que equivalía entonces al 15,06 % del PIB, según el organismo emisor.

El déficit en las cuentas públicas acumulado en los diez primeros meses de este año es incluso inferior al del mismo período de 2019, es decir antes de la crisis económica provocada por la pandemia y cuando el saldo negativo ascendía a 337.564 millones de reales (unos 60.712,9 millones de dólares) y equivalía al 5,50 % del PIB.

RECUPERACIÓN ECONÓMICA

La importante mejoría obedeció a la recuperación de la economía brasileña en lo que va de 2021, año para el que se prevé un crecimiento del 4,78 %, tras la retracción histórica del 4,10 % en 2020 por la crisis generada por la pandemia.

Además de un fuerte aumento en la recaudación de impuestos por la reactivación de las actividades económicas, el Gobierno redujo los elevados gastos que destinó el año pasado a paliar la pandemia, incluyendo el valor de los subsidios que distribuyó entre los más pobres y los gastos en salud y adquisición de vacunas.

La crisis del año pasado hizo que Brasil terminara 2020 con un déficit histórico en sus cuentas públicas de 1,015 billones de reales (unos 182.621,7 millones de dólares), equivalente al 13,63 % del PIB, con lo que más que dobló el saldo negativo de 2019 (429.154 millones de reales o 77.185,9 millones de dólares), cuando supuso el 5,79 % del producto interior bruto (PIB).

El déficit de todo el sector público brasileño en los últimos doce meses hasta octubre, en cambio, cayó hasta 398.738 millones de reales (unos 71.715,5 millones de dólares), que corresponde al 4,72 % del PIB, el menor porcentaje en lo que va del año y que representa un regreso al nivel que estaba antes de la pandemia.

De mantener en los últimos dos meses del año la actual política de ajuste fiscal; Brasil puede terminar 2021 con un déficit fiscal inferior al de 2019; que fue el menor registrado desde 2013, cuando el saldo negativo era equivalente al 2,96 % de su economía.

BRASIL Y LA CAÍDA

El déficit fiscal de Brasil llegó a ser igual al 10,22 % del PIB en 2015 y al 8,98 % en 2016, pero comenzó a caer con las medidas de ajuste fiscal impulsadas por el entonces presidente, Michel Temer (2016-2018); que decretó la congelación de los gastos, las cuales también han continuado y se han fortalecido con el actual mandatario, el ultraderechista Jair Bolsonaro.

En las últimas semanas, sin embargo; el mercado financiero brasileño ha sufrido con turbulencias por las señales de que el jefe de Estado puede abandonar la política de austeridad fiscal y elevar los gastos públicos en 2022; año en que intentará su reelección.

El Banco Central informó igualmente este martes que la deuda bruta del sector publico brasileño; se ubicó en octubre en 7,009 billones de reales (unos 1,260 billones de dólares); equivalente al 82,9 % del PIB, con lo que siguió cayendo con respecto a los meses anteriores.

El nivel de la deuda se mantuvo estable con respecto a agosto (82,7 % del PIB) y septiembre (82,9 %) de este año; pero cayó casi seis puntos porcentuales desde diciembre del año pasado (88,8 %) y cerca de ocho en relación a octubre de 2020 (90,7 %).

De acuerdo con el organismo emisor la caída de 5,9 puntos porcentuales en la relación entre la deuda y el PIB; en lo que va de este año fue provocada principalmente por el crecimiento de la economía; que hizo que esa relación se redujera en 10,6 puntos porcentuales.

Sin embargo; los intereses elevaron la relación entre deuda y PIB este año en 4,6 puntos porcentuales y la devaluación cambiaria la aumentó en 0,5 puntos porcentuales.

Pese a su mejoría en los últimos meses; el elevado valor de la deuda pública de Brasil es uno de los indicadores que más preocupa a las agencias de calificación de riesgo. De acuerdo con los datos del Fondo Monetario Internacional, la deuda bruta de otros países emergentes no supera el 50 % del PIB.

EFE

Loading...