Dalia Berlín y sus propias meninas

ARTE Y CIUDAD

Dalia Berlín, nace es España y es licenciada en Diseño de Interiores, reside desde hace muchos años en el sur de la Florida, Estados Unidos. Hace 5 años nada más descubrió, quizá porque siempre estuvo allí pero dormida, su verdadera pasión: El arte. Desde entonces su carrera más nunca se detuvo.

Loading...

ARTE  de

Esta emprendedora artista reinterpreta en su investigación visual a las Meninas de Velásquez, y afirma que cuando se enfrenta al lienzo nunca sabe el resultado final ya que cada Menina expresa su propio espíritu que la guía con su pincel.

Sus Meninas han viajado para ser exhibidas en importantes espacios de galerías de arte, ferias, bienales y museos de Europa, Estados Unidos y Suramérica tales como Art Contest Miami Basel Season, Aqua Art Miami, ICFF2018 NYC, Carousel du Louvre en Paris, Reveal, Bienal de Buenos Aires, en el Borges, Paris Contemporary Art Show, y Mayo-Noviembre del 2019 en la Bienal de Venecia-Palazzo Bembo con el Centro de la Cultura Europea. Artista visual AP, entre otros.

Su empeño, su capacidad creativa y la fuerza que trasmite en cada obra, le han permitido estar siempre lista para atrapar con las dos manos y bien fuerte las posibilidades inesperadas que nos regala la vida, en un lenguaje no formal, trazos muy gestuales en sus pinturas que no poseen rasgas faciales, pero magníficamente ejecutadas.

Dalia utiliza una paleta muy cromática y abierta en la vida de alguien que ve colores donde otros ven grises, y que de una interpretación ha hecho de su obra una propuesta original, por un discurso con un hilo conductor coherente y la gran plasticidad que le imprime a cada una de sus piezas, esta mujer deja todo en el terreno de lo maravilloso que es el arte, una imponente artista que se ha animado a ser la protagonista de su propia historia, con las meninas de ella.

Ydelisa. ¿Cuándo y cómo fue tu encuentro inicial con la expresión plástica?

DB: Tuve la buena suerte de tener una amiga que me insistió en ir al Aventura Art Studio a tomar clases de pintura. Eso fue por el 2015 y yo estaba pasando por unos momentos muy difíciles y allí encontré un mundo de sueños a colores.

YR: ¿En qué momento empezó tu diálogo con las Meninas de Velázquez?

DB: Pues mira en el estudio la primera clase era en grupo y había que pintar un elefantito. A mí me pareció divertido, pero cuando acabé ese lo primero que pinté por mi cuenta fue un díptico titulado Meninas de la Amistad, en las que aparecen dos, entregándose una rosa amarilla.

YR: Manifiestas que cada menina tiene un espíritu propio que te cautiva, que se apoderan del lienzo y se aparecen ante ti como si un duende las pintara. ¿Qué encuentras en cada narración de esas historias?

DB: Esa parte del proceso a mi me alucina, realmente es algo místico o mágico porque hay unas que entran en mi mente en los momentos más inesperados y curiosos, como si plantaran una semilla y a veces son meses que me rondan por la cabeza, y en otras ocasiones, es que las tengo que plasmar de inmediato.

YR: En el cuadro Las Meninas de Diego Velázquez, algunos críticos han asegurado que él retrata en ella a la infanta Margarita, hija del rey Felipe IV. ¿A quién retrata Dalia en sus telas cuando asume el tema de las meninas?

DB: Vaya, esa es una buena pregunta. Creo que el mundo de las princesas esconde mucho de lo que no podemos siquiera imaginar. Es un mundo que me lleva a la infancia a recordar lecturas de Sisi emperatriz y ver esas bodas de las familias reales de Europa. La verdad es que retrato esa magia que la rodea.

YR: Una de las varias hipótesis que se plantean sobre la interpretación de esta obra es una alegoría del triunfo de la pintura, es decir, la idea de que la pintura ha trascendido porque tiene un concepto: ¿Lo asumes también así cuando pintas las meninas, como una forma de reafirmar que la pintura está viva en el arte?

DB: Definitivamente, al 100%. La idea de perpetuar el legado del mensaje infinito de Velázquez se crea en cada una de mis obras y siento que logro unir el eslabón en la cadena que va del pasado al futuro.

YR: Hay quienes afirman que tu propuesta es muy española y que pintas con la furia del caballo y la nobleza de los toros. Calificativos muy propios de la Madre Patria: ¿Qué dices al respecto, sientes que sí trasmite toda esa fuerza en tu trabajo visual?

DB: Me haces reír, pero en serio, me siento que sí transmiten toda la pasión que le pongo a la vida misma.

YR: ¿Cómo construyes tu paleta en la obra?

DB: Cada obra y sus colores. Unas hablan en voz alta y otras más tenues para que te fijes en lo que quieren contar. Por suerte mi carrera de diseñadora de interiores me ha dado 34 años de experiencia con los colores y francamente vivir en el paraíso que es Miami con la luz de los atardeceres y los colores del Caribe, qué más puedo pedir.

YR: La teoría del color de Goethe, se constituye en la búsqueda para dar cuenta a la esencia general del color. Tu trabajo en esencia es cromático: ¿Qué es para ti el fenómeno del color en la comprensión de sus dimensiones estéticas?

DB: Para mi el color es mucho más que la luz que transmite. Color es pasión, amor, lealtad, dolor toda la gama de sensaciones que conlleva la psicología del color, todo eso en teoría fenomenal, a la hora de pintar la obra escoge sus propios colores, no hay dudas, solo el camino que dicta la obra; es un ímpetu que traza todas las sensaciones del momento en el que pinto, y es una conexión única que cada lienzo adopta. La verdad es que no sé muy bien cómo explicarlo con palabras pero el color lo expresa todo.

YR: ¿En qué momento el color es suficiente para la pintura? ¿Cuándo decides la ausencia de color?

DB: Es algo que me da mucho que pensar, pero es que yo realmente sueño a colores. La única menina que por ahora he pintado en blanco y negro se llama Menina Dolores, y la pinté justo al saber quién había ganado como presidente, me sentía incrédula, realmente fue una situación indescriptible.

YR: Utilizas también como vocabulario para expresarte la estética digital: ¿Qué efectos tiene esta práctica en el aspecto técnico?

DB: Bueno, por suerte tengo mucha experiencia en el mundo 3D con los diseños de proyectos en CADD, justo a raíz de esta época de confinamiento decidí experimentar con técnicas variadas y una de ellas ha resultado muy divertida usando el iPadPro y aplicaciones de arte.

YR: ¿Cuál ha sido la influencia de los avances digitales en el desarrollo de tu obra?

DB: Pues me ha dado pauta a una soltura distinta. En lo digital puedes pintar cada cosa en diferentes capas, lo cual da a probar diferentes colores para los fondos y para las vestimentas. También he empezado a crear sombras a base de textura en el lienzo, logro eso mucho con mis collages, pero en el mundo digital es todo mucho más ligero y rápido ya que no he de esperar a que seque.

YR: ¿Juegas con la imagen y permites que ella se auto diseñe o también agarras algunos pixeles para borrar otros?

DB: Pues lo de borrar es mágico porque siempre puedes echar un paso hacia atrás en el ipad, mientras que en el lienzo he de poner otros colores para enmascarar la capa que quiero cambiar.

YR: Eres de las chequea tu Instagram al empezar el día?

DB: Siii, adoro la carga visual que conlleva Instagram. Mañana, tarde y noche lo sigo a menudo, es una estimulación visual muy importante para mí como diseñadora y artista. Me paseo por el Prado, el Thysen, El Reina Sofia, y por el Tate y el Malba, sin tener que salir de casa y en lo que me tomo un café, me encanta seguir las cuentas de los museos que siempre tienen unas historias de cada obra y para mi son como cuentos de hadas.

YR: Háblame de la incorporación de sellos en tus obras y billetes españoles de tiempos pasados: ¿Qué significados le das a esas intervenciones?

DB: Creo que nace de la búsqueda de honrar el pasado. El uso de pergaminos y folios de textos antiguos, tanto billetes como sellos y de encontrar poemas de Cervantes o Lorca, hace que la obra cobre una especie de llamado al pasado como si de una cápsula del tiempo se tratara.

YR: El Arte avanza en saltos cualitativos dados por los grandes movimientos. Esto nos sugiere que su dinámica requiere del plural para crecer. ¿Cuál es tu idea sobre el aferrarse al individualismo y la dependencia de muchos artistas de ciertas tendencias en demodé para desarrollar su obra?

DB: Bueno, mira, realmente lo que veo en muchas ferias y me llama mucho la atención es el artista que busca crear elemento ‘shock’. Un grito a lo espeluznante que no sabe uno si estudiarlo con más profundidad o si seguir de paso. Especialmente, este año en la Bienal de Venecia, vi muchas instalaciones cuyo fin eran crear sensación de asco y francamente, como elemento visual uno grita: ¡basta! Creo que las tendencias vienen como alaridos de la humanidad, reflejando las situaciones que vivimos.

YR: Surge una pregunta clásica: ¿El artista plástico debe pensar su tema o el razonamiento atenta contra la auténtica expresión de la pintura?

DB: El artista plástico debe pensar, soñar y convivir con su tema como si de una segunda piel se tratara. La auténtica expresión nace del alma, a nivel celular y ser genuino con uno mismo a pesar de lo que digan es el valor más importante para mí.

YR: En algunas entrevistas has manifestado que, a través del arte te volviste a encontrar con el amor. ¿Por qué el Arte te ha hecho sentir nuevamente tu piel?

DB: Sí es cierto, me he enamorado de la sensación de libertad que experimento al pintar. No tengo que dar motivos ni explicaciones, pinto para mi en ese momento lo que siento, a veces son cinéticas y en constante movimiento, a veces románticas, y en otras ocasiones en geometría como íconos, pero siempre reflejan mi pasión por darle vida a lo que me hace sentir enamorada.

YR: Cómo es tu encuentro cotidiano con la inquietud artística y tu vida personal?

DB: Bastante jaleo. De día trabajo, de mañana, tarde y noche soy mamá, hija, hermana, amiga, y muy de noche pinto y pinto y pinto. Me hace sentirme viva y mis hijos dicen que si pinto más cuadros tendremos que empezar a colgarlos del techo.

YR: ¿Bajo qué estados anímicos produces tu obra?

DB: Siempre que pinto estoy feliz y viendo lo bella que es la vida, realmente soy un alma positiva y pintar tristeza no sé, no es lo mío. Solo me pasó el 14 de febrero hace dos años, el día que hubo un tiroteo en el colegio de Parkland, aquí en Florida, ese día pinté furiosa y muy, muy triste.

YR: ¿Qué te complace de tu presente?

DB: Me complacen todas las oportunidades que se abren ante el camino. Las búsquedas de reinventarse, de aprender de todo lo que me apetece. Acabo de completar un seminario alucinante en MIFA en el Doral con HispaFest, sobre el ekfrasis y mi obra de artista. La búsqueda de la descripción poética sobre el contenido visual. Ese tipo de lenguaje me abre los ojos a tantas cosas que no conozco de mi misma obra. Realmente me apasiona aprender.

YR: ¿Qué visualizas en tu futuro como artista?

DB: Creo que lo que está por venir es un lenguaje completamente nuevo e insólito. La búsqueda de la tercera dimensión en ciertas esculturas que estoy investigando, reutilizando botes de medicinas como medio, es algo muy profundo que une a la alta pandemia con la intención de usar medicamentos para enfermedades mentales, contrastando el glorioso mundo de las meninas. Como la canción de Frank Sinatra: Lo mejor está aun por venir!

YR: Dalia, muchísimas gracias por haber aceptado compartir con nosotros a través del diario elsiglo, parte de lo edificante y constructivo de tu recorrido en el campo de las artes visuales. Ha sido un gusto poder penetrar en ese mundo interior tan mágico y que apuesta a una artista con un alma en positivo ante la vida.

DB: Me da mucho placer colorear vuestro día y para mí es todo un honor poder compartir mi pasión por las meninas. Estoy sumamente agradecida por esta oportunidad.

Dalia Berlin, artista visual, coloreando el mundo Menina a Menina.

@daliaberlin
www.berlindesigns.com

Lcda.Ydelisa Rincón González
Directora Marca Impulsando Creaciones.

Loading...