España reanuda parcialmente su actividad industrial

El tejido laboral español sale progresivamente de la hibernación a la que ha sido sometido por la amenaza del covid-19, según reseña RT.

Loading...

El tejido laboral español sale progresivamente de la hibernación a la que ha sido sometido por la amenaza del covid-19, según reseña RT.

Este lunes 13 de abril vuelven al trabajo los empleados de algunos sectores no esenciales afectados por el decreto del pasado 30 de marzo, que impuso el cese de toda actividad económica no imprescindible hasta el 9 de abril, la fecha inmediatamente anterior a los festivos nacionales de la Semana Santa.

De esta manera, parte del sector industrial, la construcción, algunas oficinas y los empleados del hogar pueden retomar su actividad, sometidos, no obstante, a importantes medidas de seguridad impuestas por las autoridades para impedir un repunte de contagios.

Estos servicios se suman así a los considerados esenciales, que en ningún momento pararon su actividad: los servicios sanitarios y alimentarios, la distribución de combustible para la automoción, el comercio por Internet y las telecomunicaciones, entre otras labores consideradas de primera necesidad, como los medios de comunicación.

No obstante, tal como se apunta con insistencia desde el Gobierno, el Estado de Alarma continúa en vigor, y las restricciones se mantienen para la mayor parte de las empresas e instituciones: todos aquellos establecimientos comerciales no esenciales, como bares y restaurantes (excepto para comida a domicilio), establecimientos de ocio, hoteles y centros deportivos o culturales permanecerán cerrados, al igual que los centros docentes de cualquier nivel.

Por su parte, los ciudadanos confinados en cuarentena, que comenzó el 14 de marzo, también siguen sometidos a las mismas normas: solo pueden abandonar sus domicilios para adquirir alimentos o productos sanitarios, para ir a trabajar en caso de que su ocupación lo justifique, o para acudir al banco, atender a personas dependientes, pasear al perro por las cercanías del domicilio o para desplazamientos inaplazables por causas de fuerza mayor.

¿Quién vuelve a trabajar?

Uno de los principales sectores en recuperar paulatinamente su actividad es el de la construcción, aunque con ciertas limitaciones: no se reanudarán las obras en los edificios habitados, salvo que se trate de una urgencia o siempre que pueda separarse el acceso de los trabajadores y de los residentes o usuarios.

También se reactivarán las principales industrias, y volverán al trabajo los técnicos de suministro de calefacción y aire acondicionado.

Empleados del hogar, agentes de peajes de autopista, sindicatos laborales y despachos jurídicos también podrán regresar al trabajo desde este lunes.

¿Qué reglas hay que seguir?

Quien se incorpore hoy a su puesto de trabajo debe cumplir estrictamente las medidas de seguridad impuestas por el Ministerio de Sanidad:

  • No se puede ir a trabajar si se presentan síntomas. En tal caso, se debe llamar a un teléfono habilitado para este tipo de casos y seguir las recomendaciones que se reciban.
  • No acudir al trabajo si se ha estado en contacto con alguna persona que haya dado positivo. Los trabajadores en esta situación deberán prolongar su cuarentena durante, al menos, otros 14 días.
  • No trabajar presencialmente si se puede hacer desde casa.
  • Los trabajadores con perfil de alto riesgo (personas con edad avanzada, hipertensión, diabetes, cáncer, patologías cardiovasculares o pulmonares crónicas o mujeres embarazadas) deberán consultar con su médico antes de retomar su trabajo.

Críticas al Gobierno

La decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez de permitir este retorno parcial al trabajo en España no ha estado exenta de críticas, especialmente desde los representantes de algunos gobiernos autonómicos.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, criticó a finales de la semana pasada la falta de claridad de la medida de Sánchez, incidiendo en que en aquel momento aún no se había definido «qué sectores pueden empezar a trabajar». Por su parte, la portavoz de la Generalitat de Cataluña, Meritxell Budó, cuestionó la decisión del Gobierno y exigió saber «en qué datos se ha basado para tomar esta decisión de desconfinamiento».

Poco después, en la mañana del domingo, era el propio presidente Sánchez quien salía al paso de las críticas, subrayando el aval técnico que respalda su decisión: «Nos basamos en criterios del comité científico que asesora al Gobierno para la toma de decisiones», aseguró.

Un contexto delicado

Esta restauración parcial de la normalidad laboral en España tiene lugar en un momento en el que, si bien las cifras comienzan a indicar una desaceleración de los efectos de la pandemia, la situación es aún impredecible y existen considerables riesgos.

Precisamente uno de los miembros del comité científico que asesora al Gobierno, el epidemiólogo Antoni Trilla, alertó en una reciente entrevista en Catalunya Radio de la posibilidad, más que probable, de que esta fase de incorporación a la vida laboral redunde en nuevos contagios: «Lo lógico es que aumente el número de casos –explicó–. De hecho, es esperable que aumente».

El propio Trilla recordó, durante la misma entrevista, que la pandemia “no se ha acabado y probablemente no se acabará hasta que tengamos una vacuna”.

Las medidas de confinamiento impuestas por las autoridades españolas están empezando a revelar su eficacia a través de los últimos datos. Este lunes se registraron en el país 517 nuevas muertes por coronavirus. Pese a que se trata de una cifra muy alta, viene a consolidar una tendencia a la baja que comenzó la semana pasada. Las últimas mediciones arrojan un incremento diario de las víctimas mortales ligeramente superior al 3 %, lo que contrasta significativamente con el 30 % que llegó a registrarse en los peores momentos de esta crisis.

Respecto a los nuevos contagios, el último registro apunta 3.477 casos detectados este lunes, que suponen un incremento bajo, de tan sólo un 2 % diario, lo cual permite afirmar que la curva de evolución de la pandemia se encuentra ya en su fase de aplanamiento. Ahora, es el temor a un repunte propiciado por el desconfinamiento progresivo lo que constituye la principal preocupación de las autoridades. 

UN

Loading...