En una emboscada mataron a supervisor jefe de la PNB

Este domingo aproximadamente a las 8:00 de la noche, un funcionario de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) cuando regresaba a su domicilio establecido en el sector Las Casitas del barrio San Basilio del municipio Tomás Lander, en Ocumare del Tuy, fue asesinado a balazos.

Loading...
Carmelo Alexander Camejo Aponte, asesinado en una emboscada
Carmelo Alexander Camejo Aponte, asesinado en una emboscada

De acuerdo a las fuentes consultada, el supervisor jefe Carmelo Alexander Camejo Aponte, de 34 años de edad, adscrito a la División de Vehículos de la PNB, ubicada en San Bernardino, lo interceptaron específicamente en un callejón, a pocos metros de su residencia en donde le hacía espera sus seres queridos, y sin ningún motivo aparente le cayeron a tiros, causándole la muerte casi de manera inmediata.

Al parecer, los delincuentes se percataron que el hombre era un funcionario activo de la PNB y por ese motivo le montaron cacería e incluso sabían los sitios que frecuentaba regularmente.

Y este domingo en la noche lo vieron cuando regresaba a su domicilio y sin darle tiempo a la defensa, los hampones le malograron su vida. Antes de emprender la huida, los sospechosos le arrebataron un celular, comida que le llevaba a sus hijos y dinero en efectivo.

Poco después se acercaron sus compañeros de trabajo y funcionarios de la División de Homicidios de Miranda, quienes se abocaron en lo inmediato a las investigaciones y además, de peinar la zona tras la captura de los homicidas.

Con la ayuda de la Red de Inteligencia Vecinal, los funcionarios identificaron a los delincuentes a través de los respectivos apodos, los cuales no fueron revelados a los medios de comunicación social. Al parecer, los individuos forman parte de la banda de “El Cachete”, organización delictiva implicada en una serie de homicidios ocurridos en el municipio Tomás Lander, en Ocumare del Tuy.

Asimismo el grupo delictivo aparece incurso en los delitos de robo y hurto de vehículos, cobro de vacunas, extorsión, secuestro, violaciones y en otros hechos. Posee un arsenal de alto calibre, según la información revelada por las fuentes consultadas.

Se trata de una peligrosa organización criminal que mantiene al acecho a los comerciantes con el cobro de vacunas y funcionarios de los distintos organismos policiales de esa jurisdicción.

Por tal motivo, los sabuesos de Homicidios de Miranda tienen bien adelantadas las investigaciones y en las próximas horas se tendría información sobre el paradero de los matones. A las investigaciones se unieron los funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales y la Policía Municipal de Ocumare del Tuy.

Vale precisar que la institución policial sufrió otra baja, ya que el supervisor jefe Carmelo Camejo era uno de los funcionarios más honesto y además implacable con las bandas vinculadas a perturbar la paz y tranquilidad de los pobladores.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo
foto | RAFAEL SALGJUERO

Loading...