Nueva Zelanda reforma su ley de armas tras el atentado en Christchurch

El gobierno de Nueva Zelanda anunció hoy cambios en la ley de armas a raíz del atentado de Christchurch que causó 50 muertos y 50 heridos, y que según la Policía fue cometido por un único asaltante, el australiano Brenton Tarrant.

La reforma legal fue acordada «en principio» por el Ejecutivo, que se reunió en Wellington por primera vez desde la masacre, y sus detalles se darán a conocer en un plazo de diez días desde los ataques, según detalló la primer ministra, Jacinda Ardern.


La mandataria evitó precisar, tal como se esperaba, si la reforma incluirá la prohibición de la venta de armas semiautomáticas como las utilizadas en el asalto a las dos mezquitas, al asegurar que hay varias cuestiones que hay que abordar antes.

En los días previos, Ardern había anunciado una «respuesta rápida» tras conocerse que Tarrant compró las cinco armas que utilizó, incluidas dos semiautomáticas, tras obtener el permiso de armas en noviembre de 2017, poco después de establecerse en el país.

«Hay muchos neozelandeses que cuestionan la venta de armas semiautomáticas», aseguró Ardern en rueda de prensa en la que quiso dejar claro la «completa unidad» del gobierno de coalición a la hora de modificar la ley.

«Como gobierno estamos absolutamente unidos y tenemos muy claro que el ataque del viernes en Christchurch fue nuestro peor ataque terrorista y que este puso en evidencia una serie de debilidades en la ley de armas de Nueva Zelanda», añadió la mandataria.

El consenso en el seno del gabinete fue confirmado en la misma comparecencia por el viceprimer ministro, Winston Peters, líder del partido nacionalista NZ First que con anterioridad se había opuesto a reformar esta ley.

«Tras los hechos del viernes nuestro mundo cambió para siempre y también lo harán nuestras leyes», zanjó Peters, tras la reunión del gobierno, que también anunció una comisión para investigar la actuación de las agencias estatales de seguridad e inteligencia antes del atentado.

La armería Gun City, que vendió a través de internet cuatro de las armas que utilizó Tarrant, dio su «pleno apoyo» a la reforma de la ley, que Nueva Zelanda ha abordado sin éxito varias veces en el pasado, en una declaración de su propietario, David Tipple.

Tipple se ofreció a colaborar para «garantizar que cualquier revisión y cambio de legislación evitará otro incidente» tras reconocer que «no detectamos nada extraordinario sobre el titular de esa licencia de armas».

El propietario de la armería también dijo que ninguna de sus tiendas vendió la semiautomática que aparece en el vídeo del asalto a la primera mezquita retransmitido a través de Facebook por Tarrant, al que la Policía considera como el único autor de la masacre.

«Quiero dejar claro que creemos que hubo un único atacante responsable de ese horrible incidente», declaró a la prensa el comisionado de la Policía, Mike Bush, quien hasta hoy había evitado confirmar este extremo pero que aclaró que la investigación no descarta que el asaltante contara con ayuda.

 

EFE