Aguas negras producen colapso en viviendas de San José

184

Lo que comenzó como un pequeño bote de aguas servidas se ha convertido durante un año en una verdadera calamidad para algunos vecinos de la calle 15 de San José en la ciudad de Maracay.

Una vertiente de aguas negras baja por la avenida como un caudal, afectando no sólo la vista, si no los malos olores que de ella se desprenden, causando un grave foco de contaminación.

El agua fluye colapsando el paso de transeúntes

Víctor Saldarriaga, vecino afectado se pronunció, “más de un año lleva esa situación así, mi esposa se ha abocado a ir a todos los entes necesarios y a pesar de obtener respuestas, pues una cuadrilla de Hidrocentro hizo acto de presencia hace 8 meses exactamente, ofreciéndonos distintas soluciones, que iban desde que el tubo iba a ser conectado con el servidor de Piñonal, o que se le colocaría una conexión en forma de C para que quedara en el mismo sentido, no vinieron más por esta zona dejando eso como está”.

Por su parte, Magdalena Castillo, afectada por tener el agua frente de su casa comentó que “el olor es muy fuerte dentro de las casas, el aire acondicionado lo que hace es esparcir el olor dentro de la casa, además a diario vienen más de 12 garzas a buscar desperdicios allí y muchas veces hasta las hemos recogido muertas en la vía, se han tomado medidas de cerrar la calle, pero sin embargo eso no soluciona nada, acá hay más de 15 casas afectadas por estos olores, ya que no podemos permanecer fuera de nuestras casas, nos mantenernos encerrados para no percibir esos olores”.

Una de las viviendas ubicadas en donde fluyen las aguas negras es de Dulce Borges, que tiene paredes socavadas, ya que han causado derrumbes por la parte subterránea de la casa generando la fractura de la infraestructura.

“Hemos tomado muchas medidas para llamar la atención de las autoridades, pero no hemos recibido una respuesta certera, por lo tanto hacemos un llamado al alcalde Pedro Bastidas desde esta ventana, para que se reactiven los trabajos antes efectuados en el sector y así evitar el desplome de la vivienda, además hemos tenido niños con problemas graves debido al foco infeccioso que permanece fuera de sus casas”, dijo.

Cabe destacar que en el lugar donde las aguas negras abarcan casi la mitad de la calle, funciona un maternal y preescolar, y pese a los intentos del equipo periodístico de solicitar declaraciones, no fuimos atendidos, sin embargo algunos representantes que se encontraban en el lugar y que decidieron no ser identificados, expresaron que la situación es incómoda y que muchos niños se han enfermado con problemas respiratorios y de la piel.

NEHOMAR J. AZÓCAR S. | el siglo