Testimonio de Libby: compartió imágenes de autolesiones en Instagram

Cuando tenía 12 años, Libby se “enganchó” a publicar y ver imágenes de autolesiones en Instagram.

Loading...

Explica que la mayoría de fotos eran sobre cortadas, quemaduras y sobredosis. Su padre, Ian, dice que su familia denunció esas “explícitas” imágenes a Instagram, pero que la red social no hizo nada al respecto.

Libby decidió compartir su experiencia después de que la BBC publicase la historia de Molly Russell, que se suicidó en 2017, cuando tenía 14 años.

Tras su muerte, la familia de Molly indagó en las cuentas de las redes sociales que seguía, y encontró contenido sobre la depresión y las autolesiones.

Ahora Libby, con 16 años, explica a la BBC que compartía imágenes de sus heridas con 8.000 seguidores, atraída por una comunidad ‘online’ que se caracterizaba por fotos de autolesiones.

También te puede interesar: Más de 10.000 funcionarios resguardarán procesión de la Divina Pastora

“Estaba muy enganchada. Era como si tuviera que estar siempre siguiendo el ritmo, porque de lo contrario la gente dejaría de preocuparse”, cuenta Libby.

La chica cuenta que las imágenes era principalmente sobre cortadas, quemaduras y sobredosis.

Libby asegura que, si bien Instagram no hizo que se autolesionase, las imágenes que vio en el sitio sí “aceleraron la gravedad” de las cortadas.

“Veía fotos de gente y me decía: ‘Está bien. No importa lo grave que sea porque no están muertos, todavía no los ha matado'”, cuenta Libby.

“Todo eso hacía que ir más allá pareciera seguro”, añade.

El padre de Libby, Ian, se sorprendió por algunas de las imágenes que vio: “Soy exmilitar, y no vi ese tipo de cosas cuando estaba en el ejército”.

Lo que le impactaba no era solo las imágenes sino también los comentarios, con consejos sobre cómo autolesionarse.

Ian recuerda algunos que decían: “No deberías haberlo hecho de esta manera, deberías haberlo hecho así. No lo hagas aquí, hazlo ahí porque sangra más”.

 

Loading...