La mañana del pasado 27 de diciembre, Abelardo Francisco Da Silva, de 35 años de edad, salió de su residencia con la intención de hacer algunas diligencias, entre ellas a gestionar el papeleo por la compra- venta de una moto.

Loading...

Entre las actividades planificadas se desvió hacia el sector Santa María a ayudar a un amigo a reparar un vehículo, a partir de allí no se supo más de Da Silva.

También le puede interesar: Incendio calcina una carpintería, 5 coches y parte de una casa en El Salvador

Luego de transcurrir las horas y los días, sus familiares preocupados por la repentina y extraña desaparición empezaron a angustiarse y a llamarlo por su teléfono celular, el cual sonaba apagado.

Denilis Managuas, esposa de Da Silva, señaló, “él no acostumbraba irse de la casa, era un hombre muy responsable, no ingería alcohol, no tenía malas juntas, ni problemas con nadie”.
Asimismo relató, “según lo que me dicen los amigos que estaban con él cuando salió de Santa María, que se notaba indeciso hacia donde ir, él había manifestado que iba a Turmero, pero tomó rumbo a Villa de Cura, municipio Zamora, cosa que causó extrañeza entre los compañeros, pero no le dieron importancia”.

Después que transcurrían las horas y no había comunicación alguna, la esposa conjuntamente con los familiares, decidieron emprender la búsqueda, y a través de un amigo lograron ubicar la señal del celular a través del dispositivo GPS en Santa Cruz.
La señora de Da Silva dijo, “ya el 31 empezamos a ubicar la señal del celular, y nos indicaba hacia la vía de Santa Cruz, caminamos por la zona enmontada por donde está el puente y allí estaba sin vida mi marido”.

Presentaba dos impactos de bala en el rostro, así como cortaduras a nivel de la cabeza y la cara, que pudo haber sido provocadas con un objeto filoso tipo machete.
Abelardo Da Silva al momento de su desaparición iba en su carro un Cavalier, año 2000, placa A6860OG, color negro, se presume que lo asesinaron para quitarle el vehículo, ya que al momento del hallazgo el mismo no estaba en el lugar.

Familiares claman que se haga justicia y que la muerte de su ser querido no vaya a quedar impune, Da Silva deja en la orfandad a 3 menores de edad.
Entre tanto los detectives del Cicpc, Eje homicidio ubicado en San Pablo, municipio Mariño, están realizando las averiguaciones correspondientes para dar con el paradero de los responsables de este asesinato.

JOSÉ R. CARPIO G. | elsiglo
fotos | FAUSTINO PÉREZ

Loading...