En huelga de hambre se declara venezolano frente a la sede de la CIDH en Costa Rica

Loading...

José Javier Díaz Magallanes, un venezolano que emigró a Costa Rica, inició este martes una huelga de hambre absoluta frente a la sede de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en el país centroamericano, para exigir a los organismos internacionales que ejerzan presión ante el gobierno de Venezuela por la defensa de los derechos humanos.

También le puede interesar: Gobierno estrenará en 40 días Petrotienda.com para el intercambio comercial

Este hombre guariqueño de cincuenta años, desde el 2017 cruzó caminando las fronteras entre Colombia y Panamá, para llegar a la sede de la CIDH en Costa Rica, donde ayer decidió dejar de ingerir alimentos. Si su reclamo no surte efecto, anunció que se coserá la boca.

Su trágica historia comenzó el 27 de enero de 1992, cuando recluido en la cárcel de Ciudad Bolívar por delitos menores recibió un tiro por parte de un funcionario de la Dirección de Prisiones adscrito al Ministerio de Justicia. A este funcionario se le abrió un proceso judicial que no trascendió, ya que continuó ejerciendo labores como si nada hubiese pasado.

Como consecuencia del disparo de perdigones en la cara, Díaz Magallanes perdió la oreja derecha, sufrió desviación de la mandíbula, cefalea, pérdida transitoria de la memoria, desfiguración del rostro y desgaste en la mayoría de sus piezas dentales, según informe médico elaborado a raíz del suceso.

25 años esperando justicia

Veinticinco años después, José Javier Díaz Magallanes inició su travesía desde Ciudad Bolívar. Caminó hasta la frontera entre Colombia y Panamá. Allí le dijeron que no podía entrar sin los 500 dólares que exigen a los extranjeros. Se fue caminando a la Embajada de Panamá en Bogotá.

Tras avanzar unos 3 mil 200 kilómetros decidió llegar ilegalmente a Panamá, pero fue sorprendido por las autoridades de Senafront Panamá y lo devolvieron a Colombia. En Capurganá, por ser un sitio turístico se quedó un tiempo para tratar de reunir la suma requerida, según relató.

José Díaz logró llegar a Costa Rica en condición de solicitante de refugio internacional. Haber sido víctima de violación de sus derechos humanos le otorgó esta condición.

El clamor de un venezolano

Hoy, desde Costa Rica, decidió elevar su voz. “Mi llamado es a ejercer un frente común y unirnos de una vez por todas para erradicar el régimen que ha sembrado odio y terror, para acabar con esta crítica situación que está viviendo Venezuela”.

También insiste en que se aborde su caso, pues los daños que le ocasionó el disparo efectuado por aquél funcionario serán de por vida. Quiere que su caso sea procesado y resuelto por esta instancia internacional. “En primer lugar, la manera cómo se atendió mi caso jurídicamente y la constante negativa de las instituciones venezolanas fue lo que me obligó a tomar esta decisión de comenzar una huelga de hambre total en Costa rica, para de alguna manera pedir ayuda a las instancias internacionales y se le dé a los venezolanos acceso a la justicia y al debido proceso. Y una vez que esto se consiga Venezuela vuelva a formar parte de la CIDH”.

Díaz Magallanes exige justicia. “El gobierno venezolano tiene que responder por los delitos de lesa humanidad, por ser esta una situación grave y preocupante de la que todos los venezolanos conscientes debemos ocuparnos”.

José Díaz Magallanes exhorta a los ciudadanos venezolanos solidarios que se encuentren en Costa Rica a sumarse a esta iniciativa con pancartas y carteles, con los que expresen su sentir, su opinión y reclamen que se respeten los derechos humanos y que haya justicia y libertad en el país suramericano.

EC

Loading...