El Ibex 35 recupera los 8.800 puntos gracias a Brasil e Italia

Loading...

Las bolsas europeas arrancan la semana en verde para maquillar un mes de octubre que está siendo horrible para el mercado. El Ibex 35 intenta recuperar el nivel clave de los 8.800 puntos, que actuó de gran soporte en la última corrección y que perdió la semana pasada, gracias a la clara victoria presidencial de Jair Bolsonaro en Brasil, impulsando valores como Santander, Telefónica o Mapfre y a la tranquilidad que ofrece la deuda italiana, la prima de riesgo baja 300 puntos. La semana estará marcada por la avalancha de resultados empresariales en España, que ha comenzado hoy con los resultados del tercer trimestre de Bankia. Mañana será el turno de BBVA y el miércoles, de Santander.

También le puede interesar: Superintencia de Criptoactivos mostró ventajas de El Petro

imagen referencial

Las bolsas europeas intentan maquillar un octubre que está resultando desastroso para los mercados. El Mib italiano y el Dax alemán están liderando el rebote con subidas que superan el 2%. Hay cierto alivio entre los inversores gracias a que Wall Street apunta a fuertes avances en la apertura y que la deuda italiana experimenta una notable mejoría. El rendimiento del bono italiano baja al 3,3% y la prima de riesgo se sitúa por debajo de los 290 puntos.

Las dos situaciones despejan el camino para los inversores que quieren entrar a precios atractivos tras el castigo de cinco semanas de caídas consecutivas. Pero los expertos no están seguros de que la renta variable haya tocado suelo. “El ajuste sufrido hasta ahora en debería ser ya suficiente para poner las cosas en su sitio, pero el mercado continúa sobrerreaccionando sencillamente porque no tiene ninguna razón para dejar de hacerlo”, explican desde el departamento de análisis de Bankinter.

El debilitamiento económico está siendo una realidad. La semana pasada lo corroboró el PIB de EEUU y mañana será el turno de la zona euro. Los indicadores adelantados anticipan un crecimiento para el tercer trimestre del 0,3% frente al 0,7% del pasado año.

Al frenazo económico se unen la revisión a la baja de perspectivas para los próximos trimestres por parte de grandes compañías. Pese a ello el fondo del mercado no justifica el tamaño del ajustes, según los expertos de Bankinter. “El principal problema no es el ajuste en sí mismo, sino su velocidad, demasiado rápida, y esa velocidad genera una inseguridad que retroalimenta negativamente el proceso”, añaden.

Las subidas para el Ibex 35 son más moderadas, pero superan el 1% y sirven para recuperar los 8.800 puntos como soporte, que se había cedido en la pasada semana. Los ascensos son más moderados en la bolsa española pero afianzados por grandes valores como Telefónica, Santander, Mapfre o Repsol. Todas ellas celebran la victoria de Jair Bolsonaro en las elecciones presidenciales de Brasil. Aunque su perfil es inquietante e impredecible, los mercados acogen con euforia el mensaje del exmilitar de reformas y control del déficit para la economía brasileña. El real brasileño se revaloriza con fuerza más de un 1% y se sitúa en máximos de cinco meses respecto al dólar al marcar los 0,27 dólares.

En el Dax, la noticia de que China podría rebajar los impuestos a la compra de vehículos está disparando a todo el sector auto europeo. Volkswagen, BMW y Daimler capitalizan al máximo las subidas, pero Cie Automotive en el Ibex 35 sube más de un 4%. Sin embargo, el mayor ascenso del selectivo es Grifols que se anota alzas alrededor del 10% después de que el sábado desvelase novedades de calado en un ensayo sobre la enfermedad de alzhéimer.

En el lado opuesto del selectivo, se encuentra Bankia, que hoy ha presentado resultados, con caídas que rondan el 4%.

Esta semana para la bolsa española será la semana grande. BBVA y Ferrovial publican mañana; Santander, Telefónica, Repsol, AENA y Red Eléctrica el miércoles. El viernes se publicarán los índices adelantados de la actividad manufacturera de octubre de los países de la Zona Euro y del conjunto de la región, los PMI manufacturas, que servirán para hacernos una idea de si esa ralentización del crecimiento va a continuar en los próximos meses. Igualmente, y sin abandonar la Eurozona, mañana martes se publicará la lectura preliminar del mes de octubre de la inflación en Alemania y España, mientras que el miércoles se dará a conocer el mismo dato en Francia, Italia y en la Zona Euro. En EEUU, por su parte, el jueves se publicarán las lecturas finales de octubre de los índices adelantados de actividad de los sectores manufactureros y el viernes los datos de empleo del mismo mes, datos que serán escrutados muy de cerca por los mercados para conocer si las tan temidas presiones inflacionistas en los salarios están apareciendo definitivamente.

Desde el punto de vista técnico, perdido el martes pasado el gran soporte europeo, bautizado en Ecotrader como el Muro de Berlín -los 11.500 puntos del Dax 30 alemán-, las bolsas están pendientes ahora del nivel clave de Wall Street, el soporte urbi et orbi, o lo que es lo mismo, el de los 2.532 puntos del S&P 500, de los que depende la bolsa mundial y del que el índice estadounidense de referencia se encuentra a un 5%.

Un nivel que, de perderse, confirmaría un mercado bajista, ya que es la línea divisoria que separa una consolidación, del todo normal, de una corrección que pondría en jaque la continuidad de la tendencia alcista de largo de Wall Street. El impacto del nuevo presidente de Brasil está ya prácticamente descontado, al tratarse de una victoria esperada.

El temor a que se acerque el final del ciclo de crecimiento más largo en EEUU está pesando sobre el mercado más importante del mundo. Además, existe la duda sobre cómo saldrán los resultados empresariales. Un escenario que no recogen las previsiones de instituciones y analistas. De hecho, Manuel Arroyo, director de inversiones de JP Morgan Asset Management, indica que “a día de hoy no hay indicadores que apunten a una recesión a corto plazo”.

Eso sí, la incertidumbre no ha hecho sino ahondar los descensos que venía arrastrando Europa, más débil que Estados Unidos. Así, el Dax no pudo evitar perder su soporte clave, abriendo la puerta a una caída que puede alcanzar el 10%. “La amenaza de que podamos seguir cayendo a cuchillo no se cancelará mientras una eventual subida de corto plazo no lleve a los principales índices europeos a cerrar los huecos que generaron a la baja el pasado martes. Para ello el Dax debería conseguir recuperar los 11.525 puntos”, explican los expertos de Ecotrader.

El Dax y el Ibex 35 acumulan pérdidas de más del 13% en 2018. Es más, sólo en octubre arrastran un descenso de más del 9% y el 7%, respectivamente (en el caso del selectivo germano sería el peor mes desde 2016).

El Economista

Loading...