Los afganos se arriesgan a votar en la segunda jornada de legislativas

Loading...

Miles de afganos votan este domingo por segunda jornada consecutiva poniendo su vida en peligro, tras el aplazamiento de la votación en cientos de colegios electorales que no pudieron abrir el sábado debido a la violencia y los fallos de organización de las legislativas.

Los electores desafían de nuevo los riesgos de atentados de los talibanes y del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en unos 253 centros de votación. Otros 150 quedaron de nuevo cerrados por “motivos de seguridad”, según las autoridades.

El sábado votaron casi tres millones de electores de los nueve millones inscritos, según la Comisión Electoral Independiente (CEI), que organiza los comicios.

El balance de la jornada es de 17 muertos y más de 54 heridos en 193 ataques distintos, según un comunicado del ministerio del Interior, este domingo.

No obstante, un recuento realizado por la red de corresponsales de la AFP da cifras más elevadas: 65 muertos, en su mayoría civiles, y 225 heridos.

El ministerio del Interior de momento no dio cuenta de ningún incidente este domingo.

– Fallos y críticas –

Esta segunda jornada de votación, que en un principio no estaba prevista, buscaba subsanar las enormes dificultades logísticas sufridas la víspera en cientos de colegios electorales, de los que muchos abrieron tarde o no lo hicieron.

La presidencia declaró de urgencia la jornada como feriada.

Los electores hicieron largas colas ante los colegios electorales, en gran medida a causa de problemas como la falta de listas electorales o el mal funcionamiento de los terminales de reconocimiento biométrico utilizados por primera vez, lo que motivó críticas a la CEI.

El candidato Ahmad Saeedi consideró que “el pueblo asumió riesgos para cumplir con su deber pero el gobierno y la Comisión lo engañaron”.

“Qué vergüenza la falta de preparación de la CEI”, criticaba una internauta en la página de Facebook de la comisión. “No pude encontrar mi nombre en las listas electorales”, denunciaba otro.

La CEI presentó sus excusas, al tiempo que se defendió.

“Habíamos instalado un sistema de verificación biométrico por la presión de los partidos de oposición y del gobierno. Se decidió demasiado tarde. Los problemas eran inevitables”, declaró el sábado el jefe de la CEI, Abdul Badi Sayyad, en una rueda de prensa.

– “Las peores elecciones” – 

La confianza en la CEI se vio claramente perjudicada en estas legislativas, que son una especie de prueba antes de las presidenciales del próximo abril.

“La CEI demostró claramente su incapacidad para organizar elecciones aceptables y transparentes, por ejemplo publicando cifras falsificadas”, declaró a la AFP Thomas Ruttig, codirector del Afghan Analyst Network (AAN).

En su opinión, “son las peores elecciones a las que asistí desde 2004”, la primera organizada desde el fin de la era de los talibanes.

Un observador internacional de estas legislativas también aseguró, bajo condición del anonimato, no tener “absolutamente ninguna confianza” en la CEI.

“Hay muchos fallos y deficiencias en la organización de estas elecciones. Todos estos incidentes son una violación del código electoral”, declaró a la prensa el portavoz de la Comisión de Verificación Electoral, Ali Reza Rohani.

Y “la mayoría de problemas sufridos ayer continúan hoy”, domingo, lamentó.

El analista político afgano Harun Mir se mostró más moderado. “En Afganistán no esperamos unas elecciones sin fraude ni contestación. No hay duda de que se cometieron fraudes”, dijo a la AFP.

“Pero los electores enviaron un mensaje claro a los talibanes: tras largos años de guerra, no hay más que una opción, que es la política. Y si se observa la participación, esta elección fue un éxito”, aseguró.

Más de 2.500 candidatos están en liza por los 249 escaños en la cámara baja del Parlamento. Los resultados provisionales se conocerán el 10 de noviembre.

AFP

Loading...