Rumania tiene un cementerio lleno de humor y colores

Loading...

Ubicado en una pequeña aldea de Maramureş, Rumania, a escasos ocho kilómetros de la frontera con Ucrania, el cementerio de Săpânța es famoso en el mundo por sus singulares y coloridas tumbas que llevan en el centro la caricatura de la profesión del difunto.

Cementerio lleno de humor y colores

Las lápidas de este santuario demuestran alegría: los epitafios describen de manera original y poética sucesos sobre la vida del fallecido, algún episodio humorístico, alguna enseñanza o la historia de cómo falleció. El azul de Săpânţa es el color que predomina en este lugar único por su ambiente.

Origen del cementerio de Săpânţa

Los orígenes del cimitirul cesel din Săpânța (cementerio alegre de Sapanta) están vinculados a Stan Ioan Patras, un artista local que empezó a esculpir las peculiares lápidas en 1935. Para 1960 todo el cementerio fue poblado con cerca de 800 cruces de madera de roble, protegidas de la intemperie bajo una especie de tejado, convirtiendo este espacio en un museo al aire libre.

También te puede interesar:Demi Lovato hospitalizada tras sufrir una sobredosis de heroína

Ion Patras tuvo la idea de grabar epitafios y dibujos en las cruces que sus vecinos le encargaban para los funerales de sus seres queridos, tarea a la que se dedicó durante cuatro décadas, hasta su muerte en 1977.

En ese año continuó con dicho trabajo su sucesor, Pop Dumitru, quien vive en la casa de su maestro y mantiene su estilo.

Y como no podría existir una mejor manera de reconocer el arte del artista rumano, el fundador de este colorido “cementerio feliz” descansa en el mismo camposanto.

Fuente: Muy Interesante

Loading...