Dinamita pura para el ataque de Valverde del próximo año

El Barcelona ya trabaja en la confección de la plantilla de la próxima campaña. No habrá muchas incorporaciones. La hoja de ruta habla solamente de dos nombres y uno de ellos tiene pinta de concretarse en enero y no en el mercado estival. A falta de confirmación oficial, Antoine Griezmann reforzará al equipo azulgrana la próxima temporada.
Imagen referencial

Es un secreto a voces que Bartomeu ejecutará en breve la cláusula de rescisión del francés para reforzar así la delantera azulgrana. El otro fichaje es el de Arthur que de momento sigue en Gremio y sin una plaza de extra comunitario a su disposición.

Con la llegada de Griezmann el ataque azulgrana es temible. Solamente hace falta echar un vistazo a sus registros goleadores de esta temporada. Entre los cinco llevan ya la friolera de 124 tantos en todas las competiciones. Y no hay que olvidar que Dembélé se ha pasado media temporada lesionado y su aportación en este capítulo es mínima.

En este momento, tres de los cinco máximos goleadores de la Liga española formarán parte del ataque culé en el próximo ejercicio. Estarán liderados por Leo Messi que cabalga a pasos agigantados a por su quinta Bota de Oro y un nuevo Pichichi. Le siguen Luis Suárez y Griezmann. En tercer lugar está Coutinho que en España ha marcado seis tantos, pero venía de anotar 12 en Inglaterra.

El futuro de Dembélé

El que apenas ha marcado esta temporada ha sido Ousmane Dembélé. No ha sido un año fácil para el francés que solamente ha logrado cuatro goles, dos de ellos en el último partido frente al Villarreal. Vino con un pésima preparación de pretemporada. No se entrenó bien al declararse en rebeldía con el Borussia Dortmund para presionarle y fichar por el Barcelona.

La lesión que sufriría en Getafe cortó de cuajo su adaptación y lo tuvo casi cuatro meses parado. Su falta de integración al equipo hizo el resto. Sin embargo, el club sigue confiando en el francés. Aunque se barajó la opción de una cesión, el delantero la próxima temporada estará en el primer equipo y no se moverá.

Sería muy peligroso que se marchara fuera del control del club, aunque tuviera más minutos en otro equipo, y tuviera que iniciar dentro de dos temporadas un nuevo periodo de adaptación a Barcelona. El club ha considerado que lo mejor es que siga en el equipo y se vaya integrando al mismo ya de una manera definitiva.

Para ello le van a rodear de un excelente grupo de futbolistas que rebajarán la presión sobre el francés. Su cartel de heredero de Neymar, llegó justo después de la marcha del brasileño, no le benefició en absoluto. Las expectativas puestas en él fueron enormes y por diversos motivos no las ha cumplido.

Un millonada

El Barcelona dispondrá la próxima campaña de un ataque demoledor. La calidad de sus futbolistas es enorme y el gasto que ha supuesto traerlos también. Los cuatro fichajes le van a salir al club por 461 millones de euros, unas cifras mareantes. Coutinho, Dembélé, Griezmann y Luis Suárez son los cuatro fichajes más caros de la historia del Barcelona. Está claro que el gol se paga caro. La cifra podría ser muchísimo más alta si Messi no se hubiera formado en La Masía, lo que supone una llegada a coste cero.

Con el aterrizaje de Griezmann queda por ver qué sucederá con Paco Alcácer. El Barcelona pagó por él hace dos años 30 millones de euros y ahora intentará colocarlo en el mercado. El propio delantero es consciente de que con la llegada de Griezmann sus opciones de jugar el próximo ejercicio son mínimas.

Fuente: Marca.com

Loading...