Ofertas de compra del Petro rozan los 3.000 millones de dólares

Loading...

El gobierno de Venezuela anunció este martes que las ofertas de compra del petro, criptomoneda estatal lanzada ante los severos problemas financieros del país, están por alcanzar 3.000 millones de dólares.

Imagen referencial

“Ya el petro tiene cerca de 3.000 millones de dólares en intención de compra, tanto intención directa como intención de intercambio”, aseguró el vicepresidente Tareck El Aissami, en un discurso transmitido por la televisora gubernamental VTV.

El pasado 21 de febrero, el gobierno puso en marcha una preventa privada de 38,4 millones de unidades de petros -que se extenderá hasta el 19 de marzo-, de una emisión total de 100 millones.

Pero El Aissami no especificó ni la cantidad de petros negociados hasta ahora, ni su precio, en la oferta de compra por los 3.000 millones de dólares.

El gobierno estableció en 60 dólares su “precio de venta de referencia”, equivalente al valor del barril de la canasta de crudo venezolano, aclarando que podría cambiar según las fluctuaciones del mercado.

El economista César Aristimuño, presidente de la firma Aristimuño Herrera & Asociados, dijo a la AFP que el precio en la preventa está oscilando entre 20 y 30 dólares.

El 20 de marzo comenzará la oferta inicial pública de otros 44 millones de petros y 17,6 millones se los reservará el Estado.

El Aissami también informó que el presidente Nicolás Maduro autorizó mecanismos para que, una vez empiece la oferta pública, el sector privado pueda importar con petros.

Ante la caída del ingreso petrolero se desplomaron las importaciones, de las cuales depende el país debido al deterioro de la industria entre controles de precios y expropiaciones, y los venezolanos sufren una escasez crónica de alimentos básicos y medicamentos.

El debilitado tejido empresarial, que perdió 70% de su capacidad en la última década según patronales, podrá hacer operaciones de “compra y venta de materia prima, pago de servicios y desarrollo tecnológico, a través de nuestro criptoactivo”, afirmó El Aissami.

Para ello, la criptomoneda será incluida en un sistema de subasta de divisas reactivado a principios de febrero tras permanecer cinco meses congelado.

Un férreo control de cambios rige en Venezuela desde 2003, pero el mercado negro marca la pauta en muchos sectores de la economía.

La medida ordenada por Maduro de permitir importar con petros será “el entierro” de los marcadores paralelos, dijo El Aissami.

Desde la reanudación de las subastas, el bolívar -moneda local- se devaluó 90,47% en la cotización oficial, pero aún así es seis veces más baja que la del mercado negro.

Analistas dudan del impacto que pueda tener una criptomoneda emitida por un gobierno que dirige una economía con fuertes desequilibrios: alto gasto público, hiperinflación proyectada en 13.000% por el FMI para 2018 y una moneda que se deprecia aceleradamente.

Fuente: Panorama

Loading...