Hace 18 años los venezolanos aprobaron la nueva Constitución Nacional

CACIQUE

Hace 18 años los venezolanos acudieron a las urnas para decidir la aprobación de la nueva Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, propuesta por el fallecido presidente Hugo Chávez y consultada al país mediante un referendo aprobatorio.

Loading...

Un 15 de diciembre de 1999 concluía un proceso de casi un año, en el cual se resolvieron asuntos de trascendencia jurídica, política y social mediante la redacción de una nueva Constitución que sustituyera a la existencia desde 1961.

Lo decidido ese día sigue marcando el destino de Venezuela, ya que generó un cambio en la estructura del Estado venezolano en sus instituciones y en la concepción de la República.

Con el 71,37% de los votos los venezolanos aprobaron la máxima norma jurídica del país, mientras que 28,63% de los mismos rechazaron la propuesta, en un referendo que tuvo una participación del 44,38% de los electores.

Sin embargo, ese día el país vivió una de las peores tragedias en su historia, puesto que las constantes lluvias que cayeron en al menos 8 estados provocaron fuertes inundaciones, decenas de muertos y desaparecidos. Ese 15 de diciembre también sería conocido como la tragedia de Vargas.

La propuesta

Luego que el fallecido presidente Hugo Chávez inscribiera su candidatura para las elecciones del 6 de diciembre de 1998, su principal propuesta electoral fue la convocatoria inmediata a un referendo consultivo para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC), que escribiera una nueva Constitución.

La propuesta parte de lo establecido en el artículo 181 de la anterior Ley Orgánica del Sufragio y Participación Política de 1997, en la cual se permitía la realización de un referendo consultivo “con el objeto de consultar a los electores sobre decisiones de especial trascendencia nacional”. Este podría ser convocado por el Presidente de la República en Consejo de Ministros, el Congreso de la República o el 10% de los electores.

Aunque la ley permitía la convocatoria del referendo, esta no establecía que lo decidido en el proceso sea de obligatorio cumplimiento, y menos en el caso de una Constituyente, por lo que la diatriba jurídica surgió de inmediato entre políticos y juristas.

Fuente:Globovisión

Loading...