Migrantes burlaron control fronterizo en sur de Perú

Un grupo de decenas de migrantes burlaron este jueves el despliegue policial del control fronterizo entre Chile y Perú y trató de cruzar por el desierto la denominada Línea de la Concordia, que divide ambos países, a pesar de la entrada en vigor del estado de emergencia en las fronteras peruanas.

Migrantes burlaron control fronterizo en sur de Perú elsiglo.com.ve
Perú entabla un estado de emergencia en sus fronteras por la alta migración a su país. FOTO CORTESÍA

La tensión en la zona persiste hoy en este punto fronterizo, en la sureña región peruana de Tacna, limítrofe con la chilena de Arica, entre los agentes que lo resguardan y los migrantes que intentan ingresar a Perú desde Chile, tras el endurecimiento de los controles migratorios del país sureño.

Esta mañana, en esta zona fronteriza se registraron algunos enfrentamientos, tras los cuales un grupo de migrantes burló el cordón policial y se lanzó a cruzar en medio del árido desierto, si bien muchos de ellos fueron interceptados y devueltos.

Estos incidentes ocurrieron en el primer día del estado de emergencia decretado por el Gobierno peruano en Tacna y en todo el resto de distritos y provincias de los departamentos fronterizos con Ecuador, Colombia, Brasil y Chile.

La medida busca incrementar el “control de los ciudadanos extranjeros” en el país, tal como anuncio un día antes la presidenta Dina Boluarte.

Durante el estado de emergencia, que se extenderá al menos por 60 días, la Policía Nacional del Perú (PNP) mantendrá el control del orden interno con el apoyo de las Fuerzas Armadas y se restringe el ejercicio de derechos constitucionales relativos a las libertades de tránsito, de reunión y libertad y seguridad personales.

También te puede interesar: Habitantes del interior de Perú sienten abandono por el Estado

migrantes cruzan control fronterizo durante el estado de emergencia en Perú

Boluarte anunció este miércoles que el Consejo de Ministros había acordado declarar el estado de emergencia en todas sus zonas de frontera con Ecuador, Colombia, Brasil y Chile, que se suman a Puno, fronteriza con Bolivia, donde ya rige ese régimen de excepción por las protestas antigubernamentales de los últimos meses.

La mandataria dijo, además, que el Ejecutivo planteará al Congreso una “reforma constitucional para autorizar la intervención de las Fuerzas Armadas en las zonas de frontera”.

Durante su declaración, la gobernante responsabilizó a los migrantes de la criminalidad que afecta a su país, pues dijo que son ellos los que “lamentablemente están cometiendo” actos de delincuencia.

Añadió que el expresidente Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018) “permitió el ingreso libre por el norte de Perú” y, según sus datos, en ese tiempo entraron 800.000 venezolanos y “otros tantos haitianos” a los que responsabilizó de la criminalidad sin hacer distinciones.

“Por eso tenemos que hablar casi al unísono de migraciones con inseguridad ciudadana”, subrayó, en una declaración que hasta el momento no ha generado mayor reacción a nivel interno.

El pasado jueves, la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Perú advirtieron sobre el peligro y la “grave situación” de abandono que corre la población migrante en Tacna, al sur de Perú.

EFE

JAS