Quesos veganos, la alternativa a los lácteos

152

Los quesos veganos están elaborados con ingredientes de origen vegetal, como las semillas de girasol, las legumbres actualmente está en auge la algarroba y la soja; y las leches vegetales, en algunos casos a base de almendra u otros frutos secos, arroz, avena o patatas.

De esta manera, se agregan almidones para aportar elasticidad al queso, el más usual es el de patata. En cuanto a la cremosidad y textura, provienen de aceites vegetales, principalmente de coco. El sabor procede de ácidos naturales utilizados en su elaboración, como por ejemplo el zumo de limón o el vinagre de manzana. 

Por el cual el sabor del queso, se añaden algunos ingredientes como tomate deshidratado o hierbas aromáticas. También pueden incorporarse probióticos, bacterias naturales utilizadas para la elaboración de yogur que actúan para lograr una correcta fermentación.

El consumo de productos saludables se ha incrementado en los últimos años, sobre todo, con el propósito de cuidar nuestra salud y bienestar. Los productos que han sido utilizados para reemplazar alimentos son principalmente vegetales, sustituyendo en gran medida a los productos de origen animal. 

Asimismo, por ejemplo son las leches vegetales, que además de ser igual de nutritivas que una de origen animal, generalmente son más amigables con el medio ambiente. Entre los diferentes lácteos que se elaboran sustituyendo elementos de origen animal, están, además de la leche, el yogur y el queso. 

Es quizá el queso uno de los productos más difíciles de sustituir o eliminar de la dieta, ya sea por cuestiones médicas o por cambiar de hábitos alimenticios, por ello, los quesos veganos son una gran alternativa para quienes buscan sustituirlo o, simplemente, probar nuevos productos. 

Algunos quesos veganos no se derriten con facilidad, pero eso lo compensa su intensa cremosidad. La consistencia y el sabor son muy parecidos a los quesos de origen animal, aunque el sabor puede ser más tenue si se compara con los quesos madurados. 

Por su parte, existen tres clasificaciones de quesos veganos. Primero, el tofu, el más conocido, aunque no se suele considerar como un queso. Después, están los elaborados a partir de aceites, como el de coco, y almidones, por ejemplo, de patata o tapioca. Por último, se encuentran los que se realizan con frutos secos y semillas, como el anacardo, que aporta gran cremosidad. 

Existen quesos tipo parmesano, mozzarella, cheddar, etc. Los beneficios de consumir quesos veganos son múltiples. Son una alternativa con menos calorías y al no contener lácteos en su preparación, puede consumirse por personas intolerantes a la lactosa o alérgicos a ella, siempre bajo supervisión médica.

Sus usos son los mismos que los de un queso de origen animal, simplemente deben consumirse con moderación, sobre todo aquellos elaborados con aceites, ya que estos pueden estar ultrarefinados. Los quesos más saludables son los elaborados con frutos secos, debido a su gran aporte proteico.

Elsiglo