Etiopía está al borde de una crisis humanitaria y de derechos, advierte AI

Amnistía Internacional (AI) advirtió hoy de que Etiopía está al borde de una crisis humanitaria y de derechos humanos con la guerra civil en un momento crítico ante la amenaza de que los rebeldes lleguen a la capital y la imposición de un estado de excepción en todo el territorio nacional.

Loading...
Etiopía está al borde de una crisis humanitaria
Foto: Referencial

"La terrible crisis humanitaria y de derechos humanos que comenzó hace un año en Tigray se ha desbordado hasta llegar a otras zonas del país", declaró en un comunicado Deprose Muchena, director regional de AI para África Oriental y Austral.

Según AI, el estado de excepción declarado por el Parlamento federal de Etiopía el pasado 4 de noviembre (cuando se cumplía un año del inicio del conflicto), "es excesivamente general, pues se extiende a todo el país y restringe derechos humanos cuyo disfrute, según el derecho internacional, no se puede limitar ni suspender en ninguna circunstancia".

"Es un plan para la escalada de violaciones de derechos humanos como la detención arbitraria, en especial de defensores y defensoras de los derechos humanos, periodistas, minorías y quienes critican al gobierno, y pone a las personas detenidas en un riesgo mayor de sufrir tortura y otros malos tratos”, agregó Muchena.

AI señaló su preocupación por que las autoridades etíopes hayan rogado recientemente a la población civil que tome las armas para frenar a los rebeldes del Frente Popular de Liberación Tigray (FPLT) después de que los milicianos anunciaran su intención de marchar sobre la capital etíope, tras la toma en los últimos días de varias ciudades a menos de 400 kilómetros de Adís Abeba.

Igualmente, la organización pro derechos humanos dijo que habían observado un aumento significativo de publicaciones en redes sociales en las que se incita a la violencia y se utilizan comentarios étnicos ofensivos contra las personas de origen tigriño.

En este sentido, el pasado 3 de noviembre, Facebook eliminó una publicación del primer ministro etíope Abiy Ahmed (en la que pedía a los etíopes "prevenir, revertir y enterrar al terrorista FPLT"), al considerar que violaba sus políticas contra la incitación y apoyo a la violencia.

La guerra entre los rebeldes de Tigray y el Ejecutivo central estalló el 4 de noviembre de 2020, cuando Abiy, ordenó una ofensiva contra el FLTP, partido que gobernaba entonces la región, en represalia por un ataque a una base militar federal.

Hasta el momento, dos millones de personas han sido desplazadas internamente en Tigray y al menos 75.000 etíopes han huido al vecino Sudán, según datos oficiales.

Además, casi siete millones de personas afrontan una "crisis de hambre" por la guerra, según advirtió en septiembre el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU.

EFE

Loading...