Las belugas tienen un lenguaje sofisticado y aprenden el sonido de su nombre a los 3 años

Al ser animales altamente sociales, las belugas sonríen, cantan, hablan entre sí y transmiten conocimiento de generación en generación.

Loading...

Más de un tercio de las belugas en todo el mundo van a Hudson Bay, en Canadá, para pasar los meses más cálidos del año. En el Ártico canadiense, las aguas son mucho más templadas, y por eso escogen este lugar para tener a sus crías. Pasan ahí los meses de verano, enseñándoles sonidos sencillos que evolucionan a un lenguaje exclusivo de cada familia. Cada día, los bebés deben de comer la suficiente grasa para engordar medio kilo. Para agosto, tendrán que emprender su viaje de regreso más al norte, donde el hielo no promete ser complaciente para los recién nacidos.

Vacaciones de verano en el norte canadiense

Como parte de la serie documental Secret Lives of Whales, el explorador Brian Skerry emprendió una expedición a Hudson Bay para observar de cerca el comportamiento de las belugas. Se dio cuenta de que cientos de familias llegan ahí durante mayo y junio para descansar después de un viaje kilométrico desde el polo norte.

Muchas de las belugas hembra llegan embarazadas. A los pocos días de estar ahí, dan a luz a sus bebés, quienes nacen sabiendo nadar y comunicarse con sus madres. A pesar de que tienen una habilidad innata para detectar los sonidos que ellas emiten, a lo largo de los meses de verano tienen que aprender el lenguaje complejo de sus familias.

Abuelos, padres, madres, hermanos mayores y primos comparten un sistema de sonidos específico de su grupo, que los recién nacidos tienen que dominar antes de partir hacia el norte de nuevo. Skerry asegura que ésta es una señal más de que los cetáceos son animales que no sólo logran establecer lazos emocionales y sociales profundos, sino que generan cultura entre sí.

Los sonidos generalmente están acompañados de gesticulaciones faciales. Entre las ballenas, las belugas se distinguen por ser los animales más expresivos: sonríen, fruncen el ceño, se ríen y lloran, como lo hacemos los seres humanos. Según la cobertura de Skerry, ésta podría ser la especie de cetáceos más social que existe en la naturaleza. Prueba de ello es el lenguaje sofisticado que desarrollan entre ellas.

elsiglo 

Loading...