Neurofibromatosis tipo III, una enfermedad que le cambió la vida

A lo largo de la vida, las personas deben enfrentar distintos obstáculos, los cuales en muchas ocasiones son el impulso para crecer y convertirse en mejores seres humanos, y es que Dios no les da batalla a aquellos que no puedan enfrentarlas, tal es el caso de Dayeris Pacheco, quien desde hace ocho años se encuentra batallando contra una extraña enfermedad, pero que tiene la convicción que logrará vencerla.

Loading...

enfermedad

Con 28 años de edad, Dayeris Pacheco, quien reside en la población de Barrancas, estado Barinas, llevaba una vida absolutamente normal al lado de su hija, su madre y el resto de sus familiares.

Pero un día algunos dolores en diferentes partes de su cuerpo, la llevó a consultar un médico, quien posteriormente le diagnosticó una extraña enfermedad llamada Neurofibromatosis tipo III, y la que día a día la lleva a enfrentar nuevos retos.

HACE 8 AÑOS GOZABA DE BUENA SALUD

Dayeris Pacheco era una joven que gozaba de plena salud y quien además estudiaba 8vo semestre de Administración de Empresas, como cualquier otra muchacha se dedicaba a su pequeña hija y además trabajaba para llevar el sustento a su familia.

"Hace ocho años atrás era una mujer llena de salud, hoy batallo por vivir, para poder ver crecer a mi mayor tesoro, que es mi hija Sofía de 14 años de edad, actualmente me encuentro muy delicada de salud, por lo que recurro a la ayuda de las personas, para así poder librar esta batalla".

Señaló que la Neurofibromatosis tipo III, le produce unos tumores llamados Schawannomas en los nervios y los cuales se caracterizan por el dolor crónico, "desde el año 2013 quedé parcialmente paralizada de mis piernas, en vista de las consecuencias graves de esta enfermedad, tengo secuelas importantes".

Dayeris comentó que unas de las tantas secuelas de esta enfermedad la llevó a perder la movilidad de sus piernas, "no puedo caminar, desde hace 8 años me encuentro en cama, ya que no movilizo mis miembros inferiores, además tengo imposibilidad para la diuresis por lo que uso pañales y debo portar sonda vesical, ya que no puedo controlar esfínteres".

Destacó que esta extraña enfermedad le produce la pérdida de fuerzas generalizadas, "no me valgo por mi misma, gracias a Dios cuento con una maravillosa madre y con su valiosa ayuda puedo seguir esta lucha. Tengo escaras muy profundas que ameritan ser curadas diariamente, éstas se han convertido en mi peor pesadilla, pero con la ayuda de Dios todopoderoso, el buen cuidado y la dedicación de mi madre han ido cerrando".

Y es que los tumores que se encuentran en el área de la columna ocasionan una presión en el riñón izquierdo, "tengo un catéter doble J el cual debe ser cambiado en quirófano anualmente, además necesito ser operada de cuatro (Tumores/Schawannoma) que tengo alojados en mi columna y otro cerca del pulmón derecho, que ha ido creciendo progresivamente y es el que me tiene en cama, afectando mi cuerpo y gran parte de mis órganos creando una deformidad en gran parte de mi cuerpo".

MEDICAMENTOS QUE REQUIERE

Dayeris Pacheco no cuenta con los insumos necesarios para realizarse los estudios correspondientes, así como las medicinas que debe usar a diario para calmar el dolor del cuerpo, el cual cada día es más difícil, por lo que requieren de una mano ayuda.

Los medicamentos e insumos que necesita Dayeris Pacheco son los siguientes:
- Tramadol
- Gabapentina
- Carbamazepina
- Macrodantina
- Omeprazol
- Ciruelax-Milax
- Vitamina C y E
- Vitaminas
- Probióticos
- Ensure
- Gasas
- Guantes
- Adhesivo Leukoplas
- Hypafit
- Sonda vesical 2 vías de Silicón #14
- Catéter doble J de larga duración
- Pañales de adulto talla M
- Centros de Cama
- Bolsa para sonda vesical
- Toallitas húmedas
- Crema humectante para masajes

FORMAS DE AYUDAR
Para aquellas personas que deseen ayudar y conocer más del caso pueden seguirlo a través de sus redes @ayudemosadaye y los siguientes números de cuenta:

Pago móvil:
0412-774.4168
V-17.553.471
Mercantil

0105-0759-60-1759003050
Dayeris Pacheco
V-17.553.471
Mercantil Cuenta corriente.

MÓNICA GOITIA | elsiglo

Loading...