Sangrado en la nariz en los niños es más común de lo que se cree

Ver que un niño sangra profudamente por la nariz asusta a cualquier padre, sin embargo, el sangrado nasal, también denominado epistaxis, es común en niños y adolescentes menores de 15 años. Teolinda Mendoza de Morales, otorrinolaringóloga del Instituto de Otorrinolaringología de San Bernardino, explica que el sangrado nasal representa el tres por ciento de las emergencias pediátricas.

Loading...


“La epistaxis es raro que se presente antes de los dos años, luego el 30% de los niños menores de cinco años presentan un episodio, 56% de los niños de seis a diez años, 64% en niños de 11 a 15 años, predomina en el sexo masculino, en la raza blanca, y el 3% de estos niños presentan trastornos de la coagulación”.

La mayoría de las hemorragias nasales ocurre cuando los diminutos vasos sanguíneos que recubren el interior de la nariz, se rompen y sangran, estos vasos son muy delicados por lo que es muy fácil que se lesionen.

Señala que en los niños el sangrado proviene de la región anterior nasal o vestíbulo y casi siempre es producida por un traumatismo, mientras que en los adultos, estos episodios tienen que ver con el aumento de la presión arterial y el sangrado proviende de la parte posterior de la nariz.

Entre las causas de sangrado en la nariz está hurgarse la nariz, meterse algo en ella, un resfriado o alergia que van acompañado de estornudos y sonarse fuerte la nariz. Que el ambiente esté seco y caliente, lo que hace que la superficie interna de la nariz se agriete, se llene de costras y pique. También la rinitis, el tener el tabique desviado pueden provocar sangrado o tener un cuerpo extraño en la nariz. En casos más graves se debe a tumores o pólipos (no son usuales y se ven más en adultos), o trastornos hematológicos como la hemofilia, enfermedad de Von Willebrand, leucemia, trombocitopenia, anemias aplásicas y enfermedades del hígado. Igualmente el uso de ciertos medicamentos puede alterar las plaquetas ocasionando sangrado o el consumo o inhalación de sustancias ilícitas, tales como la cocaína.

La especialista indica que hay algunos signos de alarma que requieren de atención médica como los sangrados recurrentes sin causa aparente, cuando el niño amanece con sangrado en la almohada repetidas veces, hemorragia que no cede al tratamiento convencional de comprensión nasal, signos cutáneos de trastorno hematológico, uso de medicación de anticoagulantes y pérdida muy sanguínea importante que produzca shock hipovolémico.

“El sangramiento nasal puede provenir de la mucosa nasal por una simple irritación, pero debemos descartar ante la presencia de signos de alarma, la presencia de una enfermedad grave y no llevarnos una desagradable y triste sorpresa de coagulopatía, alteración de la coagulación, leucemia, tumores vasculares, entre otros”, comenta la doctora Mendoza.

Indica que lo importante es establecer la diferencia de algo sencillo de una patología severa. Agrega que es el especialista en oído, nariz y garganta el indicado para ello. Para llegar a un diagnóstico lo primero es que se le realiza la historia clínica al paciente, una endoscopia nasal, laboratorio y radiología de ser necesario.

Asimismo explica que al suceder un sangrado en la nariz, lo primero que se debe hacer es mantener la calma y sentar al niño, eliminar los coágulos mandando a soplar la nariz hacia adelante y luego comprimir la porción cartilaginosa de la nariz y colocar la cabeza en posición neutral. Ayuda colocar frío en la nariz y gotas vasoconstrictoras. Es el mismo procedimiento si sucede en un adulto, se debe esperar media hora. Es importante tranquilizar al niño ya que la sangre puede ponerlo nervioso, así como indicarle que debe respirar por la boca para que la comprensión nasal sea efectiva, no tapone el interior de la nariz con gasa y tampoco se acueste o acueste al niño. Estas medidas pueden funcionar y la idea es llevarlo e ir al especialista para su adecuado tratamiento específico con taponamiento nasal o cauterización del vaso sangrante.

Igualmente se debe buscar atención médica de urgencia si el sangrado dura más de 30 minutos, hay mareos o aturdimiento, el sangrado ocurre después de un accidente, una caída, un golpe en la cabeza o en la cara.

Para prevenir las hemorragias nasales

Se debe evitar hurgarse la nariz, sonarse demasiado fuerte, de tener alergias acudir al médico para tratarlas, si se practica un deporte que requiera protección en la cara llevar casco o equipo protector. Si se tiene la nariz reseca es recomendable usar un spray salino dos o tres veces al día. A los niños se le deben cortar las uñas ya que si se hurgan la nariz, estas no causen daño.

Elsiglo

Loading...