Jazmina Barrera y Florencia del Campo ensamblaron literatura hispanoamericana

Las escritoras Jazmina Barrera (México) y Florencia del Campo (Argentina-España) tendieron puentes entre la literatura hispanoamericana en el marco del Día del Libro, apostando por un camino de unión que consideraron "urgente y fundamental" en entrevista con Efe.

Loading...
Literatura
Foto: Archivo

"Propuestas como esta me parecen urgentes y fundamentales porque en ocasiones soy absolutamente pesimista sobre los puentes enclenques que se tienden entre España y Latinoamérica", explicó del Campo, autora que reside en Madrid desde el 2013.

Como parte del proyecto "10 de 30", de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), que trata de promocionar la literatura española en el exterior de autores con edades comprendidas entre los 20 y 40 años, ambas escritoras dialogaron el pasado viernes en la Fiesta del libro organizada por el Centro Cultural de España en México (CCEMX).

Para ellas, que leyeron antes de la charla cada una una novela de la otra, el evento significa una gran oportunidad para llenar un hueco al que las multinacionales no muestran suficiente atención y "juegan un rol insuficiente", apuntó Del Campo, a la vez que las editoriales independientes tienen limitaciones económicas aunque su labor es "muy importante".

INTERACCIÓN SIN FRONTERAS

Ambas, editoras de profesión, acordaron que el beneficio de apostar por la interacción de las literaturas de ambos lados del océano Atlántico podría ser enriquecer a lectores, autores y a esta disciplina en general.

"Yo también soy editora, en una editorial que se llama Ediciones Antílope, una editorial pequeña independiente y, claro, con enormes carencias económicas, pero hemos procurado mucho tender esos puentes con coediciones, publicando autores de Latinoamérica y España", consideró Barrera.

"Me parece fundamental, me parece que enriquece muchísimo escuchar otros españoles, escuchar otras formas, otras culturas que son tan cercanas y a la vez tan distintas", añadió.

Por esto, valoraron el proyecto "10 de 30" y la oportunidad que fue para ambas el poder leerse.

Del Campo leyó "Línea Nigra" y Barrera "Madre mía", textos en los que encontraron muchos puntos en común.

"Encontré en su libro 'Madre mía' muchos puntos de encuentro con el que escribí ('Línea Nigra'), que habla de maternidad, hijitud, la relación con la madre", dijo Barrera.

"Muchos puntos que tienen en común; también los procesos del cuerpo, algo que me interesaba mucho en mi libro y que también veo reflejado en su libro; tiene un gran sentido del humor (...) y tiende puentes entre Argentina y España jugando con el lenguaje; me parece un libro muy disfrutable, muy potente", opinó.

Asimismo, vieron un acierto en el corte de edad del proyecto, ya que al tratarse de autores jóvenes son "gente que está dando sus primeros o segundos pasos" en la escritura y necesitan "más promoción" que los autores consagrados, dijo Del Campo.

Por su parte, la escritora mexicana recordó que muchos escritores jóvenes en español están dibujando un punto y aparte en la literatura en esta lengua.

"Resulta que en esa generación por debajo de los 40 hay propuestas muy novedosas en literatura y grandes escritores que están cambiando nuestra forma de hacer y pensar la literatura; me parece fabuloso que les pasen en micrófono", sentenció.

EL FIN DE LA PANDEMIA

Por último, las autoras se mostraron deseosas del fin de la pandemia de coronavirus y de poder retomar los encuentros personales, pero reconocieron que la virtualidad les ha traído más trabajo y la posibilidad de recortar distancias.

"He estado participando en muchos más eventos y charlas con gente de diferentes partes del mundo, algo que seguramente no habría sido posible de otra manera, o sí, pero en mucha menos medida. (...); no sé si necesariamente sea una buena noticia o no", valoró la escritora argentina.

Su compañera confesó que hasta le causa risa poder pensar que puede "estar" en varias esquinas del mundo en un solo día a la vez al explicar que, en el caso de México, el movimiento hacia internet está ayudando a "descentralizar un poco la cultura, que está muy cerrada en la Ciudad de México".

EFE

Loading...