Bloquean la emisión por satélite de dos canales de televisión en Birmania

Dos canales privados que informan sobre las manifestaciones en contra del golpe de Estado en Birmania (Myanmar) han sido bloqueados, anunció el operador de la televisión por satélite PSI, lo que aumenta la profunda desconexión informativa en el país asiático.

Loading...

Los canales Mizzima y DVB, que continuaron operando a pesar de que su licencia fue revocada por la junta militar semanas después del sublevamiento del 1 de febrero, dejaron desde anoche de estar disponibles vía satélite "por motivos de seguridad", apunta el proveedor en un mensaje de Facebook

Ambos canales, críticos con la junta militar, continúan sin embargo con sus emisiones por internet.

Como parte de los intentos de las autoridades militares de cortar el flujo informativo, los uniformados comenzaron a requisar los aparatos y antenas de televisión por satélite en algunas poblaciones del estado de Mon, en el este del país y próximo a la frontera con Tailandia, informó Mizzima en su cuenta de Twitter.

En las zonas remotas de Birmania la conexión a la televisión por satélite es esencial ante la ausencia del servicio por cable, internet u otros medios para seguir la actualidad informativa.

Los militares tratan de evitar que se informe sobre la represión de las fuerzas de seguridad con la limitación del acceso a internet, la persecución de periodistas y fotógrafos, así como el cierre de todos los diarios independientes en papel del país.

A principios de abril, las autoridades suspendieron de manera indefinida el servicio wifi que ofrecían proveedores de internet en algunos lugares públicos, lo que se suma al corte nocturno de la red desde hace 54 noches y de la señal móvil desde hace 26 días.

La junta militar también impuso a las teleoperadoras un bloqueo sobre la red social Facebook, la más utilizada en Birmania, y otras plataformas de la misma compañía.

Los medios impresos han desaparecido desde el golpe de Estado, a excepción de los controlados por los militares, y han sido detenidos alrededor de 30 periodistas, el último de ellos este jueves.

A pesar de la represión, que se ha cobrado la vida de al menos 614 personas -según los datos verificados por la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP)-, miles de personas continúan con su desafío a diario contra la autoridad castrense.

Las autoridades también mantienen detenidas a 2.857 personas, incluida la depuesta jefa del Gobierno Aung San Suu Kyi, y han emitido órdenes de arresto contra otras 500, apunta la AAPP en su última actualización.

Los uniformados justifican el golpe por un supuesto fraude electoral en los comicios del pasado noviembre, en los que arrasó el partido de Suu Kyi, como ya hiciera en 2015; elecciones que fueron consideradas legítimas por los observadores internacional.

EFE

Loading...