Enfermeros protestaron por segundo día exigiendo salarios dignos

Loading...
Los enfermeros protestaron ayer por segundo día consecutivo exigiendo salarios “justos” y “dignos”, en medio de la profunda crisis económica que vive el país suramericano, al tiempo que reiteraron el llamado a “paro indefinido” hasta lograr que el Gobierno atienda su demanda.

“La situación no se aguanta, tengo 10 años trabajando en la Maternidad Concepción Palacios -de Caracas- y (…) mis zapatos están sumamente en mal estado y los zapatos cuestan 40 millones de bolívares (entre 18 y 416 dólares según tasas oficiales) que no puedo comprar”, dijo a periodistas el enfermero, Joel Márquez López.

El enfermero, que aseguró haber cobrado en su última quincena 700.000 bolívares (entre 0,31 y 7 dólares según tasas oficiales), también denunció que en el hospital no hay jeringas, gasas, guantes quirúrgicos, antibióticos, y otros medicamentos.

Esta misma denuncia, que es constante en todas las manifestaciones del sector salud, fue reiterada ayer también en el estado Bolívar (sur) donde los enfermeros también protestaron acompañados por pacientes que exigían medicamentos, como es el caso del octogenario Ángel Naranjo, enfermo de cáncer.”Tengo tiempo que no recibo medicina, ni una inyección, tampoco recibo las pastillas (…) aquí no hay nada, aquí solamente estamos las personas que nos vamos a morir sin una medicina, hagan algo por este país, por esta gente que se está muriendo aquí”, pidió Naranjo.

Las protestas continúan también en otros estados como los occidentales Lara y Mérida, así como el céntrico Carabobo.

Según dijo la presidenta del Colegio de Enfermeras de Caracas, Ana Rosario Contreras, este lunes se unieron al llamado a protestar los trabajadores de 20 hospitales de Caracas y los ubicados en otros 18 estados de los 23 que tiene el país.

Contreras, que ha estado realizando un recorrido por los hospitales de la capital venezolana el día de ayer dijo también que al Hospital J.M de los Ríos, llegaron funcionarios a ofrecerles a los trabajadores cajas de comida.“Señor ministro de Salud nosotros no vamos a cambiar por una caja de comida un sueldo digno, nosotros lo que aspiramos es la dotación e insumos (materiales) de los hospitales, el poder adquisitivo señor ministro para comprar lo que se nos dé la gana donde se nos dé la gana”, agregó.

Asimismo, reiteró que en los hospitales solo mantienen la atención a “emergencias” y que no están prestando servicio para las consultas ni “procedimientos rutinarios”.

CAJAS DEL CLAP

Frente al hospital Universitario de Caracas, mientras una veintena de empleados manifestaba, otros mil hacían filas desordenadas a pocos metros para obtener una caja de comida gratis.
“No necesitamos que nos regalen cajas, necesitamos un salario digno”, exclamó Chaira Moreno, quien recibía por primera vez una de las raciones que entrega el gobierno en sectores populares para paliar la escasez de víveres.

“Estuvimos varias horas en fila mendigando por una caja de comida”, contó a la AFP Francia Sotomayor, enfermera de 44 años con 17 de servicio que no llega a cinco millones de salario.

Sollozando, cuenta que aunque el sueldo no le alcanza para casi nada sigue yendo al hospital para “no abandonar a los pacientes”. Su esposo, médico independiente, sostiene el hogar.

Tras varias horas de fila en un día soleado, Bárbara Díaz, una técnica en radiología de 26 años, recibió los alimentos.

Cargaba con dificultad una veintena de productos, todos importados, mientras advertía que seguirá reclamando. “Aunque nos den la caja vamos a seguir protestando, pues ¿cómo compramos lo demás si el sueldo no nos alcanza? Una caja de comida no basta”.

Fuente EFE

Loading...