45 Años - Emprendedores elsiglocomve

Cuando hablamos de mujeres fuertes y echadas para adelante, sin duda alguna hay que hacer referencia a las damas del eje Este del estado Aragua, quienes se desempeñan en diferentes roles, son capaces de dar y mantener la estabilidad
de su núcleo familiar, emocional, social y económicamente, sin  importar las dificultades que se les presenten, convirtiéndose en las heroínas que muy pocos conocen.

MODO GUERRERAS

 

Hoy en día es muy común  verlas conduciendo una buseta, desempeñarse como colectoras, trabajos que anteriormente eran realizados por hombres y que en
la actualidad son realizados con éxito por mujeres. Pero esta tarea no es la
única manera de llevar el pan a sus hogares, también lavan y planchan ropa ajena, hacen y venden sopas, tortas, ponquesitos, desgranan maíz y algunas de ellas han aprendido el oficio de procesar harina de maíz, oficios que ejecutan a diario para obtener sus ingresos.

En búsqueda de sus objetivos, dejan de lado cualquier prejuicio y demuestran que la mujer venezolana, en especial las de esta región, llevan la definición de belleza integral más allá de lo físico, pues con tenacidad y compromiso dejan claro que para surgir sólo hacen falta ganas de trabajar.

Y esas mujeres son típicamente aragüeñas, en especial las victorianas, consejeñas y
tejerienses...

Basándonos en las historias de vida decada una de estas mujeres que hacen vida en los cuatro municipios de esta parte del territorio aragüeño, el equipo reporteril del diario elsiglo decidió conocer de primera mano, las historias de esas señoras que día tras día trabajan para forjar una mejor sociedad y por sacar a sus familias adelante.

Rosa Thaís Blanco Sosa

En el municipio José Félix Ribas, donde conocimos a Rosa Thaís Blanco Sosa, una
madre soltera con cuatro hijos y luchadora por naturaleza, quien desde muy joven comenzó a desempeñar como secretaria de distintas empresas del municipio
y alternativamente llevaba a cabo sus estudios de educadora consiguiendo terminarlos,
pero con todo y eso no pudo desempeñarlos, debido a la falta de ingresos, viéndose en
la obligación de retirarse de su trabajo e iniciar con un negocio de alquiler de lavadoras, con el cual ayudaba a la comunidad de Las Mercedes y Maletero, su
lugar de residencia.

Seguidamente, con la ayuda de sus hijos decidió crecer un poco más y por medio de un crédito bancario, adquirió un bus con el cual trabajó por varios años, siendo este último empleo el más fructífero, pues con el pasar del tiempo logró comprar otro medio de transporte, convirtiéndose en la pionera de una línea que trasladaba los trabajadores de las empresas de la entidad y además pertenecía a líneas que cubrían rutas de la zona. Para Rosa Blanco, esta fue la forma de salir adelante y mostrarle tanto a sus hijos como a las mujeres que con propósito y con valores bien fundados  todas las metas que se planteen pueden ser logrados.

“Las mujeres y madres hacemos todo por el bienestar de nuestros hijos o afectos, ponemos en práctica lo aprendido a lo largo de vida. Eso sí, poniendo en práctica los valores familiares,con los que transcendemos en la crianza de nuestros muchachos
y en la receptividad de las personas. Porque hay que dar sin esperar recibir favores de vuelta”, dijo la ahora conductora del volante.

 

En nuestro paso por el municipio José Rafael Revenga, nos encontramos con la
señora María Francia Medina Hidrogo, quien a sus 81 años, todavía recorre los municipios, en busca de ingresos para sostener su hogar ubicado en el sector de
Sabaneta.

María Francia Medina Hidrogo

María Francia cuenta que su amor por el trabajo y los negocios siempre estuvo presente, por lo que desde muy joven y debido a la falta de ingresos para
costear los gastos de sus 6 hijos y los suyos propios, debió hacer sacrificios, comenzando por vender ropa casa a casa, obteniendo con estas ventas
conseguir un poco de dinero, que invirtió en viajes a países de Latinoamérica en busca de mercancía para la venta.

Posteriormente, debido a los cambios, se le volvió imposiblen viajar tan lejos y redujo sus desplazamientos a estados del país, donde compraba electrodomésticos y los expendía a un menor costo que en las tiendas, pero esto también tuvo un final, pues la crisis la arropó más y trajo consigo queestas ventas quedaran en el pasado.

Ante este hecho, la mujer emprendedora, en vista de sus dotes en los postres decidió realizar algunos como prueba para venderlos y estos fueron tan bien recibidos que ya
lleva 7 años, ofreciendo a los revengüeños y ribenses, tortas de auyama, coco, ponques y dulces venezolanos de la época.

“La clave está en tener optimismo, compromiso, responsabilidad y sobre todo el apoyo de tus allegados. En mi caso mis hijos me apoyan y me siguen apoyando desde donde se encuentren.

Lo importante es que les enseñe a ellos que el hábito del trabajo y los valores adquiridos en casa, son necesarios para sobrellevar las vicisitudes de la vida”, acotó Medina.

Siguiendo con estos recorridos de enseñanzas, llegamos hasta la casa de Tina La Rosa, una habitante del municipio Santos Michelena, que ha superado con su astucia y firmeza los problemas que se les han presentado, en cuanto al desenvolvimiento de su vida y la de su familia.

Tina La Rosa

Esta tejerieña de nacimiento, pero de padre italianos, considera que el descanso es una palabra que no está en el glosario que maneja en su vida, pues el trabajo es algo que desde muy pequeña sus padres le han inculcado, logrando que esta mujer se desempeñara en empresas de la entidad y hastaen la Alcaldía.

Pero según Tina, esto de laborar no ha sido color de rosa del todo, ya que en ocasiones ha debido dejar ir su entorno de empleo, ya que el mismo no le era rentable para poder ayudar a su esposo en el sostén de la
casa y todos los gastos que esto conlleva y además adicionar el
de sus dos hijos.

“Yo, en vista de que la situación iba empeorando, debí buscar una manera de solucionar y en conjunto con mi esposo vi que la salida más idónea era abrir un pequeño puesto de comida en mi casa, en el mismo ofrecía empanadas, sopas y
consecutivamente almuerzos. Logrando sin pensarlo posicionarme en la mente de los
habitantes, ya que no sólo era la venta de comida, sino tambiénel trato y la disposición que tenía de hacer las cosas”, manifestó Tina.

Este arduo trabajo por lostejerieños, logró que Tina con mucho esfuerzo montara un
puesto de comida más grande, el mismo iba viento en popa hasta hace menos de un año, cuando fue víctima de actos vandálicos, donde perdió casi todo. Quedó
nuevamente desamparada, por lo que debió armarse de valor y nuevamente iniciar.

“Fue un momento muy duro. Ese acontecimiento me marcó, porque luego de luchar tanto por la comunidad, aportando mi granito de arena desde mi local, todo se fue en una noche y en las manos de personas del mismo municipio, fue muy triste, pero esa tristeza me sirvió para sobreponerme y en compañía de mi familia y la comunidad inicié
nuevamente con ollas, platos y hasta cubiertos prestados, bombonas alquiladas, con las uñas, pero comencé a dar más de mí y desde ese momento hasta ahorita he logrado salir adelante, con mucho esfuerzo consiguiendo dinero de aquí y de allá, pero demostrándome que si se puede siempre y cuando se proponga”, contó La
Rosa.

Esta dama, sentada en una silla que sacó de su comedor parael local, añadió que el secreto está en ser firme en lo que son y lo que quieren para su vida,pues de esa manera y con las metas bien trazadas se puede alcanzar lo anhelado y que pese a cualquier contratiempo siempre se debe pensar en que todo pasa y de lo malo siempre
hay cosas buenas que rescatar.

Finalizando ya este viaje, nos topamos con Alexandra Dale o “Alexa” como esconocida popularmente en San Mateo. A sus 36 años de edad, también se las ha visto cuesta arriba para poder subsistir con la situación actual. Nos contó que ella como todo
ciudadano no ha escapado de las dificultades, pero eso no ha hecho que decaiga en
la ejecución de planes que la ayuden a sobrevivir.

Alexandra Dale o “Alexa”

Comentó que hasta el momento ha trabajado en muchos ámbitos, pero de un tiempo para acá vivir se ha puesto cuesta arriba, por lo que en compañía de su esposo decidieron invertir en una parcela que tenían desde hace mucho tiempo donde sembraron maíz, pimentón, berenjena y caraota, para abaratar los costos y sólo para su consumo.

Pero fue hasta que se agudizó la escasez de alimentos, cuando se les encendió el bombillo de la creatividad.

“Ya estábamos bandeándonos con lo que sembrábamos, pero luego con la desaparición de la harina de maíz, me vi más afectada, pues es un aliment primordial para los venezolanos y para mi familia, a quienes no les gustaba la harina artesanal
que vendían en la calle.

Hasta que un día con un molino y en familia nos pusimos a ver qué
tal quedaba la harina de maíz crudo y al ver que tenía un buen sabor y consistencia decidimos seguir haciéndola”, relató. Así fue como poco a poco, ella le fue dando un poco a sus familiares para que probaran y estos le dieron a otros, hasta que se popularizó en la zona y por consiguiente en algunos sectores de Ribas y Revenga.

Alexa comenta sentirse  complacida con lo que logró, porque no sólo ahora está
ayudando a su familia, sino también a muchas otras que no tienen como adquirir este
alimento que tanto ayuda. “Yo me pongo en los zapatos de las personas y sé lo que estamos pasando, por tanto este aporte más que enriquecerme monetariamente me fortalece espiritualmente. Y yo como mujer y madre se lo que sienten las madres al no poder ofrecer lo que los pequeños necesitan”, aseveró

____________________________________________________________

MEDIO ARTÍSTICO CELEBRA NUESTROS 45 AÑOS