Ocumare vibró al son del tambor en honor a San Juan Bautista

El municipio Ocumare de la Costa se vistió de alegría y tradición durante este lunes 24 de junio para rendir culto a San Juan Bautista. Desde muy temprano, los residentes y visitantes se unieron en un ambiente festivo lleno de diversión, colorido y el inconfundible sonido de los tambores.

Ocumare vibró al son del tambor en honor a San Juan Bautista elsiglo.com.ve
Los ocumareños bailaron al ritmo del tambor


Y es que dicha festividad se ha convertido en un evento emblemático en la localidad, atrayendo a personas de todas partes del mundo, quienes se congregaron para rendir homenaje al santo y disfrutar de una jornada llena de fe, tradición y folklore.


Los lugareños, vestidos con trajes típicos y portando banderas y estandartes, se agruparon a las afueras de la iglesia del pueblo, donde se llevó a cabo una misa solemne en honor al San Juan, llena de devoción y espíritu.


Tras la misa, la celebración se trasladó a las calles, donde se dieron cita cientos de personas al ritmo de los tambores y danzas, invitando a los presentes a unirse a la fiesta, creando un ambiente de alegría y camaradería entre todos los asistentes.

Fe y tradición


Los devotos a San Juan Bautista en el municipio Costa de Oro, demostraron una vez más su profunda fe y devoción durante la celebración de quien es considerado su Santo Patrono, en una emotiva jornada cargada de entonación de cánticos y plegarias al golpe del tambor.
En este sentido, Pedro Torres, sanjuanero, manifestó su alegría al celebrar un año más esta manifestación, que dio inicio el día 22 de junio con el recorrido del santo desde el sector El Playón hasta La Boca, donde fue recibido por una multitud de devotos como marca la tradición.

Cientos de devotos de congregaron para venerar a San Juan


«Desde el día domingo San Juan Bautista recorrió las casas del pueblo, principalmente donde viven los fieles devotos, quienes le van cantando durante el recorrido, a esto se le llama sangueo, en ocasiones el santo entra a las viviendas, ahí le entonan cantos de sirenas y las familias acostumbran a repartir alimentos, bebidas, entre otras cosas, como forma de agradecimiento», relató.


Asimismo, resaltó la importancia que tiene el santo para los ocumareños, afirmando que como pueblo cuentan con dos patronos, San Sebastián y San Juan, manifestaciones culturales y religiosas que al día de hoy siguen latentes en el corazón del pueblo costero.


«Es una fe muy grande que le tenemos a San Juan, son fechas en la que gran parte del pueblo se suma a esta alegría, es una fiesta. Son muchos los devotos que le piden por salud, dinero, entre otros favores que son concedidos, es un santo muy bueno que si se le pide con fe, cumplirá tu petición», aseguró.


Por su parte, Luisa Benítez, quien lleva más de 50 años bailando a San Juan Bautista, aseveró que como devota continúa inculcando sus raíces a las nuevas generaciones para que la manifestación continúe perdurando en el tiempo.


«Estoy desde los 7 años bailando a San Juan, mi papá me enseñó y como buena devota yo le enseñé a mis hijas y espero que ellas hagan lo mismo con mis nietas. San Juan es algo muy nuestro, es una festividad que trae alegría, trae celebración pero sobre todo fe, año tras año hemos bailado y pienso seguir haciendo hasta que Dios me de vida y salud», acentuó.


Por otro lado, Cruz Madero, enfatizó en la necesidad de seguir preservando dicha tradición a la largo del tiempo, pues fue declarada por la UNESCO en el año 2021 como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.


«San Juan es considerado como nuestro segundo patrono, muy amado por todos los ocumareños. Son muchas las vivencias y anécdotas entorno al santo que nos han dejado todos estos años, pienso que eso nos ha ayudado a seguir creciendo como pueblo, es nuestra cultura, es nuestra tradición y es nuestro deber conservarlas», instó.

Los más pequeños también se sumaron a la jornada


A su vez, aseveró que es tal la devoción a San Juan, que la manifestación ha sido incluida en las escuelas para que las nuevas generaciones tomen lo que les pertenece y hagan de estas festividades una tradición generacional.


Finalmente, Luis Uribe, bailador, agregó que la celebración a San Juan en Ocumare de la Costa está llena de historia e identidad cultural, siendo una oportunidad para que tanto los habitantes como los visitantes se unan en una sola voz de fe y devoción cristiana.
«Estoy bailando a San Juan desde los 8 años. Estas son mis raíces, orgullosamente sangre costera. Junio es un mes muy especial para nosotros, son días de fiestas, días de encuentros, pero sobretodo días de amor y hermandad, estamos felices porque el pueblo entero se sumó a la celebración este año, esperando que el año que viene sea mejor», auguró.

Participación nacional


Durante la celebración, se contó con la participación especial de las delegaciones internacionales de Haití, Dominica y Antigua y Barbuda, las cuales se sumaron a la festividad y fueron recibidos con entusiasmo al son de los tambores, enriqueciendo aún más su experiencia cultural, convirtiéndose en un testimonio de la diversidad y la unidad entre los pueblos, que quedará grabado en la historia del litoral costero.

Integrantes de las delegaciones internacionales

HERNÁN GONZÁLEZ | elsiglo
fotos | JOEL ZAPATA

STC